ARGENTINA SE SUMA A LA PROPUESTA DE UN ACUERDO GLOBAL PARA ENFRENTAR LA BASURA MARINA Y LA CONTAMINACIÓN PLÁSTICA

El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, a través de Sergio Federovisky, secretario de Control y Monitoreo Ambiental, participó de la Conferencia Ministerial sobre Basura Marina y Contaminación Plástica que convocó a autoridades ambientales y gobiernos del mundo para dar un paso firme y reforzar el compromiso de establecer un nuevo acuerdo global que abarque la gestión ambiental de los plásticos para reducir el impacto sobre los ecosistemas acuáticos.

El encuentro tuvo como objetivo lograr el consenso de cara a la próxima Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (ANUMA) para aprobar la constitución de un Comité de Negociación Internacional e iniciar conversaciones orientadas a lograr el futuro acuerdo global.

Durante la conferencia, Federovisky sostuvo que “para hacer frente a este problema, se debe considerar un abordaje integral”, y enfatizó que “los cambios necesarios y las líneas de acción que se establezcan deberán tener en cuenta el ciclo de vida de los plásticos en su totalidad”. “En particular, entendemos que hay cuatro ejes principales en los cuales se debe enfocar los esfuerzos: la producción sustentable, el consumo responsable, la gestión integral de los residuos y la mitigación del impacto sobre los ecosistemas”, señaló.

Para finalizar, afirmó que “Argentina apoya dar inicio a las negociaciones para un futuro acuerdo global que aborde la problemática de los plásticos de una manera integral”. De esta forma, nuestro país se suma al resto del mundo para establecer un nuevo acuerdo global sobre contaminación plástica que, de haber consenso global, comenzará a negociarse en 2022.

Más de 12 millones de toneladas de residuos plásticos terminan en los océanos cada año, causando lesiones y muertes en la vida silvestre marina. Además, la contaminación plástica impacta negativamente en la salud humana, el turismo costero, la seguridad y calidad de los alimentos y contribuye al cambio climático. Si no se toman acciones urgentes, se prevé que el flujo de plástico hacia el océano se triplique para 2040.