7.9 C
San Nicolás de los Arroyos
domingo, 3 octubre, 2021

Edición N° 3825

EN SAN NICOLÁS, MÁS DE 20 MIL PERSONAS ACUDEN A COMEDORES BARRIALES

La situación económica y social en el país es crítica. Así quedó demostrado con los números que arrojó el Indec en el informe del primer semestre de 2021. EL NORTE realizó una investigación en la que se ve reflejado el déficit en la posibilidad de alimentarse que existe en la ciudad. Se estima que son 21.160 los nicoleños que acuden a merenderos y comedores barriales para acceder un plato de comida diario.

El hambre azota a la ciudad y hay más de 20.000 nicoleños que dependen de un comedor. EL NORTE

Guillermo Puliti
diarioelnorte@diarioelnorte.com.ar



Es crítica la situación que atraviesa hoy el país en materia de alimentación, y nuestra ciudad no está exenta de esa realidad. El jueves se conoció el informe del Indec sobre «Incidencia de la pobreza e Indigencia» del primer semestre del 2021, donde detalla que el aglomerado San Nicolás-Villa Constitución tiene una pobreza del 47,1%.

El dato es elocuente y abre el camino a tener una noción de las dificultades del sector vulnerable para acceder a la alimentación diaria. En ese escenario, los merenderos y comedores barriales juegan un papel fundamental para garantizar un plato de comida a quienes por sus propios medios no pueden satisfacer esa necesidad básica.

EL NORTE recorrió cada barrio donde hay mínimamente un comedor/merendero. El relevamiento realizado arroja un total de al menos 21.160 nicoleños que asisten a los mismos, es decir el 13,65% de la población local.

Sin embargo, la cantidad de vecinos que dependen de estos lugares varía constantemente, ya que se suman todos los días nuevas personas a retirar las viandas. Además, en la mayoría de los comedores suelen asistir las mismas familias que van a otro. Es común ver que un puñado de éstos vaya de barrio en barrio para asegurarse la alimentación.

Los merenderos o comedores no tienen la posibilidad de funcionar todos los días, mucho menos con la gran demanda de alimentos que hay hoy en la ciudad. Suele verse, también, que hay más de uno de estos lugares por barrio, lo que ayuda a que, quienes lo necesitan, puedan tener la panza llena casi toda la semana.



El trabajo en conjunto de los mismos es muy importante, ya que la mayoría trabaja de dos a tres días a la semana. Por lo tanto, si el merendero “A” da de comer los lunes, miércoles y viernes, el merendero “B” puede hacerlo martes y jueves, e incluso sábado si las donaciones acompañan. Esto da lugar a que miles de nicoleños se vayan a dormir con la panza menos vacía.

Necesidades

La alimentación no es la única carencia entre las personas más vulnerables. Muchos están viviendo en condiciones indignas, con casas formadas por chapas y sin servicios. Las adversidades son mayores cuando persiste la falta de trabajo y oportunidades. Aquí también juegan un rol fundamental los merenderos o comedores, ya que muchos han puesto en marcha campañas para renovar esas viviendas y brindar un apoyo mayor.

Si vamos a algunos ejemplos, EL NORTE dialogó con Marisol, madre de siete niños y que se moviliza de barrio en barrio en busca de un plato de comida para sus pequeños. “Mi marido no tiene trabajo y solo hace changas de vez en cuando. Vivimos los nueve en una casilla que pudimos hacer con ayuda de mucha gente. Por lo general vamos a varios comedores porque nos cuesta mucho llegar a comprar alimentos por nuestra cuenta”, manifestó.

Este tipo de circunstancias es la que atraviesan la mayoría de los vecinos que dependen de estos merenderos o comedores. La similitud de las condiciones da cuenta de la falta de opciones que le quedan a este gran número de nicoleños que atraviesan grandes problemas socioeconómicos.



Los merenderos

Si bien la cantidad de merenderos casi supera la de los barrios nicoleños, hay algunos que reflejan que existe una disparidad en la necesidad de cada una de las zonas. En la recorrida de este diario, podemos poner como principales ejemplos a tres merenderos que tienen a cargo grandes números de familias.

Uno de ellos es «Jóvenes Valientes», que pasó de tener 121 familias y estar en un barrio, a extenderse a uno más y darle de comer a 300 familias promedio. El responsable del mismo, Luis Madera, contó a EL NORTE que “en lo que va del año, tuvimos que extendernos porque se acercaban muchos nicoleños de otros lados hasta aquí solo para buscar un plato de comida los jueves y viernes”.

Su merendero/comedor está originalmente en barrio Astul Urquiaga, pero ahora también abarca Virgen de Luján. “Cuando vimos la necesidad que tiene San Nicolás, tocamos más puertas para conseguir los alimentos suficientes para darles a las 1700 personas que asisten a nuestro merendero. Pero cada día se hace más cuesta arriba, se va sumando gente y a veces tenemos que pedirles que vengan al otro día y poner de nuestro bolsillo para darles un plato de comida. Inclusive nos están llamando de algunos barrios de zona norte porque tenemos nicoleños de barrio San Jorge que vienen hasta aquí”, añadió Madera.

Por otro lado, están los 30 merenderos de Movimiento Evita, los cuales tienen a su cargo cerca de 60 familias por comedor. Se encuentran distribuidos en las tres zonas más frágiles de San Nicolás: norte, sur y oeste. La responsable de los mismos, Cristina, aseguró a este diario que “desde la llegada de la pandemia estamos repartiendo 18.000 viandas entre todos los lugares, y siempre vemos caras nuevas”.



Otro ejemplo claro de la noble tarea que es alimentar familias enteras es el comedor «Refugio de Amor», ubicado en barrio San Martín. Son alrededor de 100 las familias que asisten a ese lugar. Liliana Vivas es la responsable y, al igual que los otros, los números se acrecentaron con la pandemia.

Hay muchos comedores en la ciudad, algunos con más y otros con menos nicoleños a cargo, pero al fin y al cabo todo se reduce a una palabra: hambre. No es casualidad que esto impacte directamente tras la falta de trabajo y oportunidades. Irse a dormir con la panza vacía es inhumano y por eso siguen apareciendo merenderos, aunque sería un sueño que los héroes solo lleven capa y no que den de comer a nicoleños hambrientos.


ÚLTIMAS NOTICIAS





error: ¡Contenido protegido!