16.1 C
San Nicolás de los Arroyos
martes, 26 septiembre, 2023

Edición N° 4547

En un México “machista” escenario para primera mujer presidenta está listo

Cuando las aspirantes a la presidencia de México Claudia Sheinbaum y Xóchitl Gálvez entraron en política a principios del milenio, más de cuatro de cada cinco senadores del país eran hombres. Hoy, la mayoría son mujeres.



El ascenso de Sheinbaum, nombrada el miércoles candidata del partido gobernante para las elecciones presidenciales del próximo año, y de Gálvez, principal aspirante de la oposición, es la culminación de un rápido proceso de inclusión femenina en la política desde el año 2000.

“Es extraordinario en un país patriarcal”, dijo Josefina Vázquez Mota, quien hizo historia en 2012 como la primera mujer candidata a la presidencia por uno de los principales partidos políticos de México.

“Estoy segura que esto va a ser ya un parteaguas”, añadió Vázquez Mota, una senadora que, como Gálvez representa al Partido Acción Nacional (PAN), de centroderecha, que gobernó México de 2000 a 2012.

La confirmación de que las dos principales candidatas para las elecciones del 2 de junio del 2024 serían mujeres se produjo pocos días después de que la Suprema Corte de México anulara una ley federal que criminalizaba el aborto.



Muchas mujeres en México, que representan el 52 por ciento de la población, esperan que el gobierno que asumirá en octubre de 2024 las empodere como nunca antes.

“¡Imagínese una mujer presidente aquí donde el hombre es tan machista!”, dijo María del Carmen García, de 70 años, una secretaria que dijo que el salario de las mujeres debe alcanzar al de los hombres.

Las últimas encuestas sugieren que Sheinbaum, exalcaldesa de Ciudad de México, actual favorita y candidata del presidente izquierdista Andrés Manuel López Obrador, o Gálvez, una empresaria convertida en senadora, tienen más probabilidades de ganar las elecciones.

Aun así, el excanciller Marcelo Ebrard, quien quedó segundo detrás de Sheinbaum en las primarias presidenciales del gobernante Movimiento Regeneración Nacional (Morena), denunció la contienda como inequitativa y pronto podría crear una candidatura rival.

Casi la mitad de América Latina continental, incluido Brasil, ya ha elegido mujeres para encabezar sus gobiernos, pero sólo Honduras y Perú tienen actualmente presidentas. Una victoria de Sheinbaum o Gálvez las convertiría en la primera mujer en ganar una elección general en Estados Unidos, México o Canadá.

México, hogar de la segunda población católica más grande del mundo, fue durante años un bastión de valores tradicionales que tendían a limitar el acceso de las mujeres a una vida fuera del hogar.



“Apenas ahora se empiezan a hacer esos cambios”, dijo Angélica Rodríguez, de 49 años, una contadora que dijo que perdió su trabajo en el Gobierno hace dos décadas porque estaba embarazada. “Porque antes el hombre estaba a favor del hombre”, añadió.

Estudios muestran que las mujeres siguen estando muy subrepresentadas en consejos de administración, reciben salarios significativamente menores que los hombres y tienen más probabilidades de trabajar en la economía informal.

Los matrimonios forzados de niñas siguen siendo una plaga en México y la violencia contra las mujeres ha ido en aumento.

Según un censo de 2020, cuatro de cada 100 niñas de entre 12 y 17 años estaban casadas o en unión conyugal voluntaria o lo habían estado.

Mientras tanto, los feminicidios, o asesinatos de mujeres por motivos de género, se han más que duplicado desde 2015, cuando se registraron 427.

ÚLTIMAS NOTICIAS

error: ¡Contenido protegido!