A PESAR DEL AUMENTO DEL 10% EN LAS TARIFAS, SIGUE SIENDO INSUFICIENTE PARA LOS SECTORES DE REMISES Y TAXIS

En la última sesión celebrada el pasado jueves en el Honorable Concejo Deliberante, se aprobó un expediente por el cual se solicitaba un aumento en las tarifas de los servicios de taxis y remises. El mismo fue del 10% aunque tanto taxistas como remiseros aseveraron que “lamentablemente es insuficiente para vivir de forma digna”. El acceso al servicio quedó en $ 77, el kilómetro en $ 55 y el minuto de espera en $ 4,4.

Guillermo Puliti
diarioelnorte@diarioelnorte.com.ar

Aprobado por unanimidad, es decir con el voto positivo de los 20 concejales que integran los cuatro bloques (Juntos por el Cambio, Frente Renovador, Frente de Todos y Unidad Ciudadana) del Honorable Concejo Deliberante, aumentaron las tarifas de los servicios que prestan los taxis y remises de la ciudad. “Se trata de un aumento del 10%, hoy San Nicolás tendría un costo de $ 55 por kilómetro. El acceso al servicio es de $ 77 y el minuto de espera queda en $ 4,4”, explicó Sergio Ponce, presidente del máximo órgano deliberativo de nuestra ciudad.

Fue en el programa «Pila y Media» que emite Radio U FM 89.9 (lunes a viernes a las 9:00), donde Ponce también recordó que “los precios son para ambos servicios porque así lo estipula la nueva ordenanza aprobada para, entre otras cuestiones, unificar las tarifas y que sea lo mismo tomarse un remís que un taxi”.

A pesar de ello, desde ambos sectores coincidieron en que el aumento sirve pero sigue quedando desfasado a raíz de la inflación de los últimos meses. EL NORTE tomó contacto con algunos taxistas y con el referente de los remiseros, Héctor “Pato” Bottazzi, quienes coincidieron en que “lamentablemente es insuficiente para vivir de manera digna”.

Las problemáticas

Son varios los puntos a tener en cuenta para entender las problemáticas que, hoy por hoy, viven los taxistas y remiseros. Entre ellos, principalmente se pone sobre la mesa el desfasaje que tienen en relación con los precios de las tarifas con respecto a la inflación. También, debido a esto, la falta de rentabilidad hace que sea más difícil que los trabajadores se queden o ingresen nuevos choferes.

“En San Nicolás hay una diferencia muy grande y un desfasaje en las tarifas, no todos respetan las establecidas y eso genera competencia desleal. Necesitamos que nuestro trabajo sea más rentable porque se está complicando para todos mantener los autos, mantener a las familias, esta inflación nos golpeó muy fuerte”, aseveró Bottazzi.

“El problema va más allá de lo que se pueda hacer en el Concejo Deliberante, porque nos vino bien el aumento, pero eso no resuelve la problemática. Necesitamos un reordenamiento interno con urgencia. Es tanto el golpe que queremos solucionarlo, porque los nicoleños merecen tener un mejor servicio y las familias de los choferes merecen tener un plato de comida todos los días en la mesa”, añadió Bottazzi.

De hecho, este problema grande que tienen taxistas y remiseros ha llevado a que sea más complicado conseguir servicio de los mismos en las horas pico. Un remisero local confió a este diario: “Yo soy dueño de mi remís, pero laburo de día y cerca de diez horas. Antes yo podía alquilar mi auto para que otra persona tenga trabajo y haya un vehículo más para los nicoleños, hoy eso es imposible porque dejó de ser rentable. Hay que pensar que los autos necesitan mantenimiento, deben estar en condiciones óptimas y forzarlo las 24 horas es peligroso”.

Según el Instituto Nacional de Estadísticas y Censo (Indec), solo el primer semestre del 2021 la inflación llegó al 29%, siendo del 3% en el último mes, respecto del anterior. “Nos parece bien el aumento solicitado, pero sigue siendo insuficiente. Todo aumentó mucho más, el dinero no alcanza y se vuelve difícil mantenerse en pie. Quien vive solo de la actividad, sabe que hoy se debe tener el triple de cuidado con el vehículo, porque los repuestos aumentaron, porque los productos en el supermercado aumentaron y no se puede especular con arreglarlo o cambiarlo”, manifestó Bottazzi.

El remisero que necesitaba un viaje para comer en el día hoy necesita seis. Muchas familias dependen de este trabajo y el inconveniente se genera por no poder lograr los ingresos necesarios para vivir. “Tras que ha habido una caída en el empleo en este rubro, los choferes que quedaron tienen más dificultades para llegar a fin de mes. Yo hace 28 años que vivo de esto y la situación es cada día más difícil”, esbozó Bottazzi.

También, consultada por este diario, la responsable de una remisería local, Liliana La Fuente, argumentó: “Además de las cuestiones económicas, cuando llegó la pandemia la mayoría de las remiserías sufrimos una caída del personal de casi el 40%. Ya sea porque era gente mayor que no podía salir a la calle o porque el año pasado fue literalmente nulo lo que pudimos trabajar. No teníamos ingresos, pero había que pagar igual los gastos, por lo que muchos salieron a buscar otra fuente de trabajo”.

“Otro tema que también afectó la normal demanda que teníamos es la cuestión de la seguridad. En medio de una pandemia hay muchos ciudadanos que prefieren tomarse un remís y evitar un colectivo donde va mucha gente. De a poco se está tratando de solucionar esta problemática, pero aún la pandemia no nos permite levantarnos del todo”, añadió La Fuente.