FIESTA EN OLIVOS: CASANELLO SE DECLARÓ INCOMPETENTE Y LA CAUSA PASÓ AL JUEZ FEDERAL DE TURNO DE SAN ISIDRO

El juez federal Sebastián Casanello se declaró incompetente para seguir investigando la causa sobre las reuniones en la quinta de Olivos y decidió mandar el expediente a la Justicia federal de San Isidro, que tiene jurisdicción territorial sobre la residencia. Se trata de una decisión inesperada para todas las partes, incluso para el Gobierno. Según se desprende de la propia resolución del magistrado, la causa deberá pasar ahora a manos del juez federal de turno, Lino Mirabelli.

“La denuncia formulada por Abril Fernández Soto y Marcos Longoni y cada una de las ampliaciones presentadas, apuntan a la “Quinta de Olivos” como el lugar donde se habrían cometido las conductas en infracción. En igual sentido, los dictámenes y la actividad probatoria llevada a cabo por la Fiscalía dan cuenta de que los hechos que son objeto de investigación tuvieron lugar en esa Residencia Presidencial, sita en la localidad de Olivos, Partido de Vicente López, Provincia de Buenos Aires. En consonancia, los escritos presentados por las defensas también ubican las conductas en ese lugar”, dice la resolución a la que tuvo acceso Infobae.

Y agrega: “De la lectura de la totalidad del expediente puede concluirse que, salvo el anoticiamiento de un festejo ocurrido en Exaltación de la Cruz – Pcia. De Buenos Aires-, el denominador común de todos los hechos denunciados es el lugar de comisión: la Quinta Presidencial de Olivos. Sólo varían los actores”.

Casanello se expidió sobre la competencia aunque todavía no había un planteo concreto de ningún integrante de la Justicia Federal de San Isidro, que es la jurisdicción de la Residencia Presidencial de Olivos, para reclamar el expediente.

En su resolución, Casanello resolvió “declarar la incompetencia de este juzgado en razón del territorio, para entender en la presente causa, según lo normado en el artículo 37 del Código Procesal Penal de la Nación, primer párrafo, y en consecuencia, remitirla al Juzgado Federal de San Isidro, con jurisdicción en Olivos, Partido de Vicente López, Pcia de Buenos Aires, que por turno corresponda”.

El juez de San Isidro que asumirá ahora la investigación al presidente Alberto Fernández mantiene un bajo perfil, es reconocido en el fuero, de perfil antigarantista y tuvo intervenciones de alto impacto, incluso con fallos clave durante la pandemia. Dedicado toda su vida profesional al ámbito judicial y sin vínculos políticos, fue juez de garantías en la provincia de Buenos de Aires, ternado durante el gobierno de Cristina Kirchner y designado por decreto de Mauricio Macri.

Antes de la decisión de hoy, la única acción desde San Isidro había sido de la jueza Sandra Arroyo Salgado, pero solo había pedido acceder al expediente que tramitaba en Comodoro Py porque tenía una denuncia similar. Más allá de que por la resolución de Casanello define que la causa recaiga en Mirabelli, las partes tienen tres días para apelar.

En Comodoro Py aseguran que la causa tiene que quedar bajo la competencia de Mirabelli. Sin embargo, la Cámara Federal de San Martín -adonde Casanello remitió el expediente- aún debate si el magistrado compete es Mirabelli o la jueza Arroyo Salgado, que estaba de turno cuando se presentó la primera denuncia por la Fiesta de Olivos.

Casanello se expidió sobre la competencia aunque todavía no había un planteo concreto de ningún integrante de la Justicia Federal de San Isidro, que es la jurisdicción de la Residencia Presidencial de Olivos, para reclamar el expediente.

En su resolución, Casanello resolvió “declarar la incompetencia de este juzgado en razón del territorio, para entender en la presente causa, según lo normado en el artículo 37 del Código Procesal Penal de la Nación, primer párrafo, y en consecuencia, remitirla al Juzgado Federal de San Isidro, con jurisdicción en Olivos, Partido de Vicente López, Pcia de Buenos Aires, que por turno corresponda”. INFOBAE