11.7 C
San Nicolás de los Arroyos
jueves, 23 mayo, 2024

Edición N° 4787

Día Mundial de la Cruz Roja: por qué se celebra el 8 de mayo

Es un homenaje al suizo Henri Dunant quien trabajó en misiones humanitarias a mediados del siglo XIX. Desde entonces la organización tuvo un rol fundamental para salvar vidas en todo el mundo. Dunant fue un empresario con marcada vocación solidaria.

Cruz Roja

En todo el mundo cada 8 de mayo se festeja el Día Mundial de la Cruz Roja, la red humanitaria más grande y más antigua del planeta.
Henri Dunant fundó la Cruz Roja el 17 de febrero de 1863. Sin embargo, en su honor, se decidió que el día del nacimiento de Dunant, el 8 de mayo de 1828, en Ginebra, sea considerado como el Día Mundial de la Cruz Roja.
Dunant fue un empresario con marcada vocación solidaria. Desde pequeño, Jean-Jacques Dunant (su padre) y Antoinette Dunant-Colladon (su madre) le inculcaron los valores de la camaradería y la solidaridad.
Con apenas 18 años, Henri fundó en Ginebra la “Asociación del Jueves”, una organización en la que un grupo de jóvenes se reunían para estudiar la Biblia, ayudar a los pobres y también visitar a presos en prisión.

Sin embargo, su vida cambió en 1853. Aquel año, la empresa para la que trabajaba lo envió a un viaje por Argelia, Túnez y Sicilia, en los que además de escribir su primer libro, Relato de la Regencia en Túnez, fundó una compañía de cultivo y comercio del maíz en Argelia.
Al haber problemas con la concesión de las tierras, Henri le pidió al emperador francés Napoleón III que intercediera, por lo que se trasladó a Solferino, en Italia, un pequeño pueblo en donde estaba ubicado todo el ejército del emperador.

Dunant llegó a este pueblo italiano el 24 de junio de 1859, el mismo día en el que se llevó a cabo la batalla de Solferino, un sangriento combate entre el ejército austríaco y el francés que terminó con miles de muertos de los dos lados.
En medio de la desolación, Dunant observó a cerca de 40.000 soldados heridos en medio del campo de batalla en Solferino, por lo que decidió ayudarlos. Bajo el lema “todos somos hermanos”, el suizo organizó hospitales de campaña y le pidió a población local que lo ayudase. Allí se instaló el germen de lo que, poco tiempo después, daría forma al espíritu de la Cruz Roja.

En su regreso a Suiza, Dunant escribió otro libro en el cual detallaba lo que había sucedido en Solferino, y también viajó por Europa buscando que se cree una organización neutral para proporcionar cuidados a los soldados heridos en las diferentes batallas. Así nació la Cruz Roja.

Todo su trabajo no pasó desapercibido en el mundo, a tal punto que el suizo fue elegido como el primer ganador del Premio Nobel de la Paz, en 1901, junto con Frédéric Passy, el político y economista francés.

error: ¡Contenido protegido!