18.5 C
San Nicolás de los Arroyos
miércoles, 13 octubre, 2021

Edición N° 3835

ASESINATO EN QUILMES: “JUSTICIA, JUSTICIA, JUSTICIA”, UN GRITO DE LOS VECINOS QUE MARCHAN POR LUCAS CANCINO

Se juntaron a metros del colegio al que debía ir la víctima y cortaron la calle. El chico tenía 17 años y lo mataron cuando salía para el colegio.



Avenida Mitre y Juan C. Varela, en Ezpeleta. A 150 metros de allí está el colegio Papa Eugenio Pacelli. Hasta ahí debía llegar este miércoles a la mañana Lucas Cancino (17) en su bicicleta. Sin embargo, dos delincuentes lo interceptaron cuando salía de su casa para robarle y le dieron una puñalada mortal. Ahora, a 150 metros de esa escuela que ya no lo verá llegar, y a más de 10 horas del asesinato que conmueve a Quilmes; los vecinos marchan para pedir Justicia y Seguridad.

“Justicia, justicia, justicia”, pedían los vecinos mientras aplaudían y cortaban la calle a las 18.17, trece minutos antes de que comenzara la marcha, pautada para las 18.



Fue una mujer con delantal blanco, que llevaba una cartulina amarilla en sus manos y donde pedía “Justicia por Lucas”, con una foto de la víctima, fue quien tomó la iniciativa, cortó la calle y arrastró con ella al resto de los vecinos que se iban acercando tímidamente al lugar desde las 18.10.

“No hacemos nada con las alarmas vecinales, con las que puso la Intendenta, con las cámaras de seguridad… No hacemos nada. Necesitamos a la milicia en las calles”, dijo la mujer del delantal, colega de la mamá de Lucas, que es docente. De fondo, una bandera con los colores de celestes y blanco se desplegaba entre los vecinos.



“Vienen de abajo a robar a los chicos cuando salen o entran (del colegio)”, explicó mientras los gritos de los manifestantes de “justicia” recrudecían de fondo.

Ernesto Luis, tiene 74 años, y fue el primero que llegó a la esquina de la marcha. “Vivo a tres cuadras. Hace 44 años que vivo acá. A mí me robaron ocho veces. Una vez hasta me secuestraron con mi hijo y me largaron en Bernal. Es muy inseguro, esto es una mierda”. Y siguió: “En cualquier momento viene un hijo de puta y te afana. Tenga Es una vergüenza. No se puede vivir más. Tengo 74 años, hoy vivo peor que nunca”, dice el hombre, que tiene dos hijos y cinco nietos”.


ÚLTIMAS NOTICIAS





error: ¡Contenido protegido!