25 C
San Nicolás de los Arroyos
martes, 25 enero, 2022

Edición N° 3939

ARRANCA EL JUICIO A 19 POLICÍAS POR EL CASO CASCO

FRANCO CASCO

Hace 7 años el joven fue detenido y llevado a la comisaría 7° de Rosario. A las torturas, muerte y desaparición les siguió una larga cadena de ocultamiento y complicidades.



Este lunes arranca el juicio oral contra 19 policías de la provincia de Santa Fe acusados de desaparecer, torturar y causar la muerte de Franco Casco. El joven hallado muerto en aguas del río Paraná en 2014, que había viajado a Rosario desde Florencio Varela para visitar a familiares.

A mediados de octubre de 2014 se conoció el caso de una mujer que buscaba a su hijo. Del cual, solo tenía la certeza de que había estado detenido en la comisaría 7ª de Rosario.

El caso

Franco Casco, tenía 20 años y vivía en la localidad bonaerense de Florencio Varela. El joven había llegado a la ciudad a visitar a familiares. Unos días después le avisó a su madre que volvería a Buenos Aires. Donde llegaría al amanecer siguiente después de tomarse el tren desde la estación Rosario Norte. Sin embargo nunca regresó y no se supo más de él hasta que el 30 de octubre su cadáver apareció en las aguas del río Paraná.

Al procesar a los policías, el juez Carlos Vera Barros sostuvo que Franco “habría sido objeto de tormentos y otros tratos inhumanos y degradantes. Posiblemente propiciados por funcionarios policiales de la citada dependencia, y a partir de los cuales pudo haberse producido el deceso”

Eso habría ocurrido entre la noche del 6 de octubre y la madrugada del 7. Una diferencia clave con la versión de los policías, que hasta hoy aseguran que Franco fue detenido pasado el mediodía del 7 y liberado por la noche del mismo día.

Dentro del calabozo, según la acusación fiscal, Franco fue “brutalmente golpeado por funcionarios policiales”.

De acuerdo al relato de los testigos, entre la 1 y las 3 de la madrugada del 7 de octubre se escucharon golpes y gritos de auxilio. Algunos aseguraron escuchar que esa persona que estaba siendo agredida dijo llamarse Franco. Incluso otros escucharon su apellido. En medio de esos golpes se hizo un silencio absoluto. Al día siguiente hubo visitas y ya nadie volvió a ver al joven.

Por otro lado, días atrás se solicitó la elevación a juicio de un vecino del barrio Luis Agote. Donde está ubicada la comisaría.

Según se indicó, la Fiscalía Federal Nº 1 apuntó al delito de falso testimonio para el hombre de 59 años, por considerar que brindó datos falsos. Además, continúa el trámite sobre una médica policial y odontólogos que realizaron informes de pericias. También, el Ministerio de Seguridad denunció el año pasado el uso de fondos públicos para la defensa de agentes acusados de encubrimiento, entre 2017 y 2018.

ÚLTIMAS NOTICIAS





error: ¡Contenido protegido!