24.5 C
San Nicolás de los Arroyos
sábado, 13 agosto, 2022

Edición N° 4139

EL RELATO DE LOS POLICÍAS QUE SALVARON LA VIDA DE LA BEBA

Laura Pagani y Diego Carrizo protagonizaron un heroico rescate tras salvarle la vida a una beba de 15 meses que se estaba ahogando. Luego del episodio, los efectivos dialogaron sobre el hecho: “Por dentro decía ‘hay que salvarla, no se puede ir’. Fue un momento que no voy a olvidar en la vida”.



Los efectivos policiales Laura Pagani y Diego Carrizo protagonizaron un heroico rescate tras salvarle la vida a una beba de 15 meses que se estaba ahogando. En tan solo 93 segundos le realizaron RCP (resucitación cardio pulmonar) y la reacción fue inmediata.

El hecho ocurrió en Bella Vista, Buenos Aires, y trascendió en la tarde del martes por las redes sociales. En los videos se ve como dos efectivos circulaban en un móvil por la vía pública, hasta que observan la desesperación de una mujer que pide ayuda porque su hija no reaccionaba.

Los uniformados se frenaron y la agente le gritó a su compañero “se está ahogando la criatura, dale”. Rápidamente se bajaron, el policía tomó a la menor en sus brazos y volvió a la camioneta con ella, donde también se subieron la efectivo  y la madre de la niña.



“Escuchamos gritos y la reacción siempre es frenar y ver qué pasa”, contaron los policías a TN. En ese instante, vieron a una mujer con su beba en brazos que había convulsionado, estaba desmayada y casi no respiraba.

“Él bajó del móvil, que encima seguía andando. Clavé el freno de mano y lo veo que viene corriendo con la nena. Le realizamos RCP, él avisó por radio que se abra un cordón sanitario y que estén atentos en el hospital para que sea asistida. En la trayectoria tratamos de reanimarla y de hacer todo lo posible”, relató Pagani.

El hombre comenzó a acelerar por las calles y por su radio describía la situación y solicitaba que le abrieran las puertas del hospital Larcade. Mientras, la policía ya le hacía RCP a la víctima al pedido de “dale amor, por favor”.



Laura Pagani explicó que más allá del profesionalismo “es un acto humano”. “Me olvidé que era policía. Le pedía por favor a Dios porque tenía que hacerlo. Me puse en los zapatos de la madre aunque no soy madre. Fue un momento inexplicable”.

“Cuando vimos el video nos largamos a llorar. Fueron 2 minutos eternos. Acá el compañero manejó como nunca. Saber que la nena estaba estable y que respiraba”, dijo Laura. “Por dentro decía ‘hay que salvarla, no se puede ir’. Hasta que la vi que abría los ojos y tomaba color. Fue un momento que no voy a olvidar en la vida”.

Luego de dejar a la niña en el hospital, se quedaron tranquilos. Laura se acercó a la madre y se abrazaron. “Le agradecí a la madre por haber confiado en nosotros porque nos la entregó. Cuando vi a la nena sentada en la camilla también la abracé y la besé”.



ÚLTIMAS NOTICIAS





error: ¡Contenido protegido!