9.9 C
San Nicolás de los Arroyos
lunes, 4 octubre, 2021

Edición N° 3826

CUENTA REGRESIVA PARA INTENTAR APLICAR 8,4 MILLONES DE VACUNAS A ADOLESCENTES

Con la llegada de la variante Delta, los especialistas afirman que es necesario que al menos el 85% de la población cuente con el esquema completo contra el covid.



La vacunación contra el covid de adolescentes de entre 12 y 17 años, que comenzó en algunas jurisdicciones del país como la Ciudad de Buenos Aires, nos lleva a volver a indagar sobre dos temas. Por un lado, acerca de la posibilidad de llegar a la famosa inmunidad de rebaño y, por el otro, de garantizar la presencialidad plena en las escuelas a nivel nacional para el ciclo 2022. Los especialistas consultados por Clarín explican cuánto hay de anhelo y cuánto de realidad.

 “Con este virus y las variantes que fueron surgiendo es muy difícil definir el porcentaje necesario para alcanzar la inmunidad de rebaño. La vacunación de los adolescentes es un gran paso aunque no creo que resulte suficiente para llegar a la protección colectiva”, sostiene Eduardo López, infectólogo pediatra del Hospital Gutiérrez y miembro del comité que asesora al Presidente.

Según datos del Monitor Público de Vacunación, Argentina lleva aplicadas 52.584.218 dosis. Y ya hay 22.795.724 personas con el esquema completo. Es decir, que está cerca de llegar al 50% de la población inmunizada, sin contar los que tienen anticuerpos por haber transitado la enfermedad.

“Vacunar a los adolescentes es clave para que siga disminuyendo la circulación viral. Además, se trata de un segmento que tiende a agruparse, tanto en el colegio como en eventos sociales, por lo que es vital que estén protegidos”, comparte López, que advierte que se habla de la necesidad de un 85% de la población vacunada para acceder a la inmunidad de rebaño y que, en última instancia, el objetivo debe ser la inmunidad universal o de todos.



Son cerca de 4,2 millones de jóvenes de entre 12 y 17 años los que accederían a la vacuna. “Para ellos, vamos a necesitar 8,4 millones de dosis. Si seguimos a este ritmo, para marzo casi todos los chicos de esta franja etaria deberían estar vacunados”, afirma López y suma que, con esto, se podría garantizar la presencialidad.

Escuelas

“La escuela tiene que funcionar el año que viene, que los alumnos tengan dos dosis va a ayudar a sostener la presencialidad, salvo que el virus mute mucho y genere una nueva cepa”, sigue el referente del Gutiérrez.



La garantía frente a Delta

Fuentes del Ministerio de Educación de la Nación destacaron que ya desde ahora apuntan a lograr la presencialidad plena en todas las provincias. Y que tienen claro que la vacunación de los adolescentes es el camino para que, aunque llegue Delta, se garantice la asistencia a las aulas en 2022.

Los otros dos asuntos pendientes, aporta López, son la vacunación de los 14 millones de niños de entre 6 meses y 11 años y la caída de los anticuerpos que pueda llevarnos a necesitar una tercera dosis. “Son otros elementos que van a impactar en la circulación viral”, resalta.

Sobre el primer punto hubo novedades el viernes ya que la ministra de Salud de la Nación, Carla Vizzotti, anunció la aprobación de Sinopharm para niños desde los 3 años.

Dice que ya era escéptico con la posibilidad de conseguirla con el 70% de la población inmunizada. Y que el tiempo le dio la razón: “Algunos textos científicos aseguran que se requerirá que entre el 85% y el 90% cuente con anticuerpos. Esto incluye vacunados y personas con inmunidad por la infección”.



En tanto, aclara que la inmunidad de rebaño incluso puede ser transitoria teniendo en cuenta que hay variantes, como Delta, que evaden la respuesta inmune. “La persona podría volver a infectarse aunque, hasta ahora, se está viendo que el curso de la enfermedad, entre la mayoría de los vacunados con dos dosis, es benigno”, remarca Quarleri.

El bioquímico coincide con López en que la vacunación de los adolescentes va a resultar fundamental para la permanencia y el regreso a clases, según el caso. “Si los chicos están vacunados no tengo ninguna duda de que se va a poder sostener la presencialidad, por más que se complique el panorama por Delta”.

Sobre la situación de los menores de 12, Quarleri destaca que, más allá de la aprobación anunciada por Vizzotti, hay que esperar los resultados de fase 3 de Sinopharm en niños. A su vez, también resta aguardar los trabajos de Pfizer, laboratorio que aún no cuenta con datos publicados en relación a este segmento.

“Antes de fin de año seguramente estén estas conclusiones por lo que es probable que Argentina logre avanzar sobre la inmunización de ese grupo”, agrega Quarleri.


ÚLTIMAS NOTICIAS





error: ¡Contenido protegido!