12.3 C
San Nicolás de los Arroyos
lunes, 20 mayo, 2024

Edición N° 4784

Darío Barassi le cumplió el último deseo a su mamá

El conductor compartió un conmovedor posteo con una linda anécdota familiar de su niñez

En medio de la profunda aflicción que aún perdura en su corazón dos meses después del fallecimiento de su madre, Laura, Darío Barassi recurrió a las plataformas digitales para compartir un emotivo mensaje sobre el especial tributo que realizó en memoria de uno de sus seres más amados.

“Mi vieja nació en San Juan. Tierra árida entre marrón y colorada, viento zonda que es caricia cálida, montañas majestuosas y sequedad dura. Más no se puede pedir, es bella mi provincia. Pero uno siempre anhela y busca lo que no tiene. En este caso agua. Y así fue como mi vieja desarrolló una fascinación con el mar”, expresó el conductor de Ahora Caigo en su cuenta personal de Instagram.

“Ella necesitaba el mar. Cada vez que podía huía al mar y la veías disfrutar. Sus bikinis, su sapolan de zanahoria, su pucho, sus lonetas para la arena, sus caminatas, sus pies en el agua. Mi vieja es mar”, agregó.



Y siguió: “Las fotos que comparto son de un verano en La Serena. Cuenta la leyenda, es decir contaba mi vieja, que ese verano me perdieron. ‘¿Dónde caraj… está el gordito?’. Aplausos gritos y nada, yo no aparecía. Raro, con mi cuerpito dorado y generoso. En medio de la intranquilidad de mi familia, a un par de metros se escuchaban otra serie de aplausos y gritos, pero estos más festivos. Mi vieja se acerca, intrigada pero aún preocupada. Lo que vio fue una escena hilarante”.

Además, Barassi subió a la red social varis postales de su niñez en la playa junto a su familia: “La gente, según mi vieja, me estaba aplaudiendo a mí. Parece que, ante la negativa de mi vieja a unas galletas con picadillo, salí a buscar alimentos por mis propios medios. Básicamente bailaba ‘clericó con cola’ y la gente me aplaudía y alimentaba. Y yo iba así carpa por carpa. Mi vieja entre orgullo, gracia y pudor, me ofreció darme finalmente las galletas y volví con ella”.

“Me vine a Cariló un martes, para estar lo más que pueda en silencio. Pero también tenía otro objetivo. Necesitaba despedir a mi vieja en el mar. Su lugar. Era un poco su deseo, ella quería ser mar una vez que terminara esa lucha imposible contra el cáncer. Después por motivos personales, eligió que su destino sea tierra sanjuanina junto a sus padres. Respetamos, compartimos y cumplimos su voluntad. Pero me quedaba este pendiente”, añadió.



Y cerró, a flor de piel: “Inventé un ritual, vieja. Y, de alguna manera, una parte tuya hoy se hizo una con el mar. Estaba solo en la playa, hacía un frío de cag…. En mis auriculares sonaba Queen en tu honor, ‘I was born to love you’. Fue aleatorio el tema, pero parecía dedicado por vos al mar. En fin. Calma. Misión cumplida. Descansa tranquila, viejita… Ya sos mar”.

error: ¡Contenido protegido!