“CADA VEZ HAY MÁS TRABAS Y PRESIÓN IMPOSITIVA A TODA LA CADENA PRODUCTIVA”

El fin de semana se conoció un documento elaborado por doce sociedades rurales y asociaciones de productores de la provincia de Buenos Aires, donde reclamaron que los candidatos a las próximas elecciones legislativas se comprometan a una agenda que incluya reclamos del campo.

El sector agropecuario siente una tensión constante, y el enojo de los productores por las políticas implementadas por el Poder Ejecutivo se reflejó en el multitudinario acto en nuestra ciudad el pasado 9 de julio. En ese evento, organizado por “autoconvocados” del sector, cientos de agricultores, ganaderos y otros actores expresaron su descontento y pidieron un cambio de rumbo.

En diálogo con EL NORTE, el productor local Ariel Bianchi adelantó: “Considero que después de las PASO muchos productores van a salir a pedir un cese de comercialización si no hay diálogo”.

“Desde el punto de vista financiero estamos muy complicados. Venimos de varias campañas flojas en nuestra zona, lo que ha causado que el productor se siga endeudando. Hay productores que no alcanzaron a cubrir los compromisos de la campaña anterior. Se tuvo que refinanciar, que generalmente se hace con un acopio en kilo de grano. Y tiene que seguir pidiendo crédito para encarar la nueva campaña. Si uno tiene en cuenta que el Estado se está quedando en el caso de la soja con el 65 por ciento del ingreso bruto, y que los productores tienen que estar debiendo todavía la campaña anterior, es muy preocupante”, señaló.

“Situación muy compleja”

Bianchi anticipó: “En materia de protesta, haremos un impase hasta que pasen las PASO. Muchos grupos de autoconvocados queríamos ir a una medida de fuerza porque cada día que pasa, la situación es más compleja y el Gobierno sigue tomando medidas antiproductivas, medidas que perjudican al país. Entre 2018 a la fecha se perdieron un millón y medio de cabezas de ganado. Era algo que habíamos empezado a recuperar. Ya se está viendo otro período de pérdida en este sentido. Cada vez hay más trabas y presión impositiva a toda la cadena productiva. Están muy complicados los frigoríficos al no poder exportar. Estamos en una situación muy compleja. Considero que después de las PASO muchos productores van a salir a pedir un cese de comercialización si no hay diálogo. El Gobierno no trata de solucionar nada”.

Preocupación por otro año “Niña”

En otro orden, el productor local destacó que “lo preocupante en materia climática es lo que se anuncia hacia adelante”. “Están dando otro año Niña. El productor está preocupado no solo por el final del ciclo del trigo sino también por el cultivo de la cosecha gruesa que viene”, expresó.

Para la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés), hay un 70 por ciento de chances de que La Niña retorne en el verano. Esta probabilidad es superior al 67 por ciento que la NOAA había informado en su relevamiento anterior.

En los últimos 35 años, solo hubo tres campañas con Niñas consecutivas y fueron tres de las peores campañas de soja y maíz de la historia argentina.

“A casi 15 días de emitir el último índice ONI, la NOAA deja claro que hay una firme tendencia a que se instale una Niña que condicionaría las lluvias que recibe Argentina, sobre todo entre los meses que van de noviembre a febrero. Lo que resta ahora es responder cuál será la intensidad del evento”, analizó la Bolsa rosarina.

Lo usual es que en un año así, las lluvias sean entre 20 y 30 por ciento inferiores a lo normal. En la última campaña, el impacto no fue tan alto porque las siembras tardías fueron récord y las precipitaciones del verano favorecieron a la producción, sobre todo de maíz.

De todos modos, apilar dos años ‘Niña’ consecutivos es un llamado de atención. Las tres campañas con esta condición en las últimas tres décadas fueron la 2008/09, 2011/12 y 2017/18.