DETUVIERON EN FUERTE APACHE AL ACUSADO POR EL FEMICIDIO DE KAREN BUSTAMANTE

Se trata de Rodrigo Rivero, que tenía orden de captura. La víctima fue asesinada a golpes y estrangulamiento.

Rodrigo Rivero, el sospechoso que tenía pedido de captura por el femicidio de Karen Bustamante, la joven asesinada a golpes y por estrangulamiento en Moreno, fue detenido este viernes por la noche en el barrio Ejército de Los Andes, conocido popularmente como “Fuerte Apache”.

Agentes de la Comisaría 6a. de Ciudadela reconocieron a Rivero en la esquina de las calles Riccheri y Necochea del mencionado barrio del noroeste del conurbano bonaerense, y tras un operativo cerrojo lograron su detención.

Además de reconocerlo por las fotos que se habían difundido, el sospechoso presentaba una cicatriz de vieja data en el torso y una lesión reciente en la cara, tal como figuraba en la circular de búsqueda emitida por la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 8 del Departamento Judicial de Moreno-General Rodríguez.

Voceros judiciales y policiales informaron que luego de concretar el arresto del joven, los agentes se comunicaron con el fiscal Gabriel López, a cargo de esa fiscalía y de la causa por el femicidio de Bustamante, de 18 años, quien dispuso que Rivero quedara alojado en la comisaría.

El fiscal López indagará el sábado a Rivero, al que le imputa el delito de “homicidio agravado criminis causa, habiendo sido ejecutado por un hombre, resultando la víctima mujer, mediando violencia de género, y por su comisión por ensañamiento y alevosía”, cuya pena en expectativa es la de prisión perpetua.

Sobre el joven pesaba un pedido de captura “a nivel nacional” desde el jueves, tras lo cual se difundieron fotos de su rostro, y además se habían iniciado las gestiones administrativas de rigor para que haya un ofrecimiento de recompensa para dar con su paradero.

El femicidio de Bustamante ocurrió el lunes pasado cerca de las 5:30 frente a un salón de fiestas deshabitado, ubicado en la calle Rivadavia entre Concejal Rosset y Tucumán, en pleno centro del partido de Moreno.

La clave de la investigación para determinar lo sucedido está en una serie de videos recopilados por los detectives de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) Moreno-General Rodríguez y de la Comisaría 1ra., a través de los cuales se descubrió que la víctima y el asesino se conocían, aunque no se sabe desde cuándo, y que habían pasado toda la noche juntos.

”Vinieron de la zona de Merlo, donde estuvieron en un pool del que los echaron por algún incidente. De ahí se tomaron un colectivo y llegaron al centro de Moreno, donde durante varias horas recorrieron distintos bares y pools”, dijo un investigador judicial.

Según la investigación, cerca de las 5:00 una cámara de seguridad captó una secuencia que les dejó claro a los investigadores que entre ellos hubo algún problema. En las imágenes se ve cómo el hombre se aleja rápidamente y recoge de la calle una piedra o trozo de baldosa desprendido de una vereda que guarda en uno de sus bolsillos, mientras que la mujer lo sigue de atrás a cierta distancia. Luego, toma una botella de vidrio, que más tarde apareció destrozada en la escena del crimen y con la que se cree que mató a la joven. TN