20 C
San Nicolás de los Arroyos
sábado, 24 febrero, 2024

Edición N° 4698

Científicos alertan de agujeros rojos en la atmósfera abiertos por los propulsores de Musk

A los expertos les preocupa que estos espectáculos de luz roja, que se vuelven cada vez más frecuentes, puedan causar problemas desconocidos para la astronomía y las comunicaciones

Los astrónomos del Observatorio McDonald en Texas (EE.UU.) han descubierto un nuevo tipo de ‘aurora’ creada por los propulsores o primeras etapas de los cohetes de SpaceX, empresa dirigida por el magnate Elon Musk. Estos perforan agujeros temporales en la ionosfera cuando regresan a la Tierra después de separarse de las naves espaciales.

Estos orbes de color rojo fueron detectados por primera vez en febrero, pero ahora los investigadores están viendo “de 2 a 5 cada mes”. Así declaró a Spaceweather.com el astrónomo Stephen Hummel. Según describe el científico, estos son “muy brillantes” y son “fácilmente visibles a simple vista”.

¿Por qué aparecen?

Si antes este fenómeno se registraba solo durante los lanzamientos de algunos cohetes, ahora es causado también el regreso de los propulsores de SpaceX. Las luces de la bautizadas como ‘auroras SpaceX’ son más pequeñas y esféricas que las largas rayas rojas que aparecen durante los lanzamientos de cohetes.

El fenómeno se desarrolla en la ionosfera superior, la parte de la atmósfera entre 80 y 644 kilómetros sobre la superficie de la Tierra. Es allí donde los propulsores desorbitados de SpaceX liberan combustible durante breves encendidos —para maniobrar los escombros que caen y aterrizar en el sur del océano Atlántico en lugar de estrellarse— y desencadenan ‘agujeros ionosféricos’, lo que hace que los átomos de oxígeno ionizados se recombinen o se conviertan nuevamente en moléculas de gas normales.

Este proceso excita las moléculas y hace que liberen luz de color rojo. Básicamente, esto crea un agujero en el gas ionizado. No obstante, las moléculas recombinadas se reionizan y el agujero se cierra en 10 a 20 minutos, de acuerdo con Live Science.



ÚLTIMAS NOTICIAS

error: ¡Contenido protegido!