11.7 C
San Nicolás de los Arroyos
jueves, 30 mayo, 2024

Edición N° 4793

Libros libres en San Nicolás: una nueva forma de incentivar la lectura

En un mundo cada vez más sumergido en la tecnología, en San Nicolás se destaca una iniciativa para mantener viva la lectura: las “Casitas del Libro Libres”. Este proyecto ofrece a los ciudadanos la oportunidad de sumergirse en el mundo de la literatura de una manera única y accesible.

Sofía Rodríguez
[email protected]

Hoy, el mundo se une para conmemorar una fecha muy especial: el Día del Libro. Esta festividad, que se celebra cada 23 de abril, no es solo un homenaje a la lectura y la literatura, sino también una oportunidad para fomentar el intercambio cultural a nivel global.

La UNESCO, en 1995, propuso esta fecha para el Día del Libro como tributo a Miguel de Cervantes y William Shakespeare, quienes coincidentemente fallecieron un 23 de abril de 1616, y desde entonces, se ha convertido en un día para promover la lectura, apoyar la industria editorial y celebrar la diversidad literaria.

En San Nicolás, esta celebración toma un significado especial con las casitas de libros más conocidas como “LibrosLibres SN”, que no solo promueven la lectura de textos en papel, sino que también fomentan el intercambio cultural y la diversidad literaria.



Las pequeñas bibliotecas callejeras, dispersas por toda la ciudad, invitan a los vecinos a participar en una cadena de lectura comunitaria. Cualquier persona puede tomar un libro y, tras disfrutar de su contenido, devolverlo o intercambiarlo por otro, manteniendo así un flujo constante de conocimiento y entretenimiento.

Con una amplia gama de géneros que incluyen desde cuentos infantiles hasta novelas, las casitas de libros aseguran que haya algo para cada lector. El cuidado y mantenimiento de los libros es una prioridad, garantizando que cada ejemplar se conserve en óptimas condiciones para el próximo lector.

Proyecto

En diálogo con EL NORTE, Julieta Parodi quien está a cargo de esta iniciativa, ha dicho: “El proyecto surgió en 2020 en plena pandemia. Construí la primera casita con una mesita de luz que estaba en Pellegrini frente a la escuela Normal, entonces la restauramos, la volvimos una mini biblioteca y la empezamos a poner en la vereda, sobre todo en esa época que se podía salir a caminar una hora. Armamos redes sociales y fue impresionante la repercusión que tuvo”.



“En un momento llegamos a tener alrededor de 15 casitas en diferentes barrios de la ciudad. Eso funciono muy bien durante 2 o 3 años. Cuando todo regreso después de la pandemia se hizo muy difícil sostenerlo. Es por eso que hoy hay solo 5 en todo San Nicolás. Todas reciben donaciones, cualquier lector puede pasar, dejar uno y llevarse otro. Mientras la gente done, la casita sigue en pie”, continuó diciendo la Licenciada en letras.

“La idea es que el libro más lindo, el que más te gustó, no muera en tu biblioteca. Suelen pedir mucho de Florencia Bonelli, clásicos argentinos, de Julio Cortázar, entre otros. Los que circulan son de todo tipo. En realidad, lo determina un poco el lector. Hay gente que busca desde como jugar al ajedrez hasta de razas de perros. Todo libro que pasa se pone en la casita y si a los 3 o 4 días no circula los vamos cambiando. Pero siempre llega su lector”, agregó Julieta.

Con respecto a una de las mayores problemáticas ha dicho: “El barrio tiene que entender que no es una pertenencia privada. En los barrios más chiquitos o por ejemplo en La Emilia fue donde más perduro”.



“La mayor demanda son los libros infantiles. Es una ciudad que lee mucho”, finalizó diciendo Parodi.

Donde se encuentran en nuestra ciudad:

  • Falcón 619: De lunes a sábado
  • Falcón 296 (Robot literario): Horario de comercio
  • Marinero Sosa 545 (Barrio Aires del Sur): sábados
  • Reynoso 504 (Barrio La Loma): todos los días
error: ¡Contenido protegido!