Diario El Norte

Editorial

Hay que volver a hablar de “eso” y trabajar más en la educación sexual

22 Febrero 2018 (02:19)

Facebook Twitter Compartir en Whatsapp

Durante los últimos seis años los casos de sífilis se incrementan año tras año.

 

La mayoría son jóvenes de entre 17 y 30 años, aunque el diagnóstico aparece también en personas de mayor edad. El dato preocupa a las autoridades sanitarias nacionales, pero la tendencia va en aumento a nivel mundial.

 

Su transmisión es por vía sexual, aseguran que el mejor método para prevenirlo es el uso del preservativo en todas las relaciones sexuales.

 

La sífilis es producida por una bacteria llamada (Treponema Pallidum), que se diagnostica a partir de un análisis de sangre y se trata con un antibiótico (la penicilina).

 

Los síntomas aparecen 20 días después de que el virus entre al organismo y ocurren en tres etapas: al comienzo se perciben unas pequeñas llagas en la vagina, pene, ano o boca.

 

Éstas no duelen y desaparecen sin tratamiento luego de 15 días.

 

Seis meses después, puede aparecer una erupción en el cuerpo, acompañado con fiebre y caída del cabello.

 

Finalmente, la bacteria queda en la sangre y con el tiempo puede derivar en demencia, ceguera, parálisis y otras patologías graves.

 

Está comprobado que tanto la sífilis como otras Infecciones de Transmisión Sexual se previenen haciendo uso del preservativo en todas las relaciones sexuales.

 

Pero, en el último tiempo disminuyó significativamente su uso.

 

Datos relevados por AHF Argentina –una organización sin fines de lucro dedicada a la respuesta al VIH/Sida– indican que sólo el 14,5% de las personas utilizan siempre el preservativo, mientras que el 65% lo usa en algunas oportunidades y el 20,5% reconoció no usarlo nunca.

 

Aún es fundamental que desde el gobierno, la comunidad médica y la sociedad civil se refuercen las campañas de concientización, educación y difusión sobre la prevención con el uso del preservativo y la detección precoz mediante los testeos para minimizar los riesgos de transmisión.

 

El  problema se evidencia incluso con mayor claridad en los hospitales bonaerenses, incluido el de nuestra ciudad  donde reconocen estar viendo sífilis tanto en adolescentes de 15 años como hombres de arriba de 70.

 

Asimismo, frente al aumento de la sífilis, se advierte una notable falta de información no sólo entre la comunidad en general sino también entre los médicos del sistema de atención primaria. Por eso es muy común que no se la tenga en cuenta en las consultas clínicas y no se le pida tampoco a las embarazadas los estudios de detección en los controles prenatales en cada trimestre de gestación según las recomendaciones vigentes y previas al egreso de la Maternidad.

 

Sin lugar a dudas hay que volver a las campañas  masivas de prevención y utilización del preservativo, pero y también hacer real la educación sexual integral que  es un derecho de chicos y chicas de todas las escuelas del país, en sus tres niveles: inicial, primaria, secundaria, sean privadas o estatales, confesionales o laicas.

 

Este derecho de niños, niñas y adolescentes (NNyA) que obliga al Estado nacional y a los estados provinciales a garantizar su acceso, se encuentra establecido en la ley nacional 26.150 que, a partir de su sanción en 2006, creó el Programa de Educación Sexual Integral para su implementación.-