12.8 C
San Nicolás de los Arroyos
miércoles, 22 mayo, 2024

Edición N° 4785

Descubren pirámides como las de Egipto en la Antártida

La Antártida, el continente menos explorado, alberga montañas con formas de pirámides que han generado especulaciones sobre civilizaciones antiguas o intervenciones extraterrestres. Sin embargo, expertos en geología explican que estas estructuras son resultado de procesos naturales como la erosión glaciar. Aunque intrigantes, estas formaciones son ejemplos de la poderosa fuerza transformadora de la naturaleza en todo el mundo

El continente menos explorado del mundo, la Antártida, sigue siendo un enigma en muchos aspectos a pesar de las múltiples bases científicas establecidas en la región. Una noticia que ha desconcertado a la comunidad científica en los últimos años es la presencia de pirámides montañosas naturales que emergen de la capa de hielo que cubre gran parte del continente blanco.

Esta intrigante revelación ha circulado durante años desde que Google Earth proporcionó imágenes satelitales de la Antártida al público en general. La montaña en cuestión, ubicada en las coordenadas 79°58′39.25″S 81°57′32.21″W, en la parte sur de la cordillera Ellsworth, presenta una forma geométrica inusualmente similar a las Grandes Pirámides de Giza en Egipto.

Las especulaciones sobre la causa de esta formación han sido diversas, desde la intervención de civilizaciones antiguas hasta teorías sobre extraterrestres o los Illuminati. Sin embargo, expertos en geología y ciencias de la Tierra han ofrecido una explicación más plausible sobre esta intrigante montaña.



Según Eric Rignot, profesor de ciencias del sistema terrestre en la Universidad de California, y el doctor Mitch Darcy del Centro Alemán de Investigación de Geociencias, la estructura rocosa en cuestión es simplemente una montaña natural moldeada por los elementos a lo largo de millones de años. La combinación de nieve, hielo y viento en la Antártida ha dado forma a esta peculiar estructura, creando la ilusión de una pirámide a primera vista.

Rignot enfatizó que la forma piramidal es el resultado de la convergencia de glaciares, un fenómeno que se puede encontrar en varios lugares del mundo. Desestimando así cualquier idea extraordinaria sobre su origen.

El doctor Mitch Darcy señaló que la montaña en cuestión es un “nunatak”. Es decir, un pico de roca que sobresale por encima de un glaciar o una capa de hielo. La forma piramidal es simplemente una coincidencia natural, probablemente causada por la erosión debido a ciclos de congelación y descongelación.



Este descubrimiento subraya la poderosa fuerza transformadora de la naturaleza y destaca la importancia de comprender los procesos geológicos que dan forma a nuestro mundo. Aunque las pirámides naturales de la Antártida continúan siendo un enigma fascinante. La ciencia nos recuerda que la explicación detrás de ellas es simplemente científica, no misteriosa ni sobrenatural.

error: ¡Contenido protegido!