29.4 C
San Nicolás de los Arroyos
jueves, 28 octubre, 2021

Edición N° 3849

A DÍAS DE LA COP26: LA CIENCIA PRESENTÓ NUEVAS EVIDENCIAS QUE MARCAN LA URGENCIA DE LA CRISIS CLIMÁTICA

Si se mantiene el actual ritmo de emisiones de gases de efecto invernadero, la temperatura global aumentará 2,7 grados a finales de siglo.



Será en la ciudad escocesa de Glasgow, donde se reúna la 26 Conferencia de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26) para retomar una negociación interrumpida el pasado año a causa de la pandemia y casi dos años después de la última conferencia, que se celebró en Madrid en diciembre de 2019.

Apenas una semana antes de la inauguración de la COP26 ha sido la Organización Meteorológica Mundial (OMM) la que llamado a su puerta, al alertar de que la concentración en la atmósfera de dióxido de carbono -el principal responsable del cambio climático- marcó el pasado año un nuevo récord y que las cifras se volvieron a disparar a pesar de la pandemia y de la ralentización global de la economía.

Entre los informes que se han sucedido durante los últimos dos años destacan los que ha publicado el Panel Intergubernamental del Cambio Climático, más conocido por su acrónimo en ingles –IPCC– y que asesora a la ONU desde hace más de 30 años con informes de evaluación, basados solo en evidencias científicas sobre el cambio climático, sus impactos, riesgos, opciones de adaptación y mitigación.



Y el último informe del IPCC, que se dio a conocer el pasado mes de agosto, alerta que el cambio climático está causado “indudablemente” por la actividad humana y ha llevado al mundo a su periodo más cálido en 2.000 años, pero también que muchas de sus consecuencias van a ser ya irreversibles, ya que por ejemplo los glaciares de montaña y los polos van a continuar derritiéndose durante décadas o siglos, incluso aunque se reduzcan las emisiones.

Los actuales cambios en el clima no tienen precedentes en los últimos siglos e incluso milenios, corroboraron en el informe los científicos, y calcularon que si se mantiene el actual ritmo de emisiones de gases de efecto invernadero, la temperatura global aumentará 2,7 grados a finales de siglo con respecto a la media de la era preindustrial (1850-1900), un aumento que conllevará mayores eventos climáticos extremos (sequías, inundaciones u olas de calor).

Traza ese informe cinco escenarios posibles, y el más pesimista apunta que las emisiones de gases de efecto invernadero podrían hasta duplicarse a mediados del siglo, y entonces los efectos serían catastróficos ya que la temperatura subiría 4 grados, muy lejos de los objetivos fijados en París de limitar el aumento a 2 grados fijado por el Acuerdo de París, y preferiblemente a 1,5.



Los datos del IPCC fueron apuntalados apenas cuatro semanas después con un nuevo informe, en este caso de la Organización Meteorológica Mundial, con los datos más recientes sobre el clima mundial, un estudio que corroboró que el planeta sigue la senda de un calentamiento acelerado y que el aumento de las temperaturas va ya camino de los 3 grados.

Este informe apuntó como muy probable que ya en los próximos cinco años las temperaturas superen temporalmente el umbral de los 1,5 grados centígrados con respecto a las registradas en la era pre-industrial, ya que las concentraciones en la atmósfera de los gases responsables del efecto invernadero siguen rompiendo récords.

O que las temperaturas medias entre 2017 2021 son las más elevadas registradas en el periodo de un lustro (más de un grado que las que se registraron de media hace 150 años), y que lo ocurrido en el clima durante el último siglo es una clara anomalía si se compara con las estimaciones de los últimos 100.000 años, con el consiguiente impacto en la salud humana.




ÚLTIMAS NOTICIAS





error: ¡Contenido protegido!