20 C
San Nicolás de los Arroyos
martes, 24 mayo, 2022

Edición N° 4057

“EL PASO DE PANDEMIA A ENDEMIA NO SE DA DE UN DÍA PARA EL OTRO”

ENTREVISTA A CARLA VIZZOTTI

En medio de la tercera ola de coronavirus, Vizzotti hizo un balance de lo logrado desde la cartera y planteo los desafíos del sistema de salud en una charla exclusiva con Télam: “Argentina es un país federal, con un sistema de salud muy fragmentado y la pandemia hizo que nos uniéramos como nunca lo hubiéramos hecho si no habría sucedido”.



La transición de la pandemia por coronavirus a una endemia, es decir a una enfermedad que afecte a regiones con estacionalidad, “es un proceso ” y “las modificaciones de la gestión de los casos y los aislamientos” -que se están dando en Argentina y en el mundo- “son pasitos” en ese sentido, aseguró la ministra de Salud, Carla Vizzotti, quien también describió los desafíos de una cartera clave.

En medio de la tercera ola que atraviesa el país impulsada por la variante Ómicron, que hasta el momento no está produciendo un incremento de hospitalizaciones y muertes proporcional al aumento abrupto de casos, Vizzotti recibió en exclusiva a Télam y mantuvo una larga charla en la que el balance, pero sobre todo los desafíos, fueron el eje central del diálogo.

“Argentina es un país federal, con un sistema de salud muy fragmentado y la pandemia hizo que nos uniéramos como nunca lo hubiéramos hecho si no habría sucedido: el sector público, las obras sociales, el sector privado, las universidades, las obras sociales de provincias, las 24 jurisdicciones del país con la nación, todas las instituciones del Estado trabajamos juntos”, puntualizó.



La entrevista

Luego de supervisar en Tortuguitas el depósito desde donde se distribuirán botiquines del programa Remediar, Vizzotti recibió a Télam en un amplio salón contiguo a su despacho, en el segundo piso del Ministerio de Salud, como parte de la serie de entrevistas con integrantes del Gabinete Nacional que publica la agencia para trazar un diagnóstico de gestión y fijar las prioridades para el 2022.

– Con el “diario del lunes”, ¿Cuál es el balance que hacen de la gestión sanitaria de la pandemia?

– Carla Vizzotti: Lo primero que hay que entender es que todavía no es lunes para la pandemia. Cuando tengamos un tiempo de endemia vamos a tener una perspectiva más clara de lo que vivimos en el mundo y en Argentina en estos dos años.



La aparición de este virus requirió que cambiáramos todo lo que veníamos haciendo en el mundo, en Latinoamérica -donde tuvo un impacto mucho más alto por las particularidades y las desigualdades que hay-, y en nuestro país donde había una situación económica y sanitaria muy compleja.

Argentina es un país federal, con un sistema de salud muy fragmentado y la pandemia hizo que nos uniéramos como nunca lo hubiéramos hecho si no habría sucedido: el sector público, las obras sociales, el sector privado, las universidades, las obras sociales de provincias, las 24 jurisdicciones del país con la nación, todas las instituciones del Estado trabajamos juntos.

Se ha priorizado la salud, con limitaciones, pero con esa mirada de tratar de que el impacto económico sea el menor posible y cuidando la salud.



Las medidas que se tomaron al comienzo de aislamiento social, preventivo y obligatorio para fortalecer el sistema de salud fueron fundamentales, sino no hubiéramos podido dar respuesta en la primera ola pero sobre todo en la segunda.

Refuerzo

Aplicar las dosis de refuerzo y vacunar a los menores de 18 años son los objetivos de este verano para llegar a marzo “con la mayor protección posible” contra el coronavirus, aseguró a Télam la ministra de Salud, Carla Vizzotti, quien sostuvo que los autotest tienen un “rol complementario” importante en este momento de la pandemia en Argentina.

“Necesitamos en enero y febrero aplicar los refuerzos, que inicien o completen esquemas quienes no lo hicieron y avanzar con la vacunación en menores de 18 años para que marzo nos encuentre con el inicio de clases y del otoño con la mayor protección posible para poder enfrentar lo que, esperemos, sea la última etapa de la pandemia”, indicó Vizzotti.



En diálogo exclusivo con la agencia, la ministra calificó la campaña de vacunación como “la fortaleza más grande” de la gestión sanitaria de la pandemia, y recordó que Argentina ya cuenta con el 85% de la población vacunada con una dosis y el 74% con dos dosis.

