18.4 C
San Nicolás de los Arroyos
jueves, 18 abril, 2024

Edición N° 4751

El argumento del Gobierno para despedir a Yasín

Tras la polémica por los salarios del Gabinete, fue removido de su cargo el secretario de Trabajo, Omar Yasín.

Yasín

El presidente Javier Milei sorprendió al anunciar en televisión el despido de Omar Yasín, hasta hoy secretario de Trabajo de su gestión, por el escándalo que generó la suba salarial del 42% en cargos del Poder Ejecutivo.

Si bien hay un argumento legal que respalda el accionar del mandatario, en Casa Rosada admiten que el abogado laboralista estaba bajo la atenta mirada del jefe de Gabinete, Nicolás Posse.

“Lo he despedido por un error que no debió haber sucedido. Lo están notificando en este momento”, sostuvo Milei durante una entrevista que dio a LN+. La justificación formal es que el jefe de Estado le había pedido al funcionario de la cartera de Capital Humano que en la resolución homologatoria del acuerdo salarial de enero aclarara que los incrementos de sueldo no fueran extensivos a los funcionarios del Ejecutivo, y no cumplió con la diligencia.

“A Yasín no le importó lo que pidió el Presidente y no lo hizo”, plantean desde el entorno del libertario al tiempo que señalan que es “el responsable en última instancia” de las repercusiones generadas durante el fin de semana por el aumento de sueldo firmado incluso por el jefe de Estado que debió ser corregido a través del Decreto 235/2024.

En sintonía se mostró el vocero presidencial, Manuel Adorni, que en conferencia de prensa explicó: “En aquel enero, el Presidente dio la orden de que efectivamente esto no vuelva a ocurrir y ocurrió, y considera que el responsable de este error fue el hasta hoy secretario de trabajo”.

“En tal caso, el Secretario de Legal y Ténica [Javier Herrera Bravo] es el que hace las validaciones legales y técnicas que eran correctas. Evidentemente no se le prestó la suficiente atención por parte del Secretario de Trabajo al presidente Milei en cuanto a su orden de no aplicar los aumentos a los funcionarios de alto rango del Poder Ejecutivo Nacional”, argumentó.

Lo cierto es que la Secretaría de Trabajo no cuenta con la potestad para aplicar los aumentos salariales en el Estado sino que homologa las resoluciones adoptadas por la Secretaría de Transformación del Estado, bajo la órbita de la Jefatura de Gabinete.

En esta oportunidad, la negociación paritaria con los sindicatos estatales estuvo a cargo del subsecretario de Transformación del Estado, Armando Guibert, que responde al organigrama que comanda Posse.

La decisión fue establecida por decreto que, a su vez, son revisados previo a ser publicados en el Boletín Oficial por la Secretaría de Legal y Técnica por lo que se esperaba que Javier Herrera Bravo fuera uno de los apuntados, aunque eso fue desestimado por la gestión libertaria.

Al respecto, Vilma Ibarra, la exsecretaria bajo la administración de Alberto Fernández reveló en su cuenta de X que para firmar digitalmente se requiere de un token y contraseña. “Si el Presidente entregó token y contraseña para que alguien firme por él, es responsable. Si el Presidente firmó por sí mismo sin conocer el contenido del decreto, es responsable (ídem los ministros que refrendaron)”, planteó.

Sin importar las responsabilidades, en el Gobierno consideran que la equivocación es solo de Yasín, y detrás de eso está la voluntad del jefe de Gabinete con fuertes -y reiterados- cuestionamientos contra el exdirector del Servicio de Conciliación Laboral Obligatoria (SECLO) de Jorge Triaca y el asesor de Patricia Bullrich en campaña.

Una fuente con oficinas en Balcarce 50 le alertó a la agencia Noticias Argentinas que existían “diferencias de criterios con Posse a la hora de trabajar”, y que el descuido “precipitó todo”, es decir, motorizó la salida del ya apuntando abogado laboralista.

El titular de ministros había dado muestras de sus intenciones luego de que el 6 de enero, instrumentara el desplazamiento del subsecretario de Trabajo, Horacio Pitrau, el número dos de Yasín, por considerarlo responsable de una mala estrategia negociadora ante los sindicatos.

A pesar de la negativa del ministra de Capital Humano, Sandra Pettovello, la caída de Pitrau se dio por la concreción de un encuentro entre la funcionaria y el titular del sindicato de empleados de comercio, Armando Cavalieri, con foto incluida, que fue mal vista por Posse, y el asesor Federico Sturzenegger.

La reunión entre las partes perseguía el objetivo de coordinar la aplicación de las cuotas solidarias, mecanismo de recaudación de los sindicatos, que fue limitado por el DNU 70 que establecía que solo podía cobrarse si había un “consentimiento explícito” de los trabajadores.

La idea del Gobierno por ese entonces era endurecer la postura contra los sindicatos tras el anuncio de paro general y la postal del intercambio no colaboraba, por lo que Horacio Pitrau pagó con su cargo y Yasín fue marcado a fuego.

error: ¡Contenido protegido!