23.3 C
San Nicolás de los Arroyos
viernes, 14 junio, 2024

Edición N° 4809

A CUATRO AÑOS DE LA MUERTE DE NATACHA JAITT

Tenía 41 años cuando fue encontrada muerta en un salón de fiestas de Benavídez. La autopsia habló de consumo de cocaína, pero la familia insiste en la teoría del crimen.

La Justicia tiene la convicción que Natacha Jaitt murió por sobredosis de cocaína. Sin embargo, a cuatro años de su muerte su familia insiste en que huboo inconsistencias en la invetsigación.

Aquella noche, Jaitt asistió junto a un amigo, el productor Raúl de Jesús Velaztiqui Duarte, al salón de eventos Xanadú, ubicado dentro del partido de Tigre. El salón era propiedad del empresario Guillermo Gonzalo Rigoni, que estaba presente esa noche junto a dos de sus amigos, el empresario Gaspar Esteban Fonolla y el electricista Gustavo Andrés “Voltio” Bartolín. También era parte de esa reunión una joven de la zona llamada Luana.



En los testimonios posteriores, casi todos coincidieron en que se trataba de un encuentro laboral y que habían tomado alcohol hasta las primeras horas del día siguiente. Varios contaron que, además, se consumió cocaína.

El 23 de febrero, a la 1:49 hubo un llamado al 911 proveniente del complejo de eventos avisando que en el interior había una persona “desvanecida”. Aclararon que estaba sobre la cama de una de las habitaciones. Cuando los efectivos llegaron al lugar se encontraron con Natacha desnuda y sin vida.

El reclamo de Ulises Jaitt

A cuatro años de su muerte, su hermano Ulises Jaitt realizó un contundente pedido de justicia con un posteo en sus redes sociales.

“Ya son 4 años que se cumplen de la muerte de Natacha, donde fui ignorado y maltratado en la fiscalía de violencia de género de Tigre por los fiscales corruptos Diego Calegari, Cosme Iribarren y Sebastián Fitipaldi. Ellos 3 borraron la causa del sistema”, expresó Ulises en Instagram.

El conductor radial puntualizó todas las situaciones que habrían sucedido en estos cuatro años: “No me permitieron tener una copia de la totalidad de la causa para un análisis profundo. Ante las contradicciones de los testigos jamás se produjo un careo aun habiéndolo solicitado”, expresó Ulises.

Según contó, “el mismo día de su muerte concurrieron a nuestra casa para buscar un pen drive y no quedó constancia de esto. Estaban más pendientes a encontrar el pen drive con información que pueda comprometer a distintas personas, que a averiguar quién la mató”.

“No se citaron a declarar a testigos propuestos por nuestra parte. Ignoraron nuestros pedidos de parte donde se ofrecían pruebas. Nos negaron las imágenes del hecho para proteger a los testigos”, denunció de forma pública.



Jaitt apuntó contra la Justicia y dijo que “le dieron 6 meses de preparación al oficial Walter Daniel Roman, para que vaya a declarar por haber movido la mochila de Natacha de la planta baja a la alta y también sacó la foto de ella muerta. Nos decían que no lo podían ubicar… A un funcionario…. El policía declara en todo momento “no recuerdo” a todas las preguntas que se le hizo. Se supone que para ser policía pasan un test psicológico. Todo es un asco. Un policía fue parte del plan, quién no tenía que estar ahí por no pertenecer a la subcomisaría de Villa La Ñata y tampoco ser de la policía científica, llega PRIMERO”.

“Denunciamos al Fiscal Sebastián Fitipaldi por encubrimiento agravado, el policía mueve la mochila de Natacha y demás con un fiscal adentro”, publicó Jaitt.

error: ¡Contenido protegido!