“Tenemos 102 millones de dosis, las provincias tienen stock y también hay stock a nivel central, y faltan recibir 37 millones de dosis todavía”, describió e informó que en “las últimas ocho semanas 820 mil personas mayores de 18 años iniciaron sus esquemas”.

Respecto de la reciente aprobación de los autotest por parte de ANMAT, Vizzotti indicó que “hay que cambiar la mirada respecto de las olas anteriores”.



“El año pasado con el consenso de ministras y ministros, con nuestra mirada en relación a la importancia de poder controlar y gestionar cada caso y los contactos estrechos para que hagan el aislamiento se decidió no avanzar con la autorización en farmacias”, indicó.

Y continuó: “En este momento de la pandemia en Argentina, con esta dinámica, así como estamos reevaluando constantemente el aislamiento de los vacunados, la transmisibilidad, el número de asintomáticos, los casos leves, estamos repensando todo el tiempo las recomendaciones y desde ese punto de vista aumentar la oferta de las posibilidades de testeo era importante”.

La funcionaria indicó que los test aprobados, “no sólo sirven para una persona que decida ir a comprar a la farmacia -en cuyo caso también está garantizada la trazabilidad a partir del reporte que el usuario realice a la farmacia del resultado-, sino que también es útil para el sector privado, por ejemplo para que las industrias lo puedan hacer periódicamente como una forma de prevención, en la provincias para gestionar los casos o incluso en los efectores de salud para minimizar los riesgos”.



“Son roles complementarios al testeo en una situación completamente diferente a las olas anteriores y con un número de casos que llega a los 130 mil por día lo que hace que la trazabilidad ya esté impactada, no sólo en Argentina sino en el mundo”, concluyó.

– También hubo algunas medidas de restricciones en la segunda ola…

Sí, en la segunda ola las medidas que se tomaron fueron mucho más específicas y breves en medio de una tensión en el sistema sanitario que fue sostenida por mucho tiempo en el que también hubo riesgo de no poder dar respuesta. Con las medidas los casos fueron bajando.

La fortaleza más grande es la extraordinaria campaña de vacunación en lo que significó el acceso a las vacunas -con la dificultad mundial que ha habido para esto-, la articulación con las provincias, el enorme esfuerzo que se hizo en cada área con la llegada de las dosis, la logística, el trabajo con Aerolíneas, aduana, AFIP, operadores logísticos, y después el mismo proceso en cada provincia hasta que llega al vacunatorio.



Es muy difícil transmitir la complejidad de todas las gestiones que se hicieron en la pandemia desde traer equipos de protección personal hasta la vacunación.

Por supuesto que hemos tenido limitaciones en el recurso humano, en poder asegurar el aislamiento porque las necesidades económicas hicieron que muchas personas tuvieran que salir a trabajar sin poder aislarse.

El impacto de la pandemia, y las medidas que tuvieron que tomarse por ella, ha sido muy grande en lo social, económico, emocional y sanitario.



–  ¿Cuáles son los desafíos en términos de sanitarios?

Los dividiría en dos: los primeros son los que causó la pandemia hacia adelante. Aquí lo que tenemos es que, por un sistema de salud que tuvo que responder frente a una situación extraordinaria y por la población que por temor decidió no acercarse a los centros de salud, se han postergado consultas en relación a varias patologías; esto es lo que estamos denominando ‘patologías retenidas’ y lo estamos tratando de recuperar ahora con una situación epidemiológica más favorable.

Se están tratando de retomar las cirugías programadas, los controles de enfermedades crónicas, etc. Para darse una idea los screening (estudios para la detección) de cáncer de cuello de útero y de mamá bajaron un 60%; los de colon descendieron un 50%; pero también la vacunación en niñas, niños y adolescentes, incluso en adultos, bajó entre 5 y 10 puntos.



También el abordaje del tema de salud mental, que teníamos ya como desafío antes de la pandemia, poder implementar la Ley, ir hacia un paradigma más comunitario con una mirada más empática y despatologizadora, menos centrada en las instituciones; todo ese objetivo se vio interrumpido con la pandemia.

Pero además de lo pendiente, está el impacto en la salud mental que generó la pandemia, que no es solo lo individual como el miedo personal o la angustia por la enfermedad, por la pérdida de un ser querido, sino que a nivel de la sociedad, como generaciones que atravesamos la pandemia, hay un impacto que habrá que trabajar.

ÚLTIMAS NOTICIAS





error: ¡Contenido protegido!