29.5 C
San Nicolás de los Arroyos
martes, 29 noviembre, 2022

Edición N° 4246

ASEGURAN QUE EL SERVICIO DE AGUA NO SE VERÁ AFECTADO EN EL VERANO

ANTE LA BAJANTE DEL RÍO PARANÁ Y PROLIFERACIÓN DE PILETAS

El bajo nivel del río Paraná y la proliferación de piletas en San Nicolás comienzan a generar incertidumbre entre los vecinos por probables problemas en la provisión de agua potable en sus domicilios. No obstante, fuentes del Ente aseguraron que esta cuestión no constituirá una problemática durante la temporada de verano 2022-2023 que se avecina.

Planta potabilizadora de agua de San Nicolás de los Arroyos. Archivo EL NORTE


De la Redacción de EL NORTE
redaccion@diariolelnorte.com.ar

El cercano arribo de la temporada más calurosa del año podría aumentar la cantidad de piletas. Es una época del año donde el uso del recurso del agua se intensifica desde las singularidades de un hogar, hasta las tareas de diferentes actividades económicas.
La problemática bajante del río Paraná se suma a estas cuestiones.
Surge entonces la incertidumbre entre la población nicoleña acerca de si contarán, o no, con normal provisión de agua en sus domicilios.

Ante la falta de precisión por parte del actual director del Ente Aguas cuando EL NORTE tomó comunicación, desde el palacio municipal afirmaron: “Creemos que no va a haber problemas con respecto a las piletas porque ya el año pasado no lo hubo y la situación era peor, mucho más conflictiva. Se hicieron algunas obras”. Con esto último, el funcionario hizo referencia a la extensión de las bocas de agua que permiten llegar río adentro y asegurarse de la toma de agua.
Vale agregar que este lunes, el brazo del río que pasa por San Nicolás registró un nivel de 0,52 metros, según el Centro de Informaciones Meteorológicas que comunica las alturas hidrométricas de las diferentes cuencas del Paraná.
En esta misma época del año pasado, en varias ciudades de las provincias de Entre Ríos, Santa Fe y Buenos Aires, se encendían las alarmas ante las posibilidades de no brindar el servicio con normalidad.



No importa el material

Cualquiera sea el tipo de piletas –lona, fibra de vidrio, cemento– que la población utiliza para refrescarse del agobiante calor propio del verano, todas contienen en su interior excesivas cantidades de agua. Si se toma de ejemplo una piscina ‘pequeña’ de seis metros de largo por tres de ancho, posee 27.000 litros. Una piscina ‘grande’ de doce metros de largo por seis de ancho, puede llegar a tener 108.000 litros.
Si bien existen diversos productos para cuidar y mantener el agua de las piletas, se evidencia un uso exagerado de las mismas. Aunque se conoció públicamente la necesidad de regular el uso y manejo de las piletas domiciliarias para evitar el desmesurado consumo del recurso hídrico, aún confiere una materia pendiente para las autoridades locales.

Desde el 2020

La bajante histórica del río Paraná tuvo sus inicios en marzo del 2020. Luego en el 2021 recuperó cierta tendencia alcista pero sin alcanzar su normalidad, y volvió a caer hacia fin de año. Provocó cambios en la vida ambiental, económica, productiva y social de la región.

Actualmente se mantiene muy por debajo de sus niveles normales. De hecho, el Instituto Nacional del Agua (INA) aseguró que dicha situación permanecerá hasta el último bimestre del 2022.
Las previsiones del organismo no son optimistas, las aguas bajas persistirán ya que según el Servicio Meteorológico Nacional no se esperan abundantes precipitaciones que logren mejorar el panorama en la proximidad.

ÚLTIMAS NOTICIAS





error: ¡Contenido protegido!