14.7 C
San Nicolás de los Arroyos
sábado, 2 octubre, 2021

Edición N° 3824

BALEARON LA CASA DEL DIRIGENTE SERGIO CUEVAS

El violento conflicto interno de la Uocra, que tuvo cortada calle Urquiza durante dos días frente a la sede gremial, con acusaciones y amenazas cruzadas, tuvo un nuevo capítulo cuando sujetos desconocidos, en la madrugada de ayer, balearon el frente de la vivienda de Sergio Cuevas, integrante de la Agrupación 9 de Julio que está en contra de la actual dirigencia del sindicato de la construcción.



De la redacción de El Norte
diarioelnorte@diarioelnorte.com.ar

Un nuevo capítulo tuvo lugar en el grave conflicto gremial que comenzó este lunes en la puerta de la Uocra y se extendió por dos días con el corte de calle Urquiza frente al edificio de la construcción. Ayer a la madrugada, sujetos desconocidos balearon el frente de la casa del dirigente Sergio Cuevas, ubicada en Lavalle al 1000, integrante de la agrupación 9 de Julio, que difiere abiertamente con la actual  conducción del sindicato por parte de Mario Almirón.

En diálogo con EL NORTE, Sergio Cuevas comentó que cuando cerraba su negocio paró una moto, desde la cual efectuaron disparos contra el frente de su casa, para luego huir a toda velocidad.

“Estoy muy consternado. Esto fue en horas de la madrugada, cuando cerraba un pequeño negocio familiar que tenemos. Pasó una moto y se escucharon disparos. Automáticamente llamé al 911 y se hizo presente un móvil policial, el que pudo percatar que habíamos sufrido un atentado”, Comentó Cuevas consternado por lo ocurrido.

“Luego hago la denuncia y a la mañana vino Policía Científica y realizó las pericias. Son situaciones muy difíciles que me tienen muy triste, muy preocupado y atemorizado por la integridad física de cada uno de mis familiares. Yo creía que estas cosas ya no sucedían más”, manifestó el dirigente que un día antes había dicho en una conferencia de prensa que temía que a partir de lo sucedido en el conflicto con la Uocra le balearan la casa, lo que finalmente ocurrió.



Acerca de si había recibido amenazas que lo llevaron a denunciar y anticipar lo que podía suceder, expresó: “Durante el corte nos gritaban y nos amenazaban permanentemente. De hecho, en la madrugada cuando nos fuimos tuvo que actuar el GAD, porque nos estaban tirando palos con clavos”, aclaró Cuevas, quien vincula directamente el atentado a lo ocurrido en la semana en el conflicto con la Uocra.

Policía Científica ya se acercó al domicilio para realizar las pericias correspondientes y el levantamiento de pruebas. El hecho caratulado como “Daño” está siendo investigado por la UFI Nº 2.

Lo anticipó

Sergio Cuevas y Gustavo Bazán, máximos referentes de la facción que se enfrenta a la conducción de la seccional San Nicolás de la Unión Obrera de la Construcción (Uocra), descargaron días pasados una batería de denuncias contra Mario Almirón, en lo que ahora es un nuevo capítulo de la interna que durante 48 horas se expresó en la vía pública con corte de calle y clima de alta tensión.

Tras abandonar el reclamo frente a la sede sindical de calle Urquiza, los disidentes anunciaron en rueda de prensa que enviarán un petitorio a Uocra central solicitando se designe a un «normalizador» que ordene institucionalmente la seccional San  Nicolás, y desplace a Mario Almirón del cargo de secretario general.



“Mario Almirón está propiciando que los trabajadores de la construcción nos enfrentemos porque sigue el precepto de Maquiavelo: ‘divide y reinarás’”, aseguró Sergio Cuevas en la rueda de prensa que tuvo lugar en un local ubicado en Nación y Urquiza, a pocos metros de la sede sindical de la Uocra.

Acompañado por Gustavo Bazán, los disidentes a la conducción de Almirón pidieron disculpas a la comunidad por el corte de tránsito instrumentado en las dos jornadas anteriores. “Era la única manera de que se visibilizara nuestro reclamo”, afirmaron los referentes de la Agrupación 9 de Julio quien lanzó duras acusaciones. “Averigüen todas las propiedades que tiene este hombre (por Mario Almirón) que gana 70.000 pesos por mes”, apuntó Cuevas. Y fue todavía más allá: “Yo no tengo antecedentes penales. Lo que yo tengo es miedo porque probablemente esta noche me tiroteen la casa. Esta gente ha tiroteado casas de familia. Tengo miedo por lo que le puedan hacer a mi hijo, a mi nieta, a mis hijas”, acusó Cuevas.

Lamentablemente los dichos del dirigente se cumplieron en la madrugada de ayer y hoy Cuevas teme por su familia y su vida.


ÚLTIMAS NOTICIAS





error: ¡Contenido protegido!