EL LAPIDARIO INFORME DE LA NACIÓN QUE DA LUGAR A LA INTERVENCIÓN DE LA MUNICIPALIDAD SOBRE LA RUTA 188

Asfalto en malas condiciones, señalización deficiente o inexistente, banquinas inseguras, defensas y contenciones faltantes o mal planteadas; tales son solo algunas de las observaciones recogidas por técnicos de la Junta de Seguridad Vial en el Transporte en el tramo de 4,4 km de la Ruta 188 que se extiende entre la autopista y la avenida Savio, donde en 2020 se registró un total de 52 accidentes viales con un saldo de 48 personas heridas.

El informe del organismo nacional descentralizado del Ministerio de Transporte enumeró una larga lista de deficiencias sobre el tramo urbano del corredor. DANIEL DORADO / EL NORTE

De la Redacción de EL NORTE
diarioelnorte@diarioelnorte.com.ar

A pedido del Gobierno local, la Junta de Seguridad Vial en el Transporte (JST), dependiente del Ministerio de Transporte de la Nación, inició en febrero pasado un meticuloso estudio de las condiciones del tramo de la Ruta 188 contenido entre la Autopista y la Av. Savio. El resultado se dio a conocer recientemente. Se remarcaron gran cantidad y variedad de falencias en el corredor de entorno urbanizado: asfalto en malas condiciones, señalización deficiente o inexistente, banquinas inseguras, defensas y contenciones faltantes o mal planteadas; todo ello en un corredor donde conviven de manera caótica el transporte de cargas, el de pasajeros, automóviles particulares, motos, bicicletas y peatones.   

El organismo también recomendó acciones a ser desarrolladas. De tales lineamientos surgió el proyecto de intervención anunciado esta semana por la Municipalidad de San Nicolás, que incluye reparaciones del pavimento, ensanchamiento de la calzada, instalación de semáforos, señalización y reductores de velocidad y reconversión a led del alumbrado público. Además, el Ejecutivo Municipal logró en el Concejo Deliberante la aprobación del proyecto de ordenanza que quitará de la ruta el 80% del tránsito pesado.  

«Seguridad en el transporte: Análisis de las condiciones de Seguridad vial asociadas a la infraestructura y tránsito» es el título del informe de 56 páginas que la JST envió una semana atrás al intendente Manuel Passaglia, en el marco de un convenio acordado previamente por ambas partes. El informe del organismo nacional pasó a integrar, además, el expediente que contenía el proyecto de ordenanza por el cual el Ejecutivo Municipal proponía quitar el tránsito pesado de ese tramo de 4,4 kilómetros de extensión y de entorno plenamente urbanizado del corredor nacional (el proyecto fue aprobado este jueves en el Concejo Deliberante).

«El objetivo general es evaluar las condiciones de seguridad de la movilidad y tránsito de la Ruta Nacional 188 en el tramo que atraviesa un entorno urbano en San Nicolás, en busca de alternativas para el mejoramiento en la seguridad vial, desde un enfoque proactivo de investigación de riesgos asociados a la infraestructura y tránsito de una ruta, enmarcado a su vez, dentro del enfoque de sistema seguro», se lee en el informe de la JST, un organismo descentralizado, en la órbita del Ministerio de Transporte, creado por la Ley 27.514 en 2019, cuya misión es la de contribuir a la seguridad en el transporte a partir de la investigación de accidentes y la realización de estudios orientados a profundizar la comprensión de diferentes dimensiones que hacen a la seguridad en el transporte.

Datos contextuales

Antes de detallar la serie de observaciones de campo que constituyen su eje central, el informe repasa algunos datos contextuales. Se invoca, por ejemplo, la circunstancia histórica de que San Nicolás atravesó un gran crecimiento a partir de la década del 50, con la radicación de las grandes plantas industriales, que resultaron polos atractores de una población que creció un 50% desde principios hasta mediados de aquel siglo y que solo entre 1947 y 1960 registró un incremento del 70%.

«Esta migración poblacional en corto tiempo provocó un rápido crecimiento urbano, que derivó en el surgimiento de barrios consolidados, y también urbanizaciones por loteos alrededor de las principales vías», repasa el informe.

Es que con el paso del tiempo, la despejada Ruta Nacional pasó a ser una simple cinta asfáltica con características y usos de avenida, rodeada de urbanismo. Sobre sus márgenes se asientan hoy los barrios Santa Rosa, Güemes, 9 de Julio, San Eduardo, Trípoli, Avamba’é, California, Parque Avamba’é, Alma Verde, Virgen de Luján, Savio, Los Pinos y 7 de Septiembre, reuniendo una cantidad estimada de más de 18.000 habitantes, y donde funcionan cinco servicios educativos: los Jardines de Infantes 906 (de barrio 9 de Julio) y 912 (7 de Septiembre); y las Escuelas Primarias 7 (San Eduardo), 19 (7 de Septiembre) y 34 (en barrio 9 de Julio).

Tránsito de todo tipo

El documento incluye también datos numéricos referidos a la densidad del tránsito y a los accidentes registrados a lo largo del último año calendario.

Mediciones realizadas en el lugar, emprendidas en conjunto por técnicos del organismo y personal municipal, sirvieron para determinar un promedio de 14.374 vehículos que diariamente ruedan por el asfalto (deteriorado, según el propio informe) de la 188, por día. Un número más: picos de más de 1500 vehículos por hora en días hábiles.

«Si se analiza la distribución horaria del flujo, se encuentra que esta es similar a la de ciudades con un régimen de horarios corridos, con un pico matutino, otro al mediodía y uno vespertino, en el horario del cese de actividades comerciales e industriales. En este caso particular, se puede destacar un mayor flujo vehicular en horarios vespertinos. Los dos principales picos se dan entre las 12:00 y las 13:00, y sobre todo entre las 18:00 y las 19:00.  En estas dos franjas horarias, se registra también un incremento de la participación de usuarios vulnerables sobre el total», indica el estudio, cuya referencia a “usuarios vulnerables” tiene que ver con la presencia de motos, bicicletas y peatones.

«Si se observa la distribución promedio de los tipos de usuarios en porcentajes, se puede reconocer a simple vista la prevalencia de livianos (73,7% en promedio), y una menor participación del resto de los usuarios, que promedia el 10% para pesados (camiones y ómnibus) y el resto se divide entre usuarios vulnerables. Pese a la mayor proporción de livianos en la circulación, no debe subestimarse la presencia y diversidad de otros tipos de usuarios, que conviven en una calzada de solamente dos carriles (ida y vuelta). Excluyendo el tránsito de livianos, se puede afirmar que casi un 30% del flujo, es decir, unos 4300 usuarios diarios, se compone por pesados y usuarios vulnerables, que deben compartir un solo carril en cada sentido de circulación», señala el informe en un párrafo que parece dar la razón al Municipio en cuanto a la necesidad de reducir la presencia del tránsito pesado en el tramo urbanizado del corredor nacional.

Accidentes 2020

Otro apartado del informe pone el foco sobre la siniestralidad vial del tramo. «En el municipio San Nicolás ocurrieron durante el período 2019-2021 –solo se cuenta con datos acumulados– 2608 siniestros viales que involucran 2885 víctimas. Para la situación específica del tramo de la Ruta Nacional 188, la cifra total de siniestros es de 52», indica el trabajo de la JST.
Se incluye, además, un gráfico que desglosa la naturaleza y las consecuencias de esos 52 accidentes registrados sobre el tramo urbano de la ruta en un año 2020 en que –conviene recordar– la movilidad estuvo drásticamente reducida.
Los 52 siniestros viales involucraron a 97 personas. No hubo vidas que lamentar, aunque sí 48 heridos de diversa gravedad. Del total de 88 vehículos involucrados la proporción de motos es del 60%, autos un 35,3% y vehículos de carga con un 4,7%.
Ahora bien, la participación en cada uno de esos accidentes según tipo de vehículos muestra que en el 80% de esos eventos hubo motos involucradas. Bicicletas y peatones participaron en el 7,7% y el 1,9% de esos accidentes. Motociclistas, ciclistas y peatones son, naturalmente, los más vulnerables: de ahí la relevancia de tales datos.

Las deficiencias

Después llega el extenso apartado dedicado a la enumeración de deficiencias estructurales en la traza cuyo mantenimiento es responsabilidad de Vialidad Nacional. Los ítems consignados corresponden a un trabajo de campo emprendido en febrero por técnico de la JST.

Un primer análisis está abocado al estado de la calzada. «En términos generales se encontró una calzada con pérdida y desgaste de agregados, tramos con descalce por pérdida en la conformación de la banquina de ripio, así como fallas localizadas del tipo de fisuras longitudinales y de piel de cocodrilo, deformaciones del tipo ahuellamiento, desplazamiento de borde y baches; desprendimientos como el descascaramiento y desintegración de bordes», señala el informe, donde también se advierte que «las deformaciones e irregularidades que causan en la superficie de la calzada las fallas antes mencionadas afectan el correcto funcionamiento de la misma, además de afectar la seguridad vial, ya que estas inciden en la fricción y rugosidad del pavimento».

Acerca de la banquina, que es de ripio y tiene una longitud de 3 metros de ancho, el trabajo enfatiza que «en su mayoría ha perdido conformación y desgaste del material, generando descalces y quedando más material fino, que a su vez debido a la acción de las cargas comienzan a desintegrar bordes en algunas partes del tramo».

El señalamiento horizontal también fue fuente de observaciones: «La demarcación horizontal en el tramo relevado necesita mantenimiento, ya que la misma se encuentra en su mayoría despintada o con muy poca visibilidad. Además, se necesita incorporación de líneas transversales como líneas de detención en las intersecciones peatonales, líneas de cruce de peatones en intersecciones (sendas peatonales)», señala el informe, que también remarca que «la mala visibilidad de la línea central y de la carretera en sí misma compone uno de los posibles factores que influyen en los choques frontales».

El informe también invoca deficiencias (y sugiere correcciones) para el señalamiento vertical, las protecciones laterales e incluso en el drenaje y alcantarillado.
Y dos consideraciones más: la primera, a propósito de la seguridad de los peatones; la segunda, de la de los ciclistas. «Con respecto a los peatones, la ruta está desprovista de infraestructura y señalamiento que pueda garantizar su circulación segura, puesto que no hay veredas, sendas peatonales, ni señalamiento vertical y horizontal que advierta al conductor la utilización activa de la ruta por parte de peatones. También se observó que las paradas de los colectivos están sobre las banquinas, no poseen dársenas de frenado, señalización vertical, ni infraestructura para que los peatones puedan ascender o descender de manera segura de los colectivos. Por su parte, los ciclistas hacen un uso frecuente de la vía relevada. Sin embargo, no hay una segregación del tránsito, ni señalización que advierta a los conductores su presencia. Al no haber un carril especial o colectora continua para la circulación de bicicletas, los usuarios hacen uso de la banquina, la cual es de ripio y tiene deficiencias en su conformación y manteamiento, como se señaló anteriormente, dejándolos desprovistos de seguridad».

Las propuestas

Ya en el último tramo del informe, la Junta de Seguridad Vial en el Transporte recomendó al Municipio una serie de intervenciones con el objeto de mejorar la seguridad vial del tramo en cuestión de la 188: trabajos que en líneas generales coinciden con las obras que el propio Gobierno local anunció hacia el inicio de esta semana.
Reparación del pavimento, mantenimiento (o instalación) de la demarcación horizontal y vertical, eliminación de cartelería fuera de norma que genera contaminación visual, mantenimiento y limpieza de cunetas y pastizales, son solo algunas de las intervenciones recomendadas por el organismo descentralizado nacional.
Hay más: «Incorporar a las paradas de colectivos la infraestructura necesaria para el ascenso y descenso seguro de los peatones. Proveer a estas de dársenas que definan bien el área de frenado del colectivo, para separarlas del tránsito directo. Construir veredas para los peatones. Añadir un carril para el uso exclusivo de ciclistas».
En cuanto al tránsito pesado, el informe parece coincidir con el criterio municipal. «Se deben evaluar soluciones que faciliten el tránsito de vehículos de carga pesada hacia o desde el Puerto de San Nicolás de los Arroyos por otro acceso nuevo o existente», recomendó la JST.


El anuncio municipal

Apoyada en el informe de la Junta de Seguridad Vial en el Transporte, la Municipalidad de San Nicolás anunció el martes de esta semana que avanzará en la ejecución de trabajos apuntados hacia la generación de mejores condiciones de seguridad vial sobre la Ruta 188. El proyecto diseñado por el Municipio busca reconstruir el pavimento en toda la trama del corredor nacional que se extiende entre la Autopista y la Rotonda Sur de avenida Savio, ensanchando la arteria hacia las banquinas, colocando semáforos y reductores de velocidad, pintando las sendas peatonales y carriles de circulación, iluminando el corredor con tecnología led y colocando señalética que permita ordenar el tránsito tanto vehicular como peatonal; incluyendo a los ciclistas y motociclistas. “El proyecto pone en valor toda la zona sur, garantizando seguridad y mejorando la calidad de vida de sus vecinos. Este cambio nos va a permitir reducir los accidentes viales, que los peatones tengan cruces más seguros, tener banquinas limpias y ordenadas y un mayor cuidado y duración del pavimento”, señaló el intendente Manuel Passaglia. Desde el Palacio Municipal indicaron que sería inminente el llamado a licitación pública para la adjudicación de los trabajos a realizar.