CAMPAÑA DE PROMOCIÓN DE LA LACTANCIA MATERNA

Agosto es el mes de la Lactancia Materna, desde 1992, especialmente su primera semana. WABA coordina la campaña. El lema de este año es “Proteger la Lactancia Materna: Una Responsabilidad Compartida”.

El Servicio de Lactancia Materna de la Secretaría de Salud de la Municipalidad de San Nicolás, creado y coordinado por la Lic. en Fonoaudiología, puericultora y consejera en Lactancia Materna Carolina Alva, invita a toda la población a pensar cómo, desde su lugar, puede proteger la lactancia.

“Todos los actores de la sociedad somos responsables. Hacer consciente nuestro rol, recibir información actualizada para poder llevar adelante acciones que acompañen, que promuevan, que incentiven, no que obstruyan ni impidan la experiencia vital de la lactancia, resulta de gran importancia. Acciones que permitan recuperar la práctica del amamantamiento, entendiendo a la Lactancia Materna como el primer eslabón de la Atención Primaria de la Salud.  Pensemos entonces… ¿cómo se protege la Lactancia Materna?”, reflexiona la especialista y propone acciones.

Desde el Estado y las instituciones:

•     Priorizando su presencia en las políticas públicas.

•     Haciendo valer y respetar derechos de niños/as y madres.

•     Haciendo valer y cumplir el código de Sucedáneos de la Leche Materna.

•     Minimizando el impacto de las publicidades de la industria alimentaria y comercio de leches de fórmula.

•     Ofreciendo espacios en Salud Pública, para atención en Lactancia Materna.

•     Incluyendo a la Lactancia dentro de los temas a abordar en educación, ajustándose a cada nivel.

•     Generando Lactarios, sencillos espacios, donde la mujer pueda lavarse las manos, sentarse y extraerse leche en intimidad, durante su jornada laboral.

Desde los equipos de Salud:

•     Compartiendo Información actualizada, fundamentada, que permita comprender procesos fisiológicos y ganar confianza, que despierte la voz interior y genere la libertad de elegir.

•     Aprovechando cada oportunidad con una mujer gestante para acercarla, junto con su pareja, a un tema primordial como es la lactancia materna.

•     Generando espacios de acompañamiento en las primeras horas luego del parto.

•     Repensando nuevas prácticas de recepción del recién nacido, que faciliten el contacto piel a piel y la lactancia en la primera hora de vida.

•     Acompañando deseos y decisiones.

•     Brindando ayuda práctica a la mujer lactante, con ternura y empatía.

•     Ofreciendo cómo último recurso y opción la fórmula.

•     Comunicando los perjuicios de las leches de otras especies para la cría humana.

•     Permitiendo la práctica de tetanalgesia, y que la lactancia calme el dolor en prácticas dolorosas como vacunación, o punción.

•     Consultando a páginas confiables como www.e-lactancia.org sobre el efecto y riesgo de determinados medicamentos y tratamientos sobre la lactancia, a fin de evitar posibles suspensiones e inhibiciones innecesarias. 

•     Generando grupos de apoyo, rondas de madres, encuentros de cuerpo y alma en pleno ma-paternaje.

Desde la sociedad toda:

•     No “visitando” a un recién nacido en las primeras horas/días de vida, y brindando ayuda práctica a la mujer puérpera. 

•     Participando activamente en los quehaceres del hogar (limpieza, mandados, preparación de comida, lavado de ropa del bebé, etc.) y demás tareas de cuidado, permitiendo que la madre pueda abocarse a la demanda del bebé.

•     Revisando mitos y prejuicios.

•     Ofreciendo espacios, una silla y un vaso de agua, donde una mamá pueda sentarse con su bebé a amamantar.

•     Permitiendo el tiempo (como jefe), cubriendo por unos minutos en la tarea (si sos compañero), para que una mujer lactante pueda realizarse una extracción láctea.