31.1 C
San Nicolás de los Arroyos
miércoles, 26 enero, 2022

Edición N° 3940

CRECEN LAS ESTAFAS A CLIENTES DE ENTIDADES BANCARIAS VILLENSES



Los casos de fraudes a través de la suplantación de identidad se repiten muy seguido. Las víctimas encuentran que desconocidos ingresan a sus cuentas o home banking y sacan préstamos a su nombre, que el banco exige pagar.

Una de las víctimas del hecho. WEB

Continúan creciendo los casos de fraudes bancarios con la modalidad de “phishing” (suplantación de identidad), sobre los que se viene informando con asiduidad. “Mediante técnicas de ingeniería social que involucran correos electrónicos, sitios web o perfiles en redes sociales engañosos, los autores obtienen información confidencial de terceras personas y se hacen pasar por ellas”, explicó oportunamente el Ministerio Público Fiscal de la Nación.



Utilizando los datos obtenidos fraudulentamente, los ciberdelincuentes acceden a cuentas bancarias y las vacían o, utilizando el home banking de la víctima realizan transacciones comerciales o tramitan créditos. Lo mismo hacen con las tarjetas de crédito o débito. Son tantos los casos que las víctimas comenzaron a agruparse para tratar de solucionar los problemas que les ocasionaron los estafadores, ya que las entidades bancarias insisten en cobrarles los créditos que obtuvieron los delincuentes. Una doble pérdida para los damnificados.

Cabe destacar que, también en junio, se informó que en Villa la abogada Florencia Suárez representa a un jubilado que pasó esta situación y advirtió que si bien es necesario realizar la denuncia penal, también urge iniciar una acción civil para lograr lo antes posible que la entidad bancaria, en ese caso el Nuevo Banco de Santa Fe, cese lo antes posible el cobro del préstamo. Su intervención devino en la presentación de una medida cautelar que fue aceptada por la jueza Águeda Orsaria, quien dispuso que la entidad bancaria suspenda los descuentos o retenciones realizados a la víctima.

Tarjeta clonada

No obstante, los casos de ciberestafas se multiplican. Esta semana tres damnificados se acercaron a Grupo Del Sur para relatar su experiencia, que es similar a tantos otros hechos anteriores. “Me pasó hace cosa de cuatro meses”, contó Ricardo Acosta. “Me aparece en mi resumen de cuenta dos compras de 48.000 pesos, de un negocio de Buenos Aires, de Frávega. Eso fue lo que supe mientras trataba de averiguar, ya que la tarjeta primero se negaba a darme alguna información”, señaló.



 “Después de algunas discusiones con personal de la tarjeta y con la gente del banco, cuando yo digo que voy a tratar de que los medios se enteren de esto, me atiende una persona bastante amable diciéndome que si yo hacía una nota a través de un mail, desconociendo la compra, me podían arreglar el problema. Tanto fue así que a los tres días, más o menos, de que yo hiciera esa nota vuelvo a mirar el resumen de tarjeta, había desaparecido el monto que tendría que haber pagado por un buen tiempo”, relató Acosta.

Cuento del tío

No fue su única experiencia con hechos de fraude, Acosta estuvo a punto de ser víctima de un cuento del tío. “Hace cosa de dos semanas me llaman diciéndome que tenía que cobrar una plata de un seguro de algo, una suma cercana a 1.700.000 pesos. Yo estaba esperando algo, una noticia de esas, porque había hecho un reclamo a través de un seguro que hace unos cuantos años presentó quiebra”, indicó.

 “Yo estaba esperando que saliera algo bueno a favor de nosotros. Justo me llaman diciendo que tenía que cobrar una plata. Y yo, de tanto que esperaba ese fallo, casi que entro. Cuando ya me empezaron a pedir información de mi tarjeta para depositarme y datos del vencimiento de la misma, empiezo a desconfiar. Entonces le pregunto el número del expediente y me dice que el expediente era mi documento. Digo yo ‘no puede ser’. Le pregunto por el nombre de la abogada, porque hasta el momento no he dicho quién era, nada que ver con la abogada que yo tenía en el expediente. Cuando yo le dije todas esas cosas, me cortó”, relató Acosta.



Préstamos y dinero esfumado

En cuanto a los fraudes bancarios, Acosta, junto a dos compañeros de trabajo, Oscar Casco y Andrés Martínez, fueron víctimas de esta modalidad delictiva. “Yo fui a cobrar el adelanto del sueldo y no tenía nada, tenía 0 pesos. No tenía nada”, aseguró. Y agregó que los delincuentes obtuvieron a su nombre un crédito de 300.000 pesos a través de su cuenta del Nuevo Banco de Santa Fe. Y como en los demás casos similares, la entidad le está descontando ese préstamo. “Me retienen todo el sueldo, me sacan todo. Ellos no se hacen cargo”, se quejó.

La historia de Andrés Martínez es similar, a través de su cuenta los ciberdelincuentes obtuvieron un préstamo de 270.000 pesos. “Ahora voy pagando 6 cuotas, me faltan 66 por valor de 12.400 pesos”, explicó. Añadió que en la entidad bancaria lo acusaron de haberle facilitado la clave para que los estafadores realizaran la maniobra fraudulenta y por tal motivo debe hacerse cargo de devolver el crédito.

ÚLTIMAS NOTICIAS





error: ¡Contenido protegido!