27.6 C
San Nicolás de los Arroyos
sábado, 13 noviembre, 2021

Edición N° 3865

“COLIN IN BLACK & WHITE”: LA SERIE QUE EVIDENCIA EL RACISMO EN EL DEPORTE



La mini serie de Netflix “Colin in Black & White” repasa la joven vida del ex mariscal de campo de la NFL, Colin Kaepernick, hoy aclamado como héroe de los derechos civiles por la izquierda y arremetido como antiamericano por Fox News.

La serie cuenta con seis episodios que relatan los años escolares del joven Colin en Turlock, California, donde por mucho talento que tuviera o por más que se esforzara, siempre fue juzgado por un conjunto de normas diferente al de sus compañeros blancos.

En uno de los capítulos se evidencia que el joven Kaepernick es claramente un atleta dotado. Todo el mundo lo ve, incluso el entrenador de fútbol, y sin embargo no se le da el puesto de quarterback en favor de un jugador blanco menos competente, sin explicaciones.

Finalmente Colin se convirtió en mariscal de campo de la National Football League (NFL).

De golpe, dejó de jugar en los 49ers desde enero de 2017. Y no sólo nunca más pisó un campo, sino que al finalizar esa temporada, cuando pasó a ser agente libre porque se le había terminado el contrato con San Francisco, nunca más fue fichado, por “haberle faltado el respeto a un símbolo patrio”.

Es que la última temporada de Kaepernick en la NFL hasta la fecha se produjo después de que comenzara a arrodillarse durante la interpretación del himno nacional antes del partido, con el fin de protestar contra la brutalidad policial y la injusticia racial.

El 27 de agosto de 2016, se comprometió por la causa en defensa de los ataques y atropellos sufridos por los afroamericanos. Lo hizo por primera vez en la antesala de un partido de pretemporada de fútbol americano, cuando su equipo, San Francisco 49ers, jugaba frente a Green Bay Packers: mientras en el estadio sonaba el himno de los Estados Unidos, se negó a ponerse de pie y se mantuvo sentado en el banco en señal de protesta por el asesinato a diversos ciudadanos negros por parte de los policías blancos.

Cinco días más tarde, el 1º de septiembre, mantuvo su reclamo cuando se escuchaba la canción patria estadounidense, pero arrodillado, y junto con algunos compañeros.

“No voy a pararme para mostrar orgullo por la bandera de un país que oprime a la gente negra. Esto es más grande que el fútbol americano. Hay gente muerta en la calle y gente que se escapa con asesinatos a cuestas”, explicó el mariscal de los 49ers entonces.

El gesto de Kaepernick no dejó de repetirse en los siguientes partidos, e incluso jugadores de otros equipos de la NFL siguieron su ejemplo.

En 2016, el entonces presidente Barack Obama dio su apoyo al jugador. Un año más tarde, Donald Trump asumió como presidente y rechazó públicamente reiteradas veces la protesta de Kaepernick.

“Vi a Colin Kaepernick, y pensé que era terrible, y luego se hizo más y más grande y comenzó a multiplicarse, y francamente, la NFL debería haberlo suspendido por un juego, y nunca lo habría vuelto a hacer”, dijo Trump. Y amplió: “Luego podrían haberlo suspendido por dos juegos, y podrían haberlo suspendido si lo hubiera hecho por tercera vez, por la temporada, y nunca lo hubieran hecho”. un problema. Pero les diré que no pueden faltarle el respeto a nuestro país, nuestra bandera, nuestro himno, no pueden hacer eso”.

Apoyar la rodilla en el césped se ha convertido en un gran símbolo contra el racismo y la violencia policial. 

ÚLTIMAS NOTICIAS





error: ¡Contenido protegido!