10 C
San Nicolás de los Arroyos
miércoles, 17 agosto, 2022

Edición N° 4143

FABIÁN TABLADO, EL FEMICIDA QUE RECUPERÓ SU LIBERTAD

HABÍA ASESINADO A SU PAREJA DE 113 PUÑALADAS

Pasado el mediodía, el homicida recuperó su libertad luego de cumplir durante el último año la condena que le impusieron por violar dos restricciones perimetrales. Fue declarado reincidente y sentenciado a la pena de un año de prisión efectiva.



Fabián Gerardo Tablado (45), el femicida que en 1996 asesinó de 113 puñaladas a su novia Carolina Aló, fue condenado nuevamente hace un mes. Esta vez fue encontrado culpable de haber violado las perimetrales para no acercarse a sus hijas mellizas y al padre de la víctima del crimen, Edgardo Aló. Fue declarado reincidente y sentenciado a la pena de un año de prisión efectiva.

Tablado, en libertad



Con anteojos, barbijo negro, camisa azul, mochila y un libro bajo el brazo, Tablado se retiró en remis de su actual lugar de detención, la Unidad 46 de José León Suárez. Una de las que integran el Complejo Penitenciario San Martín que el Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) tiene montado al costado del Camino del Buen Ayre.

Visiblemente molesto por la presencia de la prensa, no brindó declaraciones. Tampoco lo hizo su madre María Esther Gallardo. Que fue quien lo acompañaba en el lugar y se fue en otro remis.



Pasadas las 12.30 de este miércoles, Fabián Gerardo Tablado, el femicida que en 1996 asesinó de 113 puñaladas a su novia Carolina Aló en uno de los casos más resonantes de la historia criminal argentina, quedó en libertad.

Luego de cumplir durante el último año la condena que le impusieron por violar dos restricciones perimetrales.

El reincidente salió en libertad de su actual lugar de detención. En la puerta de acceso al penal lo esperaba su madre. A diferencia del año pasado, esta vez Tablado no habló a los medios e, incluso, hubo varios tironeos con los periodistas.

Nueva restricción al domicilio Aló



Al menos por los próximos cuatro meses, la jueza Silvia Sendra le impuso a Tablado, nuevamente, una restricción de 500 metros. La cuál le impedirá acercarse tanto al domicilio de Aló, en San Fernando, como al lugar de trabajo del padre de Carolina en la Dirección Nacional de Migraciones (DNM) de Tigre.

ÚLTIMAS NOTICIAS





error: ¡Contenido protegido!