4.7 C
San Nicolás de los Arroyos
sábado, 13 julio, 2024

Edición N° 4836

¿Cuántos años tenés?: la respuesta está en tu rostro

CIENCIA

Investigadores de la Universidad de Pekín desarrollaron un programa que analiza fotos 3D con inteligencia artificial, y que puede determinar la edad biológica de una persona. Los detalles del impactante estudio.

La imagen 3D de alta precisión de un rostro puede revelar no solo signos de envejecimiento, sino también reflejar nuestra salud, según los expertos.

¿Qué es realmente la edad biológica? Estudios recientes han identificado que el proceso de envejecimiento de las células y órganos no siempre se alinea con la edad cronológica de un individuo. Por esta razón, los expertos sostienen que determinar la edad biológica, que puede diferir de la edad cronológica, podría ayudar a anticipar la calidad de vida futura.

Esto, a su vez, permitiría tomar medidas para prevenir o postergar enfermedades como el Alzheimer o afecciones cardiovasculares, entre otras.

Adicionalmente, es posible que los órganos experimenten distintos patrones de envejecimiento. Una investigación reciente liderada por Brian Kennedy de la Universidad Nacional de Singapur, y publicada en la revista Cell, apoya la teoría de que diferentes órganos y sistemas del cuerpo, como el cardiovascular o el inmunológico, pueden envejecer a ritmos desiguales en una misma persona.



Ahora, la imagen 3D de alta precisión de un rostro puede revelar no solo signos de envejecimiento, sino también reflejar nuestra salud. Inspirados en una práctica china antigua de leer el rostro para determinar la salud de una persona, un equipo científico construyó su reloj analizando imágenes faciales 3D de aproximadamente 5000 residentes de Jidong (China).

Estos relojes de envejecimiento facial rastrean los cambios que experimentan nuestros rostros con el tiempo, como la caída de las esquinas de los ojos o el ensanchamiento de la nariz. Además, ciertas características faciales se alinean con ciertas enfermedades, como la inflamación sistémica que se manifiesta en la piel flácida.

A diferencia de otros sistemas que necesitan muestras de sangre o tejido y análisis costosos, el reloj facial no es invasivo, ya que solo requiere que el paciente se posicione frente a una cámara 3D por un breve tiempo.



La tecnología mencionada tiene el potencial de revolucionar la medicina preventiva, según los expertos. Es más: esta herramienta podría ser utilizada por las empresas farmacéuticas para evaluar medicamentos que promuevan la longevidad o retrasen el envejecimiento. Además, podría ayudar a diagnosticar el cáncer en sus primeras etapas, ya que el cáncer está fuertemente correlacionado con la edad.

Durante años, los expertos han reconocido que la edad que figura en nuestro documento de identidad no refleja completamente nuestra condición. La llamada edad biológica, influenciada por factores como el entorno, la alimentación y el ejercicio, muestra el estado de nuestras células y órganos y puede no coincidir con nuestra edad real.

Sin embargo, determinar la edad biológica es más complejo que simplemente contar los años vividos. Es aquí donde Jing-Dong (Jackie) Han y su equipo han introducido una técnica basada en inteligencia artificial, llamada reloj facial de envejecimiento, que utiliza una imagen 3D del rostro para estimar la edad biológica.



El estudio por dentro

Han, bióloga computacional de la Universidad de Pekín, y su grupo desarrollaron este método. El equipo diseñó dos sistemas impulsados por inteligencia artificial: uno que estima la edad real y otro que determina la edad biológica. Estos sistemas rastrean las transformaciones faciales a lo largo del tiempo, como la caída de los párpados, el ensanchamiento de la nariz y el aumento de la distancia entre la nariz y la boca. Además, se ha identificado que ciertos rasgos faciales están asociados con determinadas enfermedades, como la inflamación sistémica que se manifiesta en la piel flácida.

Para Andre Esteva, fundador y CEO de una startup de inteligencia artificial médica en Los Altos (California), la investigación de Han podría revolucionar la medicina preventiva. “Si con solo una foto pudieras conocer tu edad biológica, esto podría impactar en tu modo de vida”, dijo.

Según se desprende de un artículo publicado en National Geographic, para que los modelos de inteligencia artificial funcionen, necesitan ejemplos donde la respuesta correcta ya sea conocida, como una “verdad base”, para poder identificarla en datos nuevos, como una cara junto con la edad del individuo.



Aquí surge un problema: no hay un estándar definido para la edad biológica. “La idea de edad biológica es un término amplio que engloba todos los cambios multisistémicos relacionados con el envejecimiento”, comentó Christopher Bell, investigador de la relación entre edad y enfermedades crónicas en la Universidad de Londres.

Los primeros indicadores para determinar la edad se centraron en las variaciones de los grupos metilo: etiquetas químicas en el ADN que regulan genes. Esta función de metilación que controla la actividad genética se va deteriorando. La forma en que se deteriora (qué partes de nuestro genoma se afectan) puede decirnos cuán rápido envejecen nuestras células y tejidos. Hay otros indicadores basados en la distribución de proteínas en la sangre o en la cantidad de divisiones de las células madre.

error: ¡Contenido protegido!