30.9 C
San Nicolás de los Arroyos
jueves, 18 noviembre, 2021

Edición N° 3871

DOS MOVILIZACIONES PARA PEDIR JUSTICIA POR LUCAS GONZÁLEZ

EN BARRACAS Y FLORENCIO VARELA



Familiares, amigos y vecinos de Lucas González, el adolescente de 17 años que fue asesinado de un balazo en la cabeza por uno de los policías de la Ciudad que lo interceptaron cuando se trasladaba con tres amigos en un auto por el barrio porteño de Barracas, realizaron dos movilizaciones para pedir “justicia” por el crimen.

Una de las concentraciones fue convocada en el hospital El Cruce de Florencio Varela donde el joven estuvo internado, y la otra en el barrio de Barracas.



“Personal de la Policía de la Ciudad culpables”, “Justicia por los pibes”, “Que paguen los culpables, tenía toda una vida por delante, justicia por Lucas González” y “Basta de gatillo fácil” fueron algunos de los carteles que esta tarde llevaron los manifestantes.

“Lucas era mi sobrino del corazón, acaba de fallecer, lo único que le pedimos a todos es que respeten la intimidad de la familia porque está destrozada. Le queremos agradecer a todos los que están y lo único que ahora vamos a pedir es justicia por Lucas que va a seguir en los corazones”, dijo a la prensa Emanuel, uno de los tíos del futbolista en la puerta del hospital.



“Lo que quisieron hacer con los nenes, ensuciar a cuatro nenes que venían de jugar a la pelota y terminó en esto, en la muerte de Lucas. Basta Argentina, esto se tiene que acabar”, señaló el hombre, quien añadió: “Le hablo a todos los políticos, no queremos más estas muertes de chicos que iban a entrenar, a jugar a la pelota, y que termina con dos tiros en la cabeza por cuatro policías faloperos”.

Facundo, un joven que concurrió a la movilización en Barracas, frente a la plaza Iriarte, sostuvo que “no debe haber encubrimiento, se tiene que investigar a fondo todas las responsabilidades por eso es importante que todos los vecinos se movilicen para reclamarle al Gobierno de la Ciudad que investigue a fondo y se condene a los culpables”.



“Lucas se levantó, vino a entrenar como todos los días con el sueño de llegar a primera, termina el entrenamiento y se está yendo a la casa con los amigos tranquilos y pasó lo que pasó”, dijo entre lágrimas Camilo, amigo de la víctima.

“Era un pibe muy bueno, muy alegre, es injusto todo lo que está pasando a él y a la familia”, expresó el muchacho, quien desmintió la versión de la Policía sobre que iban armados. (DIB)

ÚLTIMAS NOTICIAS





error: ¡Contenido protegido!