3.5 C
San Nicolás de los Arroyos
domingo, 14 julio, 2024

Edición N° 4836

Cuál es la diferencia entre ponerle sal gruesa y sal fina al asado

Hay personas que están acostumbrados a salar la carne del asado con sal gruesa. Otros, en cambio, lo hacen con sal fina. Y otra parte usa directamente sal entrefina, la que se comercializa como sal parrillera. En cualquier caso, la mayoría desconoce cuáles son las ventajas y desventajas de estas variedades de sal que se le ponen a la carne.

De la redacción de EL NORTE 
[email protected]

Cuando se está por hacer un asado, hay un momento clave, que es muy importante y requiere de conocimientos mínimos. Se trata de cuando hay que salar la carne, instante donde las personas se preguntan cuál es la diferencia de usar sal gruesa o sal fina.

Salar la carne es todo un reto, ya que además de hacerlo en el momento justo para sacarle el máximo de los provechos a los diferentes cortes de carne, hay que tener un “tacto” especial para no abusar de la sal y que después no se pueda comer el asado de lo salado que pueda quedar.

Hay personas que están acostumbradas a salar la carne del asado con sal gruesa. Otros, en cambio, lo hacen con sal fina. Y otra parte usa directamente sal entrefina, la que se comercializa hoy en día para el asado (sal parrillera).

Diferencias

Sazonar la carne del asado con cualquiera de las dos sales tiene sus ventajas y desventajas. Las principales características de un asado salado con sal gruesa y sal final son las siguientes:

– La sal gruesa y la sal final se diferencian por el tamaño de sus cristales.

– Al tener cristales de diferentes tamaños, tienen propiedades distintas, por lo que algunas se adaptarán mejor a algunos cortes de carne que otros.

– La sal fina es muy versátil, se disuelve rápidamente y penetra de manera muy fácil en la carne.

– La sal fina sobre la carne realzará el sabor inmediatamente, aunque a muchos no les gusta porque sostienen que penetra la carne y puede secarla en su interior.

– La sal gruesa demora en disolverse y el salado de la carne es más lento.

– La sal gruesa es más propicia para cortes de carnes grandes, donde la cocción es prolongada.

– La sal gruesa de destaca por tener un sabor más fiel e intenso.



El costillar

Para preparar un costillar de asado, antes de ponerlo en la parrilla es importante tener en cuenta que el costillar viene con una “tapa” que provoca una diferencia de altura entre los dos laterales, pudiendo ser un obstáculo para su perfecta cocción. Así, se recomienda cortarle ese excedente de carne.

Una vez realizado ese proceso, es fundamental ponerle sal de costado, salando siempre la parte de arriba. Además, es aconsejable colocársela aproximadamente 20 minutos antes de llevarla a la parrilla, teniendo en cuenta que la carne debe entrar a temperatura ambiente en las brasas. Una vez que ingresa a la parrilla, lo mejor es aplicar el método corona, es decir, formar un círculo para que el calor haga una especie de embudo y se concentre (el calor) en el centro de la carne.

Lo siguiente es una mezcla de paciencia, conocimiento y una buena compañía. Con esos tres ingredientes, sumados a una buena salmuera, la carne perfecta espera a ser servida.

error: ¡Contenido protegido!