10 C
San Nicolás de los Arroyos
lunes, 4 julio, 2022

Edición N° 4099

CONDENARON A BRAIAN MÉNDEZ POR HABER BALEADO AL POLICÍA MAURO RIAL

SENTENCIA JUDICIAL

El 16 de marzo de 2016 el efectivo policial Mauro Rial fue blanco de varios balazos por varios sujetos en una estación de servicio. Milagrosamente el oficial sobrevivió a los siete impactos de bala que recibió en diversas partes del cuerpo. Por este hecho fue recientemente condenado Braian Méndez a la pena de 10 años de prisión. Ya otros dos recibieron su sentencia.

Mauro Rial, el policía que recibió varios disparos en su cuerpo en 2016 y milagrosamente salvó su vida.


De la redacción de El Norte
redaccion@diarioelnorte.com.ar

La jueza del Tribunal en lo Criminal N° 1, Dra. Laura Mercedes Fernández, resolvió sentenciar a Braian Isaac Méndez por haber acribillado a balazos, junto a Ezequiel Acosta y Carlos Velo, quienes ya fueron condenados, al policía Mauro Rial el 16 de marzo de 2016 con intenciones de darle muerte, no logrando su cometido. La condena fue como coautor penalmente responsable de los delitos de robo calificado por el uso de arma de fuego y por su comisión en poblado y en banda, homicidio agravado en grado de tentativa en concurso real, en los términos de los artículos 166 inciso 2° párrafo 2°, 167 inciso 2°, 80 incisos 7° y 8°, 41 bis, 42 y 55 del Código Penal, a la pena de diez años de prisión.

El ataque

El 16 de marzo de 2016, aproximadamente a las 03:30, Braian Isaac Méndez junto con otros sujetos ya condenados con sentencia firme arribaron a bordo de un automóvil Citröen Berlingo, en la Estación de Servicio YPF del Automóvil Club Argentino, sita en Av. Illia y calle Del Bosque de San Nicolás, con el fin de apoderarse ilegítimamente y mediante intimidación con armas de fuego, de dinero en efectivo y demás efectos existentes en el comercio; en el lugar efectuaron varios disparos con armas de fuego, contra Mauro Sebastián Rial -funcionario policial quien se encontraba uniformado custodiando el lugar- con la intención de darle muerte,  no logrando su cometido por razones ajenas a su voluntad, para luego darse a la fuga previo apoderarse del arma reglamentaria del nombrado.



Testimonio

En su declaración, Mauro Rial manifestó que el día 15 de marzo del corriente año ingresó a su puesto de trabajo alrededor de las 21:00 donde le asignaron la custodia del barrio Riverland, como así también la estación de servicio sita en Av. Illia y Arroyo del Medio denominada ACA. Que en horas de la madrugada, no recordando el horario con exactitud, en circunstancias en que se encontraba en una oficina de la estación de servicios que se encuentra situada el lado de la habitación del gerente, la cual posee vista a la playa de surtidores, observó que arribó una camioneta estilo furgoneta de color blanca y estacionó junto al surtidor. En ese momento le pareció escuchar que César, el playero, lo llamaba diciéndole que casi le chocan el auto. Cuando estaba saliendo de la oficina, observó a un hombre que se acercó a César y al salir de la oficina, inmediatamente sintió un calor en la pierna izquierda, junto a una detonación. Vio que el disparo venía desde su izquierda y mientras caía al piso, observó que se acercaba otro sujeto con remera blanca, apuntándole con un arma y efectuándole más disparos. Quiso desenfundar su arma, pero no le dieron tiempo mientras bajaron otras personas de la camioneta que también le disparaban y mientras lo hacían se tapaba la cara y la cabeza con los brazos, mientras giraba. Logró ver varios rostros, porque, como refirió, se tapaba la cara, pero giraba, observando a los delincuentes por el espacio que quedaba entre sus brazos. Cree que había cuatro personas, o al menos vio cuatro rostros, los que encuentra en condiciones de reconocer. Le dispararon en dirección a la cabeza, no impactando ningún disparo en la misma porque, como relató, la protegía con los brazos, y de hecho, recibió disparos en el antebrazo izquierdo -con orificio de entrada y salida- y en el dedo pulgar de la mano derecha.



En la sala de cirugía del Hospital San Felipe, se dejó constancia de que Rial presentaba siete heridas de proyectil de arma de fuego, una herida con orificio de entrada en hemitórax anterior derecho, otra herida con orificio de entrada en fosa ilíaca izquierda, la cual aparentemente provocó la ruptura de vasos, por lo cual debió ingresar nuevamente a cirugía; también presenta una herida con orificio de entrada en la cara anterior del antebrazo izquierdo, otra con orificio de entrada en la región del dedo pulgar de la mano derecha, otra con orificio de entrada en el muslo cara anterior de pierna izquierda, y otra lesión con orificio de entrada en el empeine del pie izquierdo. En la primera intervención se le colocó un drenaje toráxico bajo agua y se le hizo una laparotomía abdominal donde se verificó que no había ruptura de vísceras.

ÚLTIMAS NOTICIAS





error: ¡Contenido protegido!