EL KIRCHNERISTA QUE DESTROZÓ A CFK Y RATIFICÓ QUE “NO TIENEN UN PLAN”

El vicegobernador de Daniel Scioli y uno de los impulsores de la Ley de Medios, Gabriel Mariotto consideró que la expresidente de la Nación conduce una parte importante del Frente de Todos, pero “el dedo no va más en el peronismo. Si dentro del seno de nuestro movimiento subsisten dos o tres pensamientos diferentes, debatámoslos en una interna o PASO, pero basta con el dedo”

Desde que Cristina Fernández de Kirchner se transformó en la líder del peronismo kirchnerista, la toma de decisiones se hizo unipersonal, indiscutida y sólo pensadas e implementadas por ella. “Se venía confundiendo mucho y ahora todos caen. No es Perón”.

Ante esta apreciación, el portal MDZ le pidió un comentario a Gabriel Mariotto, el ex vicegobernador de Daniel Scioli, puesto por Cristina Fernández de Kirchner para “vigilar” al entonces gobernador, sobre quien siempre tuvo sospechas y no lo consideró persona de su confianza.

Mariotto considera que la expresidente de la Nación conduce una parte importante del Frente de Todos, pero “el dedo no va más en el peronismo. Si dentro del seno de nuestro movimiento subsisten dos o tres pensamientos diferentes, debatámoslos en una interna o PASO, pero basta con el dedo”.

“Cristina Fernández de Kirchner eligió sola, y se los comunicó al resto del peronismo y kirchnerismo, su decisión de nombrar a Amado Boudou, Alberto Fernández y Axel Kicillof. Los tres se transformaron en un fracaso político. ¿Cuánta responsabilidad tiene, entonces, en el desenlace de esta crisis provocada por la derrota electoral de todo el peronismo unido?”, continuó explicando Mariotto.

Y agregó: “Cuando ella decidió, un sábado a la mañana, designar a Alberto Fernández, todos los sectores del peronismo lo aceptamos en la urgencia de lograr la unidad para ganarle a Mauricio Macri. Con esa decisión se gambetearon, se demoraron, se taparon algunas decisiones como las reglas de juego con las que se constituyó este frente y fundamentalmente el programa de Gobierno que se iba a ejecutar”.

Siguiendo con su opinión, dijo: “La urgencia nos hizo evitar cuestiones que son centrales y que nacieron en 1945. Esos matices siguieron escondidos y a dos años de Gobierno seguimos con las mismas situaciones no resueltas. No tenemos reglas de juego ni plan. Por eso pedíamos tanto que nos permitieran competir en las PASO. Porque en la campaña interna podíamos exponer qué queríamos sobre la deuda externa, la transformación económica, el manejo de la pandemia y otras tantas cosas. Y luego el que ganaba tenía la obligación de escuchar lo que votaron nuestros compañeros y compañeras”.

“No tenemos reglas de juego ni plan”

Gabriel Mariotto

“Esta crisis, sin embargo, dejó al descubierto un dato distintivo y permanente del kirchnerismo a la hora de conducir el Estado y a la política. Es que no permite que se lleguen a los objetivos por caminos diferentes a los que Cristina elije. Si ella quiere llegar al Obelisco por una avenida, se debe ir por ahí, por más que los hechos y los indicios demuestren que otro camino también te puede dejar, más rápido y con menos incidentes, en el mismo lugar”, añadió.

Y siguió: “Es que la utilización de reglas de juego claras y para todos deben ser pedidas y reclamadas por el conjunto de las fuerzas que componen el Frente de Todos. No sólo los políticos, sino también las organizaciones, los intendentes, gobernadores, los trabajadores… todos”.



“El sometimiento zonzo obedece a un viejo prejuicio que nace con que el peronismo es vertical y sólo obedece lo que manda una conducción. Y fíjate vos que una de las verdades peronistas recata que el gobierno es sólo el que hace lo que el pueblo quiere. Y nosotros vimos que en la Casa Rosada y en el Instituto Patria nadie opina”, resaltó.

“Un consultor y amigo como Pablo Knopoff inmortalizó una frase. La elección se gana o se pierde en el cierre de listas. Lo que vos impongas en esa ocasión es lo que luego reflejará la elección…”, sumó.

Y continuó con su relato sobre el presente del partido y el resultado en las elecciones: “Las batallas se ganan desde el momento que uno las diseña. Que el Frente haya adoptado la lista única fue un gravísimo error. Porque la lista única no significa que haya sido una lista de unidad. Alguien determinó, como en la puerta de un boliche, quién entra o quién no. Eso obtura el debate, banaliza la discusión y provoca que no haya fuego en la participación”.

“Hay renuncias y no renuncias. Hay un supuesto Gabinete. Pero lo que no hay ni queda claro es el para qué ni cuál es el rumbo. De acá a noviembre se debe construir un decálogo de acción política porque sino todo se esconde bajo la palabra de la gobernabilidad, pero los sueños y deseos del pueblo peronista no aparecen. Y que en noviembre, cuando el pueblo vote al Frente de Todos, sepa qué está votando”, pidió Mariotto. MDZ