CONDENADO A QUINCE AÑOS DE PRISIÓN POR HOMICIDIO DE LOS HERMANOS GAUNA

EL NORTE tomó conocimiento de la sentencia a Ezequiel Braian González, a quien le dictaminaron 15 años de prisión por el doble homicidio de los hermanos Gauna perpetrado el 8 de febrero del 2017. González dio muerte a Nicolás Gauna en el momento apuñalándolo con un arma blanca en el hemitórax izquierdo, y a Jonatan David Gauna con un arma blanca en el tórax izquierdo, produciéndose la muerte el 23 de abril de 2017.

De la redacción de El Norte
diarioelnorte@diarioelnorte.com.ar

La Sra. Juez del Tribunal en lo Criminal Nro. 1, Dra. María Belén Ocariz, dictaminó condenar a Ezequiel Braian González, como autor penalmente responsable del delito de doble homicidio, a la pena de quince años de prisión.

El 8 de febrero de 2017 aproximadamente a las 20.30, en calle Mitre,  Braian Ezequiel González dio muerte a Nicolás Roberto Gauna apuñalándolo con un arma blanca en el hemitórax izquierdo, lo que le causó un paro cardiorrespiratorio; asimismo, el encartado González apuñaló a Jonatán David Gauna con un arma blanca en el tórax izquierdo, produciéndose la muerte del nombrado el día 23 de abril de 2017 en el hospital San Felipe como consecuencia de las lesiones recibidas, las que le causaron shock séptico con falla multiorgánica.

Confusión

En ese 2017 en un primer momento las versiones hablaban de una pelea que terminó con dos apuñalados, pero la verdad no era esa. El agresor, que la justicia ya determinó que era Brian González, fue directamente a apuñalarlos. Sin mediar palabra los encaró y extrajo una cuchilla con la que, con una saña irracional, arremetió a cuchillazos a los jóvenes de 22 y 28 años, Nicolás y Jonatán Gauna.

Sucedió en un recoveco entre negocios. Un policía local se acercó a ver lo que sucedía y se cruzó al asesino quien le dijo que lo atacaron, para luego salir corriendo mientras el agente atendía a las víctimas. La gente le advirtió al oficial que no fue así, que el sujeto los apuñaló sin discusión previa. Enseguida corrió al asesino por calle San Martin hasta De La Nación pero lo perdió de vista.

Nicolás Gauna recibió el corte en el área cardiaca afectando el corazón. Un patrullero lo recogió para llevarlo al nosocomio pero murió mientras lo transportaban. El otro, Jonatán, fue por sus propios medios al Hospital San Felipe, con una herida toraco abdominal que afectó el estómago con cortes en tres partes, siendo reparado en el quirófano,  y la rotura del riñón que le fue extirpado.

Según trascendidos uno de los testigos mencionó que el asesino, antes de ultimar  a los jóvenes, expresó: “Estos no me van a tirar más piedras al auto”.

Testimonio

En su declaración testimonial, el funcionario policial que intervino en el hecho declaró que mientras se encontraba caminando por calle Mitre, más precisamente a la altura del negocio de electrodomésticos Conforama, escuchó varios gritos que provenían desde atrás suyo como que lo llamaban, al darse vuelta notó a un sujeto, que se acercaba en diagonal desde el local denominado Pecos Bill, diciéndole “Me pegaron… me pegaron”.

En ese mismo momento advirtió que había varios transeúntes que lo llamaban. Al acercarse a estas personas estos le manifestaron que este sujeto llevaba un cuchillo y que había apuñalado a dos personas, por tal motivo comenzó a perseguirlo ya que comenzó a correr por calle San Martín en dirección a calle Nación, perdiéndolo de vista a la altura del Bar El Corto.

Luego volvió hacia su objetivo en calle Mitre y tomó conocimiento por la gente que se encontraba en dicha cuadra que efectivamente este sujeto había apuñalado a dos personas.

Sin lograr escuchar palabra alguna, el agresor golpeó unas tres veces al sujeto en la zona abdominal, como si fueran golpes con algún elemento en la mano izquierda logrando la victima salir corriendo hacia calle Chacabuco. Inmediatamente el agresor se abalanzó hacia el segundo sujeto que vestía remera oscura el que quedó en el ingreso de la galería que se encuentra en el lugar, siendo alcanzado por este comenzó a tirar golpes con algún elemento en su mano derecha.

Ante esto el agredido lo trataba de esquivar retrocediendo hacia el ingreso de la galería, logrando salir corriendo por el ingreso del local de DIRECTV hacia la arteria Chacabuco. Luego de ello el agresor salió caminando por la calle hacia la arteria San Martín, donde finalmente escapó.