19.5 C
San Nicolás de los Arroyos
sábado, 15 junio, 2024

Edición N° 4810

Alarma por la extrema ola de calor que azota Brasil

Una ola de calor se extiende en gran parte de Brasil por efecto del fenómeno de “El Niño”. Como resultado, las personas buscaron refugio en las playas y el país vecino alcanzó un nuevo registro de consumo de energía eléctrica.

La gente copó las playas de Río de Janeiro buscando alivio.

La ola de calor que afecta a gran parte de Brasil persiste, con temperaturas elevadas en lugares como Río de Janeiro, donde las autoridades informaron que la sensación térmica alcanzó un récord de 58,5 grados.

Quince estados en las regiones sureste, centro-oeste y parte del norte, incluida la capital Brasilia, permanecen en alerta por el calor extremo según el Instituto Nacional de Meteorología (Inmet).

El sistema Alerta Río reportó la “mayor sensación térmica registrada desde 2014”, superando las mediciones anteriores de febrero, que rondaban los 58 grados, según la agencia AFP.

La temperatura llegó a los 39 grados en Río de Janeiro y 37,3 en Brasilia, donde se registró la temperatura más alta del año y la máxima para noviembre desde 1962, según Inmet.

En São Paulo, los termómetros alcanzaron en promedio los 37,3 grados, con una humedad del aire del 21%, informó el Centro de Gestión de Emergencias Climáticas (CGE) municipal.

La ciudad experimentó el segundo día más caluroso de su historia el lunes, con 37,7 grados, ligeramente por debajo del récord de octubre de 2014, que fue de 37,8 grados.

Las altas temperaturas, que están alrededor de 5 grados por encima de lo normal para la temporada, afectan a los brasileños desde el fin de semana pasado y se espera que continúen al menos hasta el viernes, según las estimaciones de Inmet.

La ola de calor también ha provocado un nuevo récord histórico en el consumo de energía eléctrica, superando los 101.400 megavatios, después de alcanzar el lunes un máximo desde el inicio del monitoreo por parte del Operador Nacional do Sistema Eléctrico.

El fenómeno de El Niño ha contribuido a las condiciones climáticas extremas en Brasil en los últimos meses, con una sequía histórica que ha afectado a los ríos en la Amazonía y lluvias intensas con ciclones en el sur del país.

error: ¡Contenido protegido!