13.4 C
San Nicolás de los Arroyos
sábado, 28 mayo, 2022

Edición N° 4062

A DÍAS DE LA PRIMERA REVISIÓN, EL GOBIERNO PAGARÁ U$S 1000 MILLONES

ACUERDO CON EL FMI

La semana que viene tendrá lugar la primera misión para evaluar si se cumplieron los primeros objetivos trimestrales. El Ejecutivo espera poder contar con otro desembolso de USD 4.100 millones.

“El FMI no permitirá cambios en las metas del programa”, dijo el director Ilan Goldfajn.


El Gobierno completará en las próximas horas el pago de USD 1.000 millones de vencimientos al Fondo Monetario Internacional a la espera del comienzo de la primera revisión trimestral de metas que harán los técnicos del organismo para evaluar si el Ejecutivo cumplió los objetivos de política económica del programa firmado en marzo. Economía asegura que los cumplió todos, lo cual lo habilitaría a recibir un segundo desembolso desde Washington, por una suma superior a los USD 4.100 millones.

El calendario de pagos al FMI, además de los giros trimestrales más “pesados”, que tienen lugar a fines de marzo (ya pagado), junio, septiembre y diciembre, por una suma cercana a USD 2.700 millones en cada caso, también incluye una serie de compromisos “intermedios” entre cada una de las fechas clave, con pagos más acotados.

Entre el 29 de abril y el 1 de mayo, por ejemplo, la hoja de ruta prevé giros al organismo por un total de USD 1.000 millones. Una parte de ese pago ya se realizó el viernes. Ese día las reservas cayeron unos USD 400 millones. El resto se registrarán en los próximos días en la cuenta del colchón de divisas del Banco Central.

Este pago al Fondo Monetario tendrá lugar pocos días después de la primera evaluación del staff técnico a las cuentas públicas. La misión estaba prevista para mediados de junio, pero desde la aprobación del programa económico en el directorio en Washington, las partes acordaron anticipar una mes la revisión, debido a la coyuntura económica global y cómo algunos sucesos trastocaron proyecciones originales del Extended Fund Facility, denominación del tipo de crédito utilizado.



Esa misión del FMI revisará el resultado fiscal, el de acumulación de reservas y de emisión monetaria, objetivos que fueron cumplidos según anticipó el Poder Ejecutivo y que le darían así el derecho a contar con un nuevo desembolso superior a los USD 4.100 millones para afrontar los pagos de vencimientos de deuda con el propio organismo.

El Fondo Monetario Internacional admitió que deberá revisar la proyección de inflación de 48% como tope que había establecido en el programa económico en acuerdo con el Gobierno argentino, ante las perspectivas de una suba de precios anual mucho más alta.

Según explicó la semana pasada el director del Departamento del Hemisferio Occidental Ilan Goldfajn, el FMI no permitirá cambios en las metas del programa, es decir el recorte del déficit primario, la monetización del rojo fiscal y el acopio de divisas en el Banco Central. “El programa tiene supuestos y tiene objetivos. La inflación es un supuesto y los supuestos pueden cambiar por los nuevos shocks de la economía global”, adelantó el funcionario.

Para reforzar su idea, Goldfajn descartó la chance de reconsiderar los objetivos macroeconómicos del programa. “Buscamos priorizar medidas para asegurar que los objetivos del programa sean alcanzados. (Las metas) no van a cambiar, vamos a dar apoyo (al Gobierno) para priorizar para cumplir los objetivos del programa”, insistió el funcionario, uno de los que encabezó la negociación técnica con el ministro de Economía Martín Guzmán.

El Gobierno asegura haber alcanzado las tres metas centrales exigibles por parte del Fondo Monetario. Por un lado, los datos fiscales hasta fines de marzo muestran que el sector público sobrecumplió por poco menos de $30.000 millones el objetivo trimestral de déficit primario. El dato, de todas formas, es discutido por analistas privados.



La contabilidad que hizo la Secretaría de Hacienda para sobrecumplir la meta incluyó un incremento superior al 1.700% en una partida llamada “rentas de la propiedad”, que son ingresos extra que se anotó el fisco por la diferencia técnica en el precio nominal y el precio efectivo de los bonos atados a la inflación que emitió Finanzas.

Como método fue cuestionado por consultoras y economistas, ya que consideran que ese tipo de ingresos no estarían contemplados en el memorando técnico que acordaron el Gobierno y el Fondo Monetario.

Pero por otro, menciona que “los ingresos excluyen todo tipo de transferencia financiera procedente del Banco Central (incluidos utilidades y adelantos transitorios), el ingreso en concepto de intereses generado por la tenencia de valores y obligaciones de deuda dentro del sector público, el producto de la venta de activos financieros, y los derechos especiales de giro (DEG) asignados por el FMI o recibidos bilateralmente de otros miembros del FMI”, consideró.

ÚLTIMAS NOTICIAS





error: ¡Contenido protegido!