26.1 C
San Nicolás de los Arroyos
sábado, 1 octubre, 2022

Edición N° 4188

EL NICOLEÑO GASTÓN BEVACQUA SE MUDÓ A EL SALVADOR DONDE CUMPLE SUS SUEÑOS COMO PRODUCTOR AUDIOVISUAL

ENTRE FILMAR Y HACER SURF

Le llegó una propuesta ambiciosa por parte de Gravedad Zero, un medio que se dedica a los deportes extremos. Gastón Bevacqua estaba en Chapadmalal filmando a surfistas cuando le preguntan si quiere ir a filmar el mundial de surf que se desarrollaba en El Salvador y que era la puerta para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Así fue como en el 2021, el nicoleño se mudó a dicho país y hoy continúa con su trabajo para un hotel del lugar.

El nicoleño Gastón Bevacqua vive un sueño en El Salvador. Imagen: gentileza del entrevistado.

De la Redacción de El Norte
redaccion@diarioelnorte.com.ar



Los nicoleños continúan dando de qué hablar afuera del país. Gastón Bevacqua dio un giro inesperado en su vida el año pasado, cuando fue llamado por el medio de deportes extremos Gravedad Zero para ir a cubrir a El Salvador el mundial de surf, que además era la competencia que definía los participantes para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.
Ahí comienza la travesía de éste nicoleño que siempre apostó por las realizaciones audiovisuales. Trabajó en nuestra ciudad y en Buenos Aires, aunque siempre estuvo muy ligado al surf, por lo que también hacía muchos trabajos freelance al respecto. Aunque nunca pensó que hoy podría estar viviendo de eso y vive un sueño en El Zonte, un pueblo de El Salvador que está pegado al mar.

“Yo estaba en Chapadmalal filmando y dando clases de surf. Cuando llegó el frío el año pasado, la verdad que todo se puso muy áspero porque no había trabajo. De la nada, Gravedad Zero me llamó para mandarme a El Salvador a filmar el mundial de surf, que era como el pre olímpico para Tokio 2020. Ese deporte era la primera vez que iba a ser olímpico y por eso era importante cubrirlo”, manifestó Bevacqua.

De inmediato, añadió que “el que me contrató me dijo que solo tenían presupuesto para el pasaje de ida y que tenía que viajar en tres días. Acepté sin dudarlo, empaqué lo que pude y encaré para allá. Lamentablemente, me agarró Covid y no pude cubrir el evento. Fue un garrón pero ahí se me abrió la puerta para seguir trabajando allá”.

A pesar de la dificultad, Gravedad Zero siguió confiando en Bevacqua y lo enviaron al hotel Puro Surf, que está ubicado en la playa de El Zonte. “Cuando llegué al hotel, tuve que entrevistar al director que también es surfista. Tuve que filmarlo surfeando, en el hotel, hablando y cuando terminamos me pidió que le muestre los crudos. Los miró y me preguntó si tenía planes de quedarme porque quería que trabaje para ellos. Una locura total pensé en ese momento, pero acepté sin dudarlo”, detalló el nicoleño.

El día a día

Sin darse cuenta, Gastón Bevacqua se encontraba de la nada cumpliendo un sueño. Según contó a este medio, lo que hace es filmar a los alumnos que van a tomar clases a ese hotel para que después puedan corregir sus posturas o lo que hagan mal, además de hacer otros tipos de contenido audiovisual para Gravedad Zero que tiene de cliente al Gobierno de El Salvador.
“Es un pueblo muy chico, donde lo más importante que tiene es el surf. Mi día a día es estar en el agua y la verdad que la pasó bárbaro. Todos se levantan temprano; tipo 5:30 ya están en el mar porque encima la temperatura es muy cálida. Después sigo haciendo reels o lo que me pidan desde el hotel y luego continúo filmando para Surf City, que es lo que me encargan desde el Gobierno de parte de Gravedad Zero que sería con quienes trabajo”, explicó el nicoleño.

Adaptarse

Siempre parece difícil poner en palabras las distintas adversidades que deben atravesar los nicoleños que tienen las oportunidades de irse del país y triunfar en otros lados del mundo. Es así también para Gastón Bevacqua, quien aseveró que “no te voy a mentir, no es fácil estar tan lejos de la familia y amigos. Más aún porque iba a hacer diez días de trabajo, me tuve que ir rapidísimo y ya pasó un año desde que estoy acá”.
“Pero debo admitir que estoy en un lugar hermoso. Las personas son muy amables, conozco turistas nuevos todos los días con quienes puedo entablar diálogos interesantes, me ayudan a perfeccionar el inglés; las amistades que hice aquí me aligeraron la adaptación, sin dudas en ese sentido no me puedo quejar”, añadió.

Para cerrar, Gastón Bevacqua quiso destacar las oportunidades que tuvo para poder llegar hasta donde está hoy. El apoyo de la familia, el conseguir muchos eventos para cubrir para que su trabajo se potencie, las iniciativas de constituir su propia productora con la cual poder manejarse y vivir del freelance.
“Lo que estoy haciendo no hubiese sido posible sin haber podido trabajar en San Nicolás. En Buenos Aires fue imposible, porque la realidad es que sin contactos mucho no se consigue, el rubro es amplio y cuesta el día a día. Pero mi ciudad me dio todo, principalmente bodas, graduaciones y ese tipo de eventos”, finalizó el nicoleño que hoy está cumpliendo sus sueños en El Salvador.



ÚLTIMAS NOTICIAS





error: ¡Contenido protegido!