EL BAUTISMO SECRETO DE LA HIJA DE MEGHAN Y HARRY CON “DARDO FAMILIAR” INCLUIDO

ESCÁNDALO REAL

Lilibet Diana Mountbatten-Windsor llegó a este mundo el pasado 4 de junio a las 11:40 am en Santa Barbara, California. Es la segunda hija del príncipe Harry y Meghan Markle y dentro de la línea de sucesión al trono británico ocupa el octavo lugar. Su nombre es en honor a su bisabuela, la reina Isabel II, y a su fallecida abuela, Lady Di.

Ahora, los padres de la niña deben tomar una importante decisión: dónde y cuándo será su bautismo. Un asunto que, al contrario de lo que pasó con el pequeño Archie, tiene más incertidumbres que certezas. Los duques de Sussex tienen que tener en cuenta un montón de detalles para el gran día que, hasta el momento, no tiene fecha exacta. Al menos no se conoce de forma pública.

En el caso caso del primogénito de la pareja, la ceremonia se realizó justo a los dos meses de su llegada al mundo, algo que será imposible de cumplir en el caso de Lilibet porque ese tiempo ya pasó.

Si bien no se sabe aún cuándo será el momento, lo que varios medios ingleses han revelado es que los duques tienen pensado bautizar a su pequeña en Estados Unidos para evitar el revuelo que se generó cuando su otro hijo recibió el santo sacramento. Aquel día, optaron por realizar una celebración privada y estuvieron en el centro de todas las críticas.

Sólo asistieron 25 invitados, entre los que no estaba la monarca británica. Tampoco se difundieron imágenes en directo y las únicas instantáneas que se dieron a conocer fueron las oficiales.

Ahora bien, en las últimas horas el experto en temas de la realeza, Richard Fitzwilliams, dejo trascender que el bautismo de Lilibet tendría un condimento especial. Será secreto e íntimo, al menos más que el de Archie.

“El bautismo será en el estado natal de Meghan (California) y con el secretismo pero sin la controversia que rodeó el bautizo de Archie”, afirmó en declaraciones a la prensa. “Los Sussex fueron enfáticos en que tenían la intención de hacer las cosas a su manera”, agregó en declaraciones al diario The Mirror. Esto quiere decir que ni siquiera la Reina estará invitada, o que harán todo lo posible para que ella no pueda viajar hasta el lugar donde se llevará a cabo. ¿Venganza por sus últimos movimientos?