ALBERTO FERNÁNDEZ NO PUDO CONSEGUIR LA PRESIDENCIA DE UN ORGANISMO FINANCIERO CLAVE

El Presidente aspiraba a llegar a la conducción del Banco de Desarrollo de América Latina, con la postulación de Christian Asinelli, pero sus diferencias con Jair Bolsonaro y Luis Lacalle Pou impidieron conseguir el objetivo.

La Corporación Andina de Fomento (CAF) es un banco de Desarrollo Regional que maneja fondos por 28.000 millones de dólares. Se trata de un jugador financiero clave en América Latina, y más aún en tiempos de crisis económica y social causada por las sucesivas olas del COVID-19. Alberto Fernández deseaba nombrar a la Argentina en la conducción de la CAF, pero su objetivo geopolítico quedó sin lograrse por sus enfrentamientos diplomáticos con Jair Bolsonaro, Luis Lacalle y Mario Abdo Benítez, que en nombre de Brasil, Uruguay y Paraguay finalmente apoyaron al candidato colombiano Sergio Díaz-Granados. Ante la falta de apoyo y para “facilitar el consenso del bloque”, Argentina finalmente negoció bajar su postulación, a cambio de la vicepresidencia.

Antes de la negociación final que se dio ayer en México, Alberto Fernández se apoyó en Bolivia, México y Venezuela para lograr que Christian Asinelli -subsecretario de Relaciones Financieras Internacionales- alcanzara la conducción de la CAF. Debido al rechazo inflexible del bloque mayoritario, finalmente los negociadores diplomáticos argentinos bajaron la postulación con el objetivo de acercar posiciones. La CAF tiene un total de 19 votos, de los cuales 10 votos pertenecen a los cinco países miembros fundadores, Bolivia, Ecuador, Perú, Venezuela y Colombia. Para lograr el consenso le ofrecieron la mejor vicepresidencia a la Argentina. Con ese acuerdo, finalmente todos los países -a excepción del régimen de Maduro que decidió no votar- avalaron la fórmula de acuerdo y la definición quedó 17-0.

El acuerdo

Los negociadores llegaron a un “acuerdo programático”, al que tuvo acceso Infobae, para definir las nuevas autoridades que tenía los siguientes puntos:

1) Se decide la designación de Sergio Díaz-Granados Guida como nuevo Presidente Ejecutivo de la CAF para el período 2021-2026, con el espíritu de trabajar por la institucionalidad y en el mejor futuro de una de las entidades mas importantes para el desarrollo regional. Lo anterior respondiendo a un espíritu de construcción de consensos en un marco donde la región enfrenta momentos difíciles derivados del impacto de la pandemia y construyendo unidad en medio de las diferencias.

2) El Candidato Sergio Díaz Granados agradece el apoyo de las distintas delegaciones y agradece también la disposición del candidato argentino, Christian Asinelli, por llegar a esta construcción de consenso en beneficio del futuro de la institución y de la región.

3) El programa elaborado por la candidatura argentina será tomado en consideración para la construcción de la visión 21.26 en la búsqueda de un gran acuerdo programático para fortalecer CAF y atender mejor las necesidades de todos sus socios. En el marco del mencionado acuerdo, se establece la creación de una Vicepresidencia Programática en cabeza del señor Christian Asinelli, con sede en Argentina, cuyos términos y alcances serán definidos de común acuerdo, en una Comisión Ad Hoc del Presidente Ejecutivo electo, Sergio Díaz Granados, junto con Christian Asinelli, y con el asesoramiento de la administración, para ser presentada y aprobada en la Reunión de Directorio del 8 de julio de 2021.

4) Finalmente, en el marco de este Acuerdo Programático, tal como lo propuso el Señor Sergio Díaz Granados en su discurso de candidatura, y como lo dispone el Convenio Constitutivo del Banco, se propenderá por parte de la nueva administración a una participación equitativa e incluyente teniendo en cuenta a todos los países accionistas.

Otra derrota

Más allá de las negociaciones y el consenso diplomático al que se llegó, el resultado demostró que Argentina no logró, otra vez, un objetivo geopolítico que se propuso en la región. Antes había ocurrido con el Banco Interamericano de Desarrollo. Si el Presidente -con ese antecedente- hubiera mantenido las relaciones institucionales con Bolsonaro, Lacalle y Benítez, Asinelli hoy hubiera tenido más posibilidades de vencer al colombiano Díaz Granados, que fue impulsado por Brasil, Paraguay y Uruguay -todos miembros del Mercosur-, Ecuador, Perú y las entidades financieras que integran el directorio de la CAF.

Pero Alberto Fernández tiene profundas diferencias personales e ideológicas con Bolsonaro, se enfrentó con Lacalle Pou por el futuro económico del Mercosur y no pudo convencer a Benítez, que se plegó a la posición de los presidentes de Brasil y Uruguay.

La diplomacia es un arte político que sirve para aplacar las diferencias a la búsqueda de un objetivo común, y en este caso, la Cancillería fue un resorte del Estado que no consiguió nuevamente coronar una línea de acción regional. Mientras Gustavo Béliz -secretario de Asuntos Estratégicos- y Asinelli gastaban las baterías de sus celulares para juntar los votos, Felipe Solá participaba de reuniones en Austria vinculadas a las relaciones exteriores de la Argentina en el centro de Europa.