13.4 C
San Nicolás de los Arroyos
miércoles, 22 mayo, 2024

Edición N° 4785

A seis años del crimen del policía Maldonado, todavía no hay culpables

SIN JUSTICIA

El pasado miércoles se cumplieron seis años del atroz homicidio del policía Mauro Maldonado, asesinado en 2018 por un disparo cuando custodiaba una vivienda en barrio Las Mellizas tratando de impedir el ataque de vecinos enardecidos. El juicio por jurados contra los acusados fue declarado estanco el año pasado. Desde entonces se espera nueva fecha para el debate.

De la redacción de EL NORTE
[email protected]

El pasado miércoles se cumplieron seis años del brutal homicidio del oficial de policía Mauro Ezequiel Maldonado. El hombre, de 33 años, fue asesinado de un disparo en la cabeza cuando, junto a otros efectivos, custodiaba una vivienda en barrio Las Mellizas. Desde hacía varias horas, aquel 1º de mayo de 2018, el clima estaba enrarecido por la disputa entre dos grupos que fue escalando en grados de violencia hasta que el homicidio de un joven de 27 años residente en el lugar desencadenó el caos. Una horda de vecinos enfurecidos que exigían que fuera desalojada de la franja barrial una familia a la que consideraban conflictiva desató una lluvia de piedras y botellazos contra los efectivos que buscaban calmar a los agresores. Mauro Maldonado estaba de franco ese día, pero no dudó cuando fue convocado para auxiliar a sus compañeros y se dirigió rápidamente al lugar para prestar su apoyo. Pronto comenzaron los disparos de balas de goma por parte de la policía y los tiros con armas de fuego de los agresores. Hasta que uno de esos disparos impactó en la cabeza del oficial Maldonado, quien cayó gravemente herido y falleció poco después en el Hospital San Felipe. Más de 30 personas resultaron afectadas por el ataque, en su mayoría efectivos policiales.

Entre los relatos de los testigos que presenciaron los hechos ese fatídico día se encuentra el de otro policía, compañero de Maldonado, que estaba a su lado en el momento del ataque y que lo asistió intentando prolongar su vida hasta que pudiera ser asistido. Relató que desde aquel día en el que quedaron en medio del fuego y vio a su compañero herido nada volvió a ser igual. “Ese día nos llamaron pidiendo apoyo, cuando llegué era casi de noche, había unas 70 personas y tomé lugar al lado de mis compañeros, empezaron a tirarnos proyectiles de todo tipo, quedamos bajo el foco. Un policía del GAD me cubrió con su escudo, pero a Mauro le dieron. Lo acompañé en la ambulancia, tratamos de mantenerlo con vida hasta que llegara al hospital. Hubo un antes y un después en mi vida a partir de ese día. Nunca más volví a ser el mismo, me retiraron de la fuerza por ese motivo”, había manifestado.



El juicio

Sentados en el banquillo de los acusados ante un jurado popular, presidido por la jueza Belén Ocariz, estuvieron siete hombres, Máximo Arroyo, Juan Feliciano Arroyo, Nicolás Alejandro Barrios, Mauricio Gabriel Giménez, Enzo Banegas, Axel Hernán González e Iván Antonio Cabrera. Todos habían sido acusados como coautores del homicidio y pidieron para ellos una pena de prisión perpetua. Más de cien testigos habían sido propuestos por las partes en un juicio complejo por la naturaleza del hecho, la cantidad de víctimas, de acusados y de defensores. Aunque finalmente el número de deponentes se redujo, el debate demandó cinco largas jornadas que culminaron en la madrugada del sábado 4 de marzo del año pasado sin veredicto por el homicidio. Uno de los imputados (Enzo Banegas) fue declarado no culpable, dos (Juan Arroyo e Iván Cabrera) resultaron condenados por daños y cuatro (Máximo Arroyo, Axel González, Nicolás Barrios y Mauricio Giménez) a 14 años y seis meses de prisión por tentativa de homicidio. Respecto de estos dos últimos en un fallo inédito se dispuso, además, la realización de un nuevo juicio con la integración de distinto jurado en fecha a determinar exclusivamente por el homicidio de Mauro Maldonado, ya que respecto de este delito no se logró la unanimidad requerida para declarar la culpabilidad cuando se trata de una pena tan alta. De los 12 vecinos llamados a juzgar, 11 habían votado por la declaración de culpabilidad y uno en sentido contrario. Pasados catorce meses desde entonces, aún no hay fecha para el nuevo debate.

Se encuentran pendientes de resolución por parte de la Cámara de Casación Penal varios recursos presentados por la defensa en procura de anular el juicio de condena y para que no pueda realizarse el nuevo juzgamiento respeto de Giménez y Barrios por el homicidio, invocando el principio de non bis in idem (‘no dos veces por lo mismo’) y que no se tenga en cuenta lo que la ley permite, que es la realización de un nuevo juicio cuando el jurado se estanca. El representante de la familia, letrado Julián Domínguez, sostuvo la acusación y pidió nuevo juicio porque la ley lo prevé. También está recurrido el monto de la pena debido a que habían solicitado una condena a 50 años de prisión por el concurso real de más de 10 tentativas de homicidio, ya que el particular damnificado consideró que fueron varios intentos contra más de 10 policías. Hasta tanto Casación no se expida al respecto no se sorteará el tribunal ni se determinará la nueva fecha de debate.



La mamá de Maldonado

Aunque con muchas dificultades, entre ellas su escasa visión, Miriam, la mamá de Maldonado, quien soportó con entereza las extenuantes jornadas del juicio, en diálogo con EL NORTE había reiterado en esa oportunidad su pedido de justicia. “Quiero que se haga justicia, hace 5 años que estamos esperando esto. Ninguna muerte es justa, pero la de mi hijo menos, porque él estaba cumpliendo con su deber y lo mataron como a un perro. Entonces quiero justicia, no venganza, justicia simplemente. Era un sol de persona, un amor, un excelente hijo, orgullo de su papá, buen hermano, muy buen papá, con un corazón enorme, siempre pendiente en ayudar a los demás. A los vecinos les decía que cualquier cosa, que lo llamaran. Amaba su trabajo, era buen compañero, no lo digo solo yo, sino todos los que lo conocieron. Estoy conforme con el proceso, creo que van a hacer justicia, que van a condenar a los culpables”, había manifestado en ese momento Miriam.
De los cuatro condenados por las tentativas de homicidio, Barrios y González están presos, en tanto Máximo Arroyo y Mauricio Giménez cumplen arresto domiciliario, monitoreados con pulsera electrónica.
Al cumplirse seis años del homicidio y 14 meses desde el primer juicio, aún no hay culpables por la muerte de Mauro Ezequiel Maldonado.

error: ¡Contenido protegido!