DETUVIERON AL ESPOSO DE MARCELA MORICONI EN EL CASO DE ESTAFAS REITERADAS

La investigación por Estafas Reiteradas que enfrentan las nicoleñas Marcela Moriconi y Mónica Goyarzú y las mantiene detenidas en la UP3 y en dependencias de la Policía Federal, sumó ayer otra detención.

La Policía Judicial, personal de la Fiscalía del Dr. Julio Tanús y de la Policía Federal, efectuaron siete allanamientos y detuvieron a Walter Fabián Landolfo, esposo de Marcela Moriconi. Se encontraba en el domicilio de su hija, en calle Sarmiento.

Lo acusan de ser partícipe de las estafas, ya que de las escuchas surge que Landolfo pagó, recibió clientes, visitó a otros en sus domicilios y para la fiscalía, es un integrante más del accionar que se investiga.

Uno de los allanamientos fue en la Unidad Penal N° 3 dónde secuestraron un celular iPhone buscado que tenía en su poder Marcela Moriconi y se cree que contendría elementos de valor para la causa.

Las restantes diligencias se concretaron nuevamente en el domicilio de Moriconi, en calle 25 de Mayo, también dónde funcionaba M&M en Nación 390, planta alta; en Brown al 200; en un departamento frente a Plaza Mitre por calle Sarmiento; y en el edificio Catedral donde encontraron un vehículo que estaba siendo buscado: un Peugeot 408 con pedido de secuestro. Se encontraba en la cochera del edificio.
Para los investigadores, en ese vehículo se manejó Landolfo hasta el lunes.

También secuestraron dinero en efectivo, tres computadoras, celulares iPhone y otros elementos de valor decisivo para la causa.

El 20 de agosto se vence el plazo para que el Fiscal solicite la prisión preventiva. Medida que solicitará ante el Juez.

Los primeros allanamientos se basaron en cuatro denuncias de personas damnificadas que manifestaron haberles dado dinero en pesos y dólares a las detenidas, y éstas les prometieron un interés, que en algunos casos, se cumplió un tiempo, y en otros, no se les devolvió hasta el momento la inversión inicial.

En los últimos 20 días se acercaron alrededor de 70 damnificados más a la Comisaría Primera para denunciar el mismo ‘modus operandi’.