20.6 C
San Nicolás de los Arroyos
domingo, 21 abril, 2024

Edición N° 4756

Estafas: condenaron en juicio abreviado a Moriconi, Goyarzú y Landolfo

Marcela Moriconi y Mónica Goyarzú fueron sentenciadas a 6 y 4 años de prisión de cumplimiento efectivo, y Walter Landolfo a la pena de 3 años en suspenso por el delito de estafas reiteradas. El juez en lo correccional homologó el juicio abreviado acordado entre la fiscalía y la defensa. La principal imputada había manifestado no poder afrontar la devolución del dinero.

Marcela Moriconi, Mónica Goyarzú y Walter Landolfo fueron condenados por el delito de estafas reiteradas en perjuicio de 86 ahorristas cuya sumatoria alcanzó cifras millonarias en dólares. El juez en lo correccional Sebastián Zubiri homologó el acuerdo de juicio abreviado que habían alcanzado la fiscalía y la defensa de los imputados por el que a cambio de una condena menor los acusados reconocían la culpabilidad en los hechos.

Marcela Moriconi y Mónica Goyarzú fueron sentenciadas, respectivamente, a 6 y 4 años de prisión de cumplimiento efectivo, en tanto Walter Landolfo acordó una pena de 3 años en suspenso. Cada una de estas condenas fueron calculadas conforme al grado de participación y responsabilidad de los acusados en los hechos.

La decisión fue emitida el pasado lunes e informada a las víctimas este martes. El fiscal Julio Tanús a cargo de la UFI Nº 3, que llevó adelante la instrucción de la causa, en diálogo con EL NORTE señaló: “Fueron jornadas intensas, de mucho trabajo, tanto para la fiscalía como para la policía judicial del ministerio. Eran 86 los damnificados y había que estudiar cada caso. Estamos conformes, no hay muchos precedentes de una pena tan alta por el delito de estafa en la jurisprudencia del Departamento Judicial San Nicolas”.

Consultado acerca de la posibilidad de que esa medida fuese apelada, manifestó que no es posible, que en este tipo de casos solo estaría en condiciones de hacerlo la defensa de los condenados. Respecto a la devolución del dinero a los ahorristas, indicó: “Es una cuestión de parte, el abogado defensor en su momento se expidió informando que los imputados no iban a poder hacer frente a las deudas”.



En cuanto a la posibilidad de que les sea revocada la prisión domiciliaria, Tanús aclaró: “Entiendo que la letrada que representa a un grupo de particulares damnificados pidió con anterioridad que les sea revocado el beneficio y eso se deberá resolver, pero tengo entendido que fueron otorgadas por cuestiones de salud, no tiene que ver ni con el monto de la pena ni con una cuestión económica”.

En relación con esto la abogada patrocinante de los particulares damnificados, Dra. Carla Rivet, expresó: “Me parece una falta de respeto a los damnificados que no se le haya revocado la prisión domiciliaria a Moriconi. Lo pedimos en tres oportunidades porque no cumplieron con el pago acordado y el juez lo negó porque consideró que fueron acuerdos privados, con lo que no coincido, ya que era una condición para otorgar el beneficio y entendió que no hay peligro de fuga. Dijeron que no van a pagar, no ofrecieron nada”.

La causa

Marcela Moriconi y Mónica Goyarzú se encontraban imputadas en una causa por estafas reiteradas que sumó 86 denuncias y alcanza una cifra millonaria en dólares. Ambas mujeres, al igual que Walter Landolfo, esposo de Moriconi y también imputado, fueron beneficiados con arresto domiciliario tras permanecer unos meses en prisión. La millonaria causa por la que fueron condenados en juicio abreviado Mónica Goyarzú, Marcela Moriconi y Walter Landolfo comenzó a instruirse en 2019.

En el grueso expediente hay 86 denuncias que fueron sumándose con el avance de la investigación, que llevó mucho tiempo por la magnitud de la causa y el caudal de pruebas a colectar. Todos los informes solicitados en ese momento a las entidades en las cuales los acusados decían tener colocadas las inversiones habían dado resultado negativo.

Esas afirmaciones eran falsas, no tenían relación comercial alguna con los imputados, lo que dio sustento para sostener la acusación por estafas reiteradas que requiere para diferenciarse de un simple incumplimiento la utilización de un ardid para engañar, para inducir a error a las víctimas.

En este caso con la promesa de falsas inversiones hacían que las víctimas les entregaran el dinero a cambio de rentabilidades obtenidas en diferentes operaciones comerciales que eran inexistentes. Los imputados prometían el 10% mensual de ganancias en dólares por las sumas entregadas y supuestamente invertidas en cooperativas cerealeras que operaban en el puerto.

Mónica Goyarzú y Marcela Moriconi habían sido trasladadas a la UP3 en agosto del año pasado luego de que se les denegaran sendos pedidos de prisión domiciliaria. Respecto de Walter Landolfo, estuvo detenido por el lapso de un mes y luego fue liberado pero continuó vinculado al proceso.

error: ¡Contenido protegido!