8.4 C
San Nicolás de los Arroyos
domingo, 29 mayo, 2022

Edición N° 4063

A CINCO AÑOS DE LA HISTÓRICA INUNDACIÓN EN LA EMILIA



Una catástrofe sin precedentes azotaba por estas horas, hace cinco años, a la comunidad de La Emilia. El desborde del Arroyo del Medio y la rotura del terraplén que intentaba retenerlo generaron innumerables pérdidas y sentimientos de angustia para la delegación. Además, un vecino fue hallado sin vida por el equipo de efectivos policiales y bomberos. Un antes y un después para la región, que rápidamente se organizó de manera solidaria para prestar asistencia.

Carolina Mitriani
diarioelnorte@diarioelnorte.com.ar

El terraplén de La Emilia llegó a su punto de colapso y el desborde del Arroyo del Medio ocasionó una de las peores catástrofes de la delegación y la zona. Días antes –en el cierre de diciembre del 2016– la región había padecido un episodio similar, aunque no con esta magnitud. El año 1966 trazaba otro antecedente que también tuvo resolución fatal, llevándose la vida de dos vecinos, pero sin presentar el caudal de agua que lo sucedido en enero del 2017, según expresaron lugareños que por segunda vez perdieron todo.



En la ocasión que por estos días refleja su quinto aniversario, un 75% de los habitantes de La Emilia debieron ser evacuados de sus hogares, ante el inminente peligro que reflejaba la situación. Además, se expresaban otras preocupaciones como los desperfectos de electricidad y su consecuente corte de suministro, al que se sumaba también el riesgo de derrumbe de casas precarias. Algunos vecinos demoraron su salida, aguantando arriba de los techos, con miedo a abandonar el lugar por probables robos y ante el entendible dolor que irse de sus hogares implicaba.

El agua llegaba a sobrepasar los dos metros de altura en las zonas peor ubicadas y rondaba los 60 centímetros en los menos afectados, dando como saldo pérdidas de todo tipo. Comercios devastados, pérdida de archivos en instituciones como PAMI y elementos del devenir cotidiano fueron arrasados por la circunstancia.



Patricia Bullrich, quien en ese momento prestaba funciones como ministra de Seguridad de la Nación, llegó hasta San Nicolás para reunirse con el intendente Ismael Passaglia. El objetivo era delinear los pasos urgentes a resolver, en cuanto a la asistencia social, y conocer cómo avanzar en la restauración del terraplén destruido por los golpes del agua.

En su visita, la mandataria tuvo a cargo el anuncio del fallecimiento del vecino José Luis “Quechu” González, encontrado sin signos vitales en inmediaciones de Villa Hermosa. Su familia había denunciado la desaparición posteriormente al apogeo del temporal, cuando no supo más de él luego de que saliera de la casa de un amigo al que había visitado en Villa Hermosa -uno de los puntos más afectados por la inundación- avisando que se retiraba para proteger sus pertenencias del agua que recién comenzaba a caer. La autopsia confirmó que había muerto ahogado.



Voces vecinas

“Lo que yo no entiendo es cómo no hubo un aviso de alerta. El agua empezó a pasar a las 9:00 del lunes por encima del terraplén, detrás de la Técnica 5. En ese momento debió sonar una sirena, una voz de alerta que nos permitiera prepararnos mejor. Pero no fue así”, retrataba en aquellas angustiosas horas Miguel, vecino de La Emilia, a EL NORTE. Adriana, por su parte, expresó un sentimiento común entre vecinos: “Habíamos creído que con la famosa obra hidráulica ya no nos inundaríamos. Pero volvió a pasar. Hay distintos comentarios. Algunos dicen que el terraplén se rompió; otros dicen que el agua lo sobrepasó. Lo que sabemos es que llegó agua que nosotros ya no esperábamos”.

Solidaridad

Con ayuda de las redes sociales, el «de boca a boca» y distintos medios de comunicación, apenas conocida la tragedia se pusieron manos a la obra miles de vecinos de distintos puntos de la ciudad.



Algunas instituciones como el Club de Leones, Manos que Dan, Partido Socialista, Unión Cívica Radical, el Club Atlético Paraná, entre varias decenas más, aportaron a la comunidad emiliana a través de colectas, jornadas culturales, salidas para limpieza en conjunto, traslados, centros de asilo temporal y diversas variables. El CRSN envió embarcaciones y a un grupo de remeros con cuatro bateas de paseo, de mucha utilidad para moverse en lugares de poca profundidad; ello permitió socorrer a menores y gente de edad avanzada con dificultades para moverse. La solidaridad, sin duda, fue la contracara de la tragedia, encontrando a los vecinos unidos con un solo fin.

Muchas personas organizaron de manera autoconvocada el traslado en “gomones”, camionetas y embarcaciones hacia la delegación, buscando dar ayuda en la manera que fuera posible. Pero, llegado un momento, desde el Gobierno solicitaron que no se ingrese al lugar para evitar los movimientos del agua y resguardar a los locales de eventuales episodios de delincuencia, por parte de aquellos que se camuflaban entre los solidarios con otras intenciones, estando gran porción de las viviendas deshabitadas.



En lo que refiere a lo estatal, estuvo presente un abanico de instituciones de la intendencia y de provincia de protección civil, emergencias y desarrollo social. Fueron 130 los efectivos de la provincia de Buenos Aires y a nivel nacional prestaron servicios el Ejército Argentino, Gendarmería Nacional y Prefectura, según detallaba Patricia Bullrich en aquel momento. Sin embargo, los pobladores del lugar denunciaron que las primeras horas fueron padecidas en soledad, solo con ayuda de vecinos, hasta el arribo de medios televisivos del orden nacional y su propia repercusión.

Medidas

Ante el castigado panorama para los vecinos, que tuvieron pérdidas incalculables desde lo material y afectivo, el Municipio dispuso la inversión de 30 millones de pesos del Presupuesto municipal para brindar una ayuda económica directa a quienes fueron afectados por las lluvias y el desborde del Arroyo del Medio. El pedido primario había surgido del Honorable Concejo Deliberante, donde se solicitó la declaración de emergencia para que los recursos pudieran destinarse de manera inmediata a la situación hídrica.



Además, el Gobierno bonaerense envió un subsidio especial para las huertas y evaluó los casos particulares de los campos y familias damnificadas. En aquella jornada gris, el productor e ingeniero agrónomo Ariel Bianchi analizó junto a EL NORTE: “En los campos hay zonas que se ha perdido lo sembrado y otras que solo están afectadas por la erosión. De Rojo hacia San Nicolás, las pérdidas son totales. Donde el agua quedó estancada más de tres o cuatro días, las pérdidas son más importantes. También se da esta situación en los campos que están contra el arroyo”. Este sector también formó parte de las medidas a considerar, dado que la temporada estaba perdida.

ÚLTIMAS NOTICIAS





error: ¡Contenido protegido!