DESDE HOY RIGE LA PRESENCIALIDAD PLENA EN LAS ESCUELAS DE SAN NICOLÁS

En el marco de la actualización del Plan Jurisdiccional de regreso seguro a las aulas, a partir de hoy los establecimientos educativos en la provincia de Buenos Aires podrán recibir a la totalidad de alumnos si las condiciones edilicias lo permiten. La distancia interpersonal ahora debe ser de 90 centímetros como mínimo. Los establecimientos deben adaptar las nuevas medidas a sus realidades. Algunas escuelas ya comunicaron que las clases con cursos completos se iniciarán el lunes 6.

De la Redacción de EL NORTE
diarioelnorte@diarioelnorte.com.ar

Cada escuela debe adaptar las condiciones edilicias a la nueva normativa. DANIEL DORADO/EL NORTE

La actualización del Plan Jurisdiccional del Regreso Seguro a las Clases Presenciales en contexto de pandemia por COVID-19 que el Gobierno provincial oficializó el lunes pasado establece presencialidad plena en las aulas bonaerenses a partir de la jornada de hoy, e incluye a todos los niveles y modalidades.

La disposición establece que los alumnos y docentes en su totalidad puedan asistir diariamente a los establecimientos educativos. La distancia interpersonal ahora debe ser de 90 centímetros como mínimo. Los establecimientos deben adaptar las nuevas medidas a sus realidades.

El del distanciamiento es el principal cambio que establece la resolución, en consonancia con los avances científicos y las recomendaciones internacionales (tomando como parámetro el rostro de las personas), siempre y cuando las condiciones epidemiológicas del distrito en que se ubica la escuela lo permitan. “En la actualidad, la situación epidemiológica de todos los distritos bonaerenses permiten avanzar hacia estas modalidades”, avisaron desde el Gobierno provincial en el documento con las nuevas disposiciones.

Los pilares que componen la política de cuidado deben ser considerados en su integralidad y contextualizados en cada situación sanitaria. Se trata de las siguientes medidas:

–  el uso correcto de tapaboca nariz o barbijo;

– la ventilación adecuada (en el caso de las escuelas estatales cuentan además los medidores de CO2);

– la máxima distancia social posible dentro del aula con un aforo máximo de una persona por metro cuadrado;

– la distancia social mínima de dos metros entre grupos de distintas secciones en los espacios comunes de la escuela;

– la higiene personal y la limpieza y desinfección de los espacios físicos.

“El objetivo de esta etapa es garantizar la presencialidad cuidada plena de la sección completa en su jornada habitual. Se entiende por jornada habitual, la asistencia a clases durante todos los días en el horario en que el o la estudiante debe asistir ‘normalmente’ a la escuela. Por ejemplo, si hasta ahora una sección que asistía en régimen de jornada completa se dividía en dos grupos que tenían “presencialidad completa” en turnos alternados, bajo el nuevo esquema y siempre que se cumpla con todos los parámetros de cuidado obligatorio, ambos grupos podrán unificarse y asistir en los dos turnos”, expresa el comunicado de actualización del Plan.

Distintas situaciones

La unidad a considerar para la reorganización de la presencialidad cuidada plena es la sección. En este sentido, en un mismo establecimiento pueden coexistir situaciones diferentes de acuerdo con los distintos tamaños (cantidad de estudiantes) de las secciones y de los espacios físicos disponibles. La distancia física mínima entre la o el docente y las y los estudiantes se mantiene en los dos metros.

Para optimizar el uso de los espacios para la realización de las clases, las escuelas podrán evaluar el uso de los patios, salas de usos múltiples, salas de música, comedores o reubicar la matrícula en espacios y/o edificios alternativos en los casos que resulte necesario.

Controles

Los ingresos y egresos de las distintas secciones al establecimiento continuarán siendo escalonados, del mismo modo en que se procurará evitar en la mayor medida posible que distintos grupos compartan el recreo en un mismo espacio.

Sigue siendo obligatorio el uso de barbijo (mascarilla o tapabocanariz) durante toda la jornada escolar dentro y fuera del aula, incluso al aire libre. La excepción son las actividades educativas específicas cuyo protocolo así lo prevea (por ejemplo,  Educación Física). También se continúa con la realización de controles de temperatura. Se controlará también que no haya síntomas visibles de estar cursando un cuadro respiratorio (mocos, tos, etc.) y se debe insistir en que las familias no envíen a las y los estudiantes a la escuela ante la aparición de cualquier síntoma leve.