24.5 C
San Nicolás de los Arroyos
viernes, 23 febrero, 2024

Edición N° 4697

El papa Francisco denuncia la “hipocresía” de quienes critican las bendiciones LGBTQ+

El Sumo Pontífice dijo que “nadie se escandaliza” si da su bendición “a un hombre de negocios que explota a la gente”, pero sí lo hace si se la da a un homosexual.

El papa Francisco dijo que ve “hipocresía” en las críticas a su decisión de permitir a los sacerdotes bendecir a parejas del mismo sexo, posiblemente su defensa más enérgica de la medida.

Las bendiciones LGBTQ+ fueron autorizadas en diciembre de 2023 por un documento del Vaticano llamado Fiducia Supplicans (Confianza suplicante), pero que se ha encontrado con una resistencia significativa en la Iglesia católica, en particular de los obispos africanos.

“Nadie se escandaliza si doy mi bendición a un hombre de negocios que explota a la gente, lo cual es un pecado muy grave. Pero se escandalizan si se las doy a un homosexual”, declaró Francisco a la revista católica italiana Credere.

“Esto es hipocresía”, dijo. Credere publicó extractos de la entrevista el miércoles, un día antes de su publicación.

¿Quién soy yo para juzgar?

Francisco, que al principio de su pontificado pronunció la famosa frase “¿Quién soy yo para juzgar?” cuando se le preguntó sobre la homosexualidad, hizo de la promoción de una Iglesia católica más acogedora y menos crítica una de sus misiones.

Los conservadores dicen que esto puede socavar las enseñanzas morales de la Iglesia.

Francisco defendió la Fiducia Supplicans en varias ocasiones, pero ha reconocido la resistencia en su contra, diciendo, por ejemplo, que las bendiciones no equivalen a la aprobación formal de la Iglesia para las uniones del mismo sexo.

“Cuando una pareja se presenta espontáneamente para pedirlas, no se bendice la unión, sino simplemente a las personas que juntas la han solicitado. No la unión, sino las personas”, dijo el 26 de enero.

La Iglesia católica enseña que el sexo gay es pecaminoso y desordenado y que las personas con atracción hacia el mismo sexo, que no se consideran pecaminosas, deben intentar ser castas.

En otra entrevista publicada la semana pasada, Francisco dijo que esperaba que los críticos de las bendiciones LGBTQ+ acabaran comprendiéndolas, pero que los africanos eran un “caso especial” en su oposición a la homosexualidad.

Los obispos de África rechazaron de hecho la Fiducia Supplicans. En algunos países africanos, la homosexualidad está severamente castigada, con penas de prisión o incluso de muerte.



ÚLTIMAS NOTICIAS

error: ¡Contenido protegido!