8.8 C
San Nicolás de los Arroyos
lunes, 4 octubre, 2021

Edición N° 3826

CONDENADO POR ROBO Y VENTA DE DROGAS

La Sra. Juez del Tribunal en lo Criminal N° 1, Dra. Laura Mercedes Fernández, resolvió condenar a Luis Ezequiel Duarte, como autor penalmente responsable de los delitos de robo agravado por efracción y tenencia de estupefacientes con fines de comercialización, a la pena de cuatro años y cuatro meses de prisión. Le robó el televisor a una vecina y fue sorprendido comprando cocaína para revender.



De la redacción de EL NORTE
diarioelnorte@diarioelnorte.com.ar

La Sra. Juez del Tribunal en lo Criminal N° 1, Dra. Laura Mercedes Fernández, resolvió condenar a Luis Ezequiel Duarte, como autor penalmente responsable de los delitos de robo agravado por efracción, en los términos del artículo 167 inciso 3° del Código Penal y tenencia de estupefacientes con fines de comercialización, en los términos del artículo 5º inciso c) de la Ley 23.737, ambos en concurso real –art. 55 del CP–, a la pena de cuatro años y cuatro meses de prisión.

Robo

El 22 de diciembre de 2017, aproximadamente a las 22.30, Luis Ezequiel Duarte, previo ejercer fuerza y fracturar la puerta de ingreso de la vivienda sita en calle Carlos Gardel, se apoderó ilegítimamente de un televisor marca Noblex Led 50’ propiedad de la moradora.



La propietaria en su denuncia manifestó que cuando estaba en un cumpleaños fuera de su casa, el 22 de diciembre de 2017 a las 22.30, un vecino suyo de nombre Federico había visto que habían barreteado la puerta de ingreso al domicilio y que una persona se estaba llevando su televisor marca Noblex de 50 pulgadas. El esposo concurrió al domicilio y le confirmó que se habían llevado el televisor.

En su testimonio el vecino contó que al llegar a su casa observó que unos sujetos discutían, que uno de ellos estaba dentro de un automóvil y el otro afuera, que el primero llevaba dentro del vehículo un televisor led. Al acercarse, el que estaba afuera le refirió que quien ocupaba el auto se llevaba el televisor de una vecina. Ahí reconoció al sujeto como Luis Duarte y que intentó impedir que se llevara el televisor poniéndose delante del auto, lo que no logró, ya que éste se fue rápidamente del lugar llevándose el televisor. Y que le contó lo sucedido a su vecina.

Drogas

El 2 de enero de 2019, aproximadamente a las19.15, personal policial y judicial que cumplía la orden de allanamiento dada por el Juzgado de Garantías de N° 3 Departamental en el domicilio sito en calle Morteo constató que Luis Ezequiel Duarte, dentro del vehículo en el que se conducía, un Fiat Duna, estacionado en esa vivienda, tenía estupefacientes (cocaína) con fines de comercialización. 



En el acta de allanamiento consta que personal policial y judicial, que a los fines de cumplir con la orden dada por el Juzgado de Garantías N° 3, el día  2 de enero de 2019 arribó al domicilio sito en calle Morteo y constató que en el ingreso vehicular de la finca, en el automóvil Fiat Duna, el que se conducía y ocupaba Luis Ezequiel Duarte, tenía en la zona de la palanca de cambios un envoltorio que contenía una sustancia que pesaba 11,56 g, también entre sus prendas un envoltorio con una sustancia de color blanco de 5,30 g y debajo del asiento del conductor otro envoltorio que contenía una sustancia de color blanco de 91 g. Todas las sustancias secuestradas según los test orientativos  arrojaron como resultado que se trataba de clorhidrato de cocaína. 

En el juicio uno de los funcionarios policiales que investigan la causa manifestó que ese domicilio allanado era frecuentado por Luis Duarte, que se conducía en un automóvil Duna de color azul y que se dedicaba a la comercialización de estupefacientes. El mismo funcionario manifestó que había observado a Duarte dirigirse en su auto al domicilio de Suárez y que distintas personas que se conducían en auto o motocicleta llegaban al lugar, permanecían allí por breves minutos para luego retirarse, y que eran acciones relacionadas con la comercialización de estupefacientes.


ÚLTIMAS NOTICIAS





error: ¡Contenido protegido!