ALUMNOS DE LA SECUNDARIA N°23 ESTÁN REALIZANDO TABLEROS SENSORIALES PARA LA GUARDIA PEDIÁTRICA HOSPITAL ZONA NORTE

Se trata de una iniciativa solidaria que busca poder hacerle más amena la espera a los niños que deban asistir a la guardia del Hospital Municipal de Zona Norte. El proyecto está siendo realizado por estudiantes de cuarto, quinto y sexto año de la secundaria N° 23 del barrio San Martín. Ya pudieron terminar dos y quedará el tercero que estaría listo en el transcurso de la semana.

De la Redacción de El Norte
diarioelnorte@diarioelnorte.com.ar

En el marco del programa «Educación Solidaria», que está dirigido a escuelas tanto públicas como privadas, la secundaria N°23 del barrio San Martín está realizando tres tableros sensoriales destinados a niños que asistan al Hospital de Zona Norte a la guardia pediátrica y, de esta manera, les sea más amena la espera.

El proyecto busca fortalecer el valor de la solidaridad en los jóvenes mediante la conformación de un proyecto sociocomunitario solidario que permita una conexión con la comunidad a la que pertenece. También, busca promover el mejoramiento de la calidad e inclusión educativa con potencial para la transformación social, dirigido a estudiantes cuya trayectoria educativa se orienta hacia una ciudadanía activa. Pueden formar parte todos los niños/as, adolescentes y jóvenes que concurren a las escuelas que reciben el estímulo del programa Escuelas Solidarias.

EL NORTE se contactó con el directo de la institución, Cristián Juárez Giovanelli, quien contó los detalles de la iniciativa, el motivo que los impulsó a realizarlo y recordó otro proyecto solidario que ya habían realizado en el 2018, en el mismo sentido que la actual. La coordinadora a cargo es la profesora de inglés de la escuela Florencia Ramírez.

“La idea surge en el marco del programa Educación Solidaria, que busca poder darle un beneficio social a la comunidad en la que está la escuela, en este caso a los vecinos de San Nicolás. Lo que harán los estudiantes del secundario, precisamente los de cuarto, quinto y sexto año, es construir tres tablero didácticos y sensoriales Montessori, para que los niños que deban esperar en la guardia pediátrica del Hospital de Zona Norte, puedan entretenerse”, manifestó Giovanelli.



“Elegimos el hospital zonal porque está en el mismo barrio que nuestra institución y a los alumnos les pareció una buena idea ya que las espera a veces pueden ser largas y tediosas, entonces quisieron hacer algo que pueda estimular las primeras infancias como lo hace la pedagogía Montessori que es a lo que están abocados los tableros. En específico, estarán en la pared de la guardia así cuando lleguen con sus padres, los chicos podrán tener algo para entretenerse que no sea solamente el celular”, explicó Giovanelli.

“Los objetos que tienen los tableros son para niños de entre tres meses y cinco años, donde cada uno tendrá un elemento adaptado para su edad. Pueden tener candados, espejos, objetos coloridos, los spinners, cierres, corodnes para practicar atarse las zapatillas; en esa línea más o menos van las funciones que tienen dichos tableros”, añadió el director.

Pedagogía Montessori

El método Montessori se caracteriza por proveer un ambiente preparado: ordenado, estético, simple, real, donde cada elemento tiene su razón de ser en el desarrollo de los niños. El aula Montessori integra edades agrupadas en períodos de tres años, lo que promueve naturalmente la socialización, el respeto y la solidaridad.

El ambiente preparado ofrece al niño oportunidades para comprometerse en un trabajo interesante, elegido libremente, que propicia prolongados períodos de concentración que no deben ser interrumpidos. La libertad se desarrolla dentro de límites claros que permite a los niños convivir en la pequeña sociedad del aula.

Los niños trabajan con materiales concretos científicamente diseñados, que brindan las llaves para explorar el mundo y para desarrollar habilidades cognitivas básicas. Los materiales están diseñados para que el niño pueda reconocer el error por sí mismo y hacerse responsable del propio aprendizaje.

Proyecto anterior

Esta es la segunda vez que la secundaria N°23 participa de una iniciativa solidaria de ésta índole. En el 2018, los alumnos construyeron seis camas que fueron donadas a la Casita de Don Orione, para brindar seis lugares más para todas las personas que alberga dicha institución que tiene a su cargo el Padre Matías.

“En el 2018 incursionamos por primera vez en esta iniciativa solidaria, donde los alumnos construyeron seis camas de modalidad cucheta para paliar la situación de faltantes de lugar de la Casita Don Orione. La construcción la hicimos en la escuela y las armamos en la casita para ubicarlas”, dijo Giovanelli a este medio.