11.1 C
San Nicolás de los Arroyos
sábado, 1 octubre, 2022

Edición N° 4188

CRÓNICA DE UN DOCENTE RAMALLENSE EN EL CORAZÓN DEL BARRIO LUDUEÑA DE ROSARIO

Eduardo Izaurralde es un docente ramallense que trabaja en Rosario desde hace varios años. El “Vasco”, como lo conocen muchos, es un apasionado por la educación y la política. En diálogo con EL NORTE contó cómo viven el día a día en un establecimiento educativo marcado por los hechos de violencia urbana.

Los chicos, en sus dibujos, describen la situación. EL NORTE


“Estamos como podemos en la ciudad de Rosario y propiamente en la escuela de barrio Ludueña. Esto es increíble, en el barrio hay varias escuelas, nos atraviesan cuestiones de violencia que atañen a los adultos y a los adolescentes mayores. Nosotros por estos días estamos conteniendo a los menores y lamentablemente los que estamos viendo es la naturalización de los menores ante la escalada de violencia que se da en el día a día”, dijo en el inicio de la entrevista.

Luego, en la continuidad del relato Izaurralde, señaló: “Los chicos toman como algo normal haber recibido un balazo o encontrarse con un familiar fallecido, estos son hechos que se repiten en el tiempo”.

Más adelante contó cómo es la llegada a la escuela: “En los horarios de clase en una escuela normal típica lo único que cambia son las precauciones que se toman cuando llegamos, cambia el paisaje, te encontrás con custodia policial o con tanquetas de policías que están apostadas en la puerta. Esas unidades en la puerta están porque tal vez hubo una amenaza o porque se dio otra balacera en otra escuela. Las precauciones son más de la habitual. Tratamos de organizarnos los docentes para llegar todos en un mismo horario, es toda una cotidianidad transformada por esta situación”.

 “La violencia fue creciendo, hubo un paso atrás cuando la gobernación puso un plan estratégico, pero en los últimos días la situación recrudeció. Años anteriores era conocido por los medios nacionales  la situación de los barrios de Rosario. Años atrás el Gobierno provincial trabajaba con el Municipio. Cuando había zonas con mucha violencia el estado provincial y el municipal articulaban políticas en conjunto, se hacía una intervención en forma coordinada para permitirles a los vecinos que no están inmerso en esa violencia que puedan vivir una vida cotidiana y recuperar el territorio. Hoy en día solo se percibe en los territorios que hay un compromiso municipal, pero falta la pata provincial y nacional”, remarcó.



Un día en barrio Ludueña

 “Cuando ingreso a la escuela hay seguridad, móviles dando vueltas o uno apostado en la escuela. El intendente de Rosario dijo hace unos meses que todos esos agentes que iban a mandar desde el orden nacional no están, iban a enviar 1600 gendarmes y en mayo o junio había menos de 200. Hoy vemos que hay una fuerza provincial desbordada”, indicó.

Consultado sobre si sabía por qué no llegan más fuerzas federales, manifestó: “La verdad es que no sé por qué no llega la ayuda nacional. Creo que a veces se trazan planes por encima de las posibilidades que uno tiene y después cuesta cumplirlos. Esto no es todo Rosario. Sigue siendo esa ciudad hermosa que a todos los ramallenses les gusta visitar. Hoy los ciudadanos viven días muy duros, por eso creo que no se puede anunciar algo que no se puede cumplir”.

En el tramo final de la entrevista, y ante la consulta sobre si analiza dejar la ciudad de Rosario y volver a Ramallo, dijo: “Uno siempre piensa y recibe el pedido de la familia, no es nada lindo que te pregunten si llegaste a la escuela, si estás bien, si volviste a tu casa. Pero uno tiene un compromiso como educador, no es que vamos a una guerra, vamos a dar clases, en esto está el compromiso de uno con la sociedad. Hay que tratar de contener toda esta situación de violencia que se le adjudica al narcotráfico, pero también hay mucha violencia social. Hay una violencia de la ciudadanía. Pensé en cambiar de escuela, de trabajo y volver  a nuestro terruño, pero luego empezás a pensar en ese compromiso… Que esos chicos te están esperando. Y después al otro día estás en la puerta de la escuela aguardando a los chicos y queriendo transformar esta realidad”.

ÚLTIMAS NOTICIAS





error: ¡Contenido protegido!