AVANZA LA APERTURA DE CALLES Y DESAGÜES EN VILLA PIOLÍN Y PROVINCIANOS

URBANIZACIÓN DE VILLAS

Comenzaron los trabajos más intensos de la primera etapa de la urbanización de las villas Piolín y Provincianos. En estos momentos, las máquinas municipales están delimitando las calles al tiempo que se procede con la apertura de las mismas y colocando los desagües pluviales.

De la Redacción de El Norte
diarioelnorte@diarioelnorte.com.ar

La urbanización de los barrios Villa Piolín y Provincianos representa un avance muy importante para las familias que allí residen. Los asentamientos formados en la zona sur de nuestra ciudad fueron construidos sin la opción de poseer los servicios básicos: tales como luz, gas o agua potable. La demanda habitacional de nuestra ciudad hizo optar a estos vecinos nicoleños por radicarse en algún lugar más allá de las dificultades.

EL NORTE se acercó hasta el lugar para conocer cómo va avanzando la obra y dialogar con los vecinos acerca del proceso de urbanización que se está llevando adelante desde hace algunos meses. Vale destacar que fuentes municipales aseguraron que “las familias se podrán quedar en sus casas sin problemas y nadie deberá ser reubicado”.

Luego que finalizaran las tareas preliminares, tanto con el censo como con los trabajos de limpieza y agrimensura, en estos momentos se está abriendo la calle Bolivar que le dará continuidad a las villas. También, se están desarrollando las tereas de colocación de desagües pluviales.

“Lo que hacemos es colocar estos tubos por donde se le va a dar paso al agua para que llegue a las casas. Ahora estamos en esta parte que pertenece a Piolín y después seguiremos hasta completar ambas villas. Calculo que de acá a tres meses podríamos terminar nuestro trabajo”, manifestó un trabajador a EL NORTE.

La directora de Obras Públicas, Cecilia Giammaría contó que en primer lugar “se comienza a nivelar el terreno para evitar anegamientos como los que ocurren hoy cuando llueve mucho, también se va a delimitar las veredas. Además, estamos trabajando con equipos de Nación para lo que será la obra de delimitación de terrenos, arbolado e iluminación. El punto de partida para este programa de urbanización nace de la Municipalidad de San Nicolás, y se completa con diferentes obras que nos posibilitará regularizar la situación de las personas que viven allí”.

Las villas Provincianos y Piolín han crecido sobre terrenos pertenecientes a ferrocarriles, en los laterales del paso de las vías férreas. Esta será la primera vez que un gobierno municipal empieza a resolver las problemáticas de los habitantes de estos asentamientos, quienes viven sin servicios básicos y expuestos a inundaciones como también a diferentes tipos de enfermedades.

Los vecinos

EL NORTE también recorrió estos asentamientos para dialogar con los vecinos del lugar. “Es algo que estábamos esperando hace mucho tiempo. Yo vivo acá desde que nací, hoy estoy con mi propia familia y no queríamos irnos. Que nos mejores el barrio va ser algo bueno para todos y con mi esposa lo pensamos siempre más del lado de nuestros hijos que están expuestos a un montón de cosas por jugar en la calle”, manifestó Gerardo (35).

Por su parte, Jésica comentó que “yo estoy esperando hace mucho que ya nos habían dicho que iban a urbanizar mi barrio. Vivimos entre la basura porque el camión no pasa por acá y supongo que ahora sí lo hará. Cuando llueve se nos inunda todo, no podemos salir a hacer mandados ni nada porque literalmente es imposible pasar”.

Rocío, que tiene su hogar lindero a la calle donde se está trabajando, aseveró que “las ansias de que terminen nos superan a todos. Hace años que queríamos tener la posibilidad de poder transitar más fácil por el barrio. Además tengo entendido que van a construir el hospital (Zona Sur) acá a la vuelta de casa, asi que nos viene muy bien por los nenes más que nada”.

La instalación de los servicios básicos es una de las partes fundamentales de esta gran obra, más allá de pavimentar y colocar luz led. Con los fríos que está habiendo en estos días, no contar con gas natural es una piedra en el zapato al caminar. “Acá todos nos manejamos con garrafa pero solo cuando hay plata para comprarla. Hoy nos cobran como $700 los 10 kilos y a veces nos toca elegir entre poner el plato de comida en la mesa o calentar la casa. Por eso muchos también se inclina por prender fuego con leña”, contó Matías.