9.5 C
San Nicolás de los Arroyos
domingo, 21 julio, 2024

Edición N° 4843

Ministerio Público Fiscal: “La mayoría de los vehículos retenidos no pertenece a nuestro Departamento Judicial”

SOBRE LOS AUTOS SECUESTRADOS EN LA DDI Y COMISARÍAS

Días atrás, EL NORTE daba cuenta de la veintena de autos secuestrados por distintas causas que colmaron las cuadras correspondientes a la DDI y la Comisaría Primera. Un dolor de cabeza para los vecinos. Ante esto, desde el Ministerio Público Fiscal aseguraron “no tener depósito, ni competencia para crearlo”, y le pasaron la pelota a la Policía.

Sobre calle Del Pozo, en zona norte, se emplaza el depósito judicial. Postal de un sistema que convive con la posibilidad de colapso. FOTO: IARA CERASI/EL NORTE

De la redacción de EL NORTE
redacció[email protected]

La semana pasada -más precisamente el viernes- una pseudo concesionaria de autos se apreciaba en las puertas de la DDI. Sin embargo, en vez de modelos “cero kilómetros” se exponen vehículos con fajas de secuestros. Esta ocupación de calle Alem, entre Garibaldi y Ameghino, genera un constante malestar para los vecinos, teniendo en cuenta el tránsito frecuente de ese sector.

Todos estos rodados han sido objeto de secuestro judicial por formar parte de alguna causa penal, o incautados por personal policial en otros operativos. Por ejemplo, un auto hallado en una requisa con numeración adulterada. Más precisamente, el sistema establece que los vehículos secuestrados con orden judicial deben quedar en custodia de la fuerza policial hasta tanto se resuelva su destino: la devolución al propietario, el remate o la compactación. Pero para que ello suceda es preciso que la causa por la que el móvil fue secuestrado tenga sentencia firme.

Palabra judicial

Con este panorama, EL NORTE intentó develar dónde recae la responsabilidad de esta imagen poco agradable en el centro nicoleño. Ante dicha situación, desde el Ministerio Público Fiscal (MPF) aseveraron que la disposición de los vehículos secuestrados queda por fuera de sus facultades. “La responsabilidad no es nuestra, no tienen nada que ver con nosotros esos autos. De todas maneras, la mayoría de los vehículos retenidos no pertenece a nuestro Departamento Judicial”, afirmaron.



“Ordenamos el secuestro, pero no disponemos dónde va”, subrayaron desde el MPF sobre el destino de los rodados incautados. En esa misma línea, recalcaron que el aparcamiento y custodia de estos vehículos es decisión de las fuerzas policiales. “Los que derivan el lugar dónde van los autos son ellos (por la Policía)”, aseveraron desde el organismo judicial. Cabe resaltar que dentro de los procedimientos, las autoridades policíacas pueden “poner en disposición” del Ministerio Fiscal un automóvil secuestrado pero manteniendo su facultad sobre el emplazado final, según fuentes judiciales consultadas.

Para sumar más complicaciones a esta problemática sin aparente solución, fuentes jurídicas destacaron que gran parte de los rodados estacionados frente a la DDI y la Comisaría Primera pertenecen a casos que exceden la frontera del Departamento Judicial San Nicolás.

Único consenso

Si bien el MPF señaló que la potestad refiere a la Policía, existe un punto de encuentro entre ambas partes: no hay lugar físico para su destino. “No hay lugar para nada más”, contestan al momento de indagar en las razones de por qué no son trasladados al predio ubicado sobre calle Del Pozo, detrás del viejo frigorífico. Actualmente esa locación es una clara muestra del abandono con pastos altos y grandes cantidades de tierra en montículos.

“No tenemos lugar donde ponerlos, no hay ningún predio. Tampoco tenemos competencia para poder gestionarlo”, comentaron desde el MPF sobre lo plasmado. Inclusive desde el cuerpo fiscal aseguraron que intentaron cursar un petitorio para acceder a un terreno propio, una iniciativa que no prosperó.



Sobre todo lo planteado se le debe agregar el largo tiempo que muchos de los automóviles pueden pasar en el casco céntrico. Algunos hasta meses, por ejemplo la camioneta Volkswagen Amarok con la que Jeremías Ramírez colisionó al Ford Fiesta que conducía Miguel Arroyo permaneció durante ocho meses estacionado frente a la Comisaría Primera. Luego el juez determinó que sea restituida a su propietario.

Por esto, además del largo plazo que permanecen allí abandonados se le suma una dinámica casi automatizada y fastidiosa. Apenas se libera un “hueco” en el lote de zona norte, uno de los autos dispuesto en las cuadras de los destacamentos es trasladado al mismo. Por ende, este último es reemplazado por un nuevo secuestro.

error: ¡Contenido protegido